El dólar “blue” no es sólo patrimonio argentino

Fuente: www.fotosdigitalesgratis.com

A esta altura no hace falta aclarar qué es el dólar “blue”, paralelo o ilegal. En los medios financieros globales definen al black market como el “mercado ilegal de moneda extranjera que se desarrolla en varios países del mundo como una economía subterránea que evoluciona por afuera de los canales bancarios legales”.

Los mercados paralelos de cambio generalmente surgen en países que reúnen ciertas condiciones macroeconómicas. Hablamos de fundamentos débiles, como -por ejemplo- una alta tasa de inflación, déficits fiscales abultados, escasez de reservas internacionales, falta de transparencia en estadísticas oficiales, incertidumbre política y económica, controles cambiarios estrictos, tipo de cambio atrasado y, por último, donde reina desconfianza de los ciudadanos en la moneda local de ese país.

Cuando estas condiciones adversas se dan en el sistema económico de un país, el surgimiento de un mercado paralelo de cambios es muy probable. Sumado a esto, también aparece la cuestión psicológica de que siempre que a uno le prohíban algo, más lo querrá.

Lo mismo pasa con el dólar en estos casos. Se vuelve un bien preciado para los ciudadanos y para el Gobierno, y como el segundo aplica el cerrojo, los individuos se ven en la obligación de buscar canales alternativos para acceder a divisa extranjera.

Países afectados por mercados paralelos

Además de Argentina, donde el mercado “blue” ha entrado en una suerte de proceso de institucionalización –las empresas fijan costos a partir de éste, los inversores calculan los rendimientos de invertir su dinero en torno al rendimiento del paralelo y además mide la sensación térmica de la economía-, hay otras naciones donde el black market se ha acentuado. Hablamos de los casos de Irán, Egipto y Venezuela.

En el caso de Egipto, el mercado negro de cambios creció desde la asunción del depuesto presidente, Hosni Mubarak, en febrero de 2011. Desde su ascenso al poder, la libra egipcia perdió 13,4% frente al dólar, debido a la merma en la afluencia de capitales extranjeros por la inestabilidad política y las protestas violentas. Para enero de 2013, las reservas del banco central de Egipto caían a 13.600 millones de dólares desde 36 mil millones de dólares. Mientras el dólar oficial se ubica en torno a 6,70 libras egipcias, el mercado  negro se encuentra apenas soslayado, con una cotización de 6,9 libras egipcias, luego de tocar las 7,50 libras en enero en plena época de protestas civiles.

En referencia a Irán, el rial iraní se mostró en caída libre frente al dólar, afectado por las sanciones de la Unión Europea y Estados Unidos al país de Medio Oriente por sus planes nucleares. Frente a esto, las exportaciones de petróleo de Irán cayeron fuertemente, recortando el ingreso de dólares, devaluando drásticamente la moneda y aumentando la inflación. En el caso de Irán, la brecha entre el tipo de cambio oficial y el paralelo llegó a ser de 60%.

Y en Venezuela es el caso ya es conocido. Los planes sociales de Chávez, que orientaban más del 50% de los ingresos de las exportaciones de petróleo, empezaron a hacer caer las reservas del banco central. Esto, sumado a una inflación de 28%, aumentó la demanda de dólares en un mercado donde el cerrojo cambiario es igual de severo al de la Argentina. La brecha ha llegado a estar en 100%.

Comment 1

  1. Nico

Deja tu respuesta