¿Cuáles son las ventajas que generan las fusiones de Bolsas para el pequeño inversor?

Ignacio Olivera Doll

El fenómeno empezó a verse a principios de esta década, pero aún parece lejos de detenerse. El objetivo: optimizar costos, ganar tamaño y no quedar rezagados en una competencia que parece creciente a nivel mundial. Bajo esta consigna, los grandes centros financieros del mundo se esforzaron en los últimos años por no perder pisada frente al resto y aprovechar el avance de las tecnologías. Y dieron lugar, así, a nuevas alianzas que se enfocaron en superar todos los límites geográficos, ampliando el volumen de operaciones y revirtiendo la caída en el número de transacciones que habían empezado a percibir en los últimos tiempos.

El escenario permitió que emergieran novedosos instrumentos financieros para los inversores minoristas, que les permitieron ampliar sus oportunidades para contar con mayor liquidez a la hora entrar o salir de una inversión, diversificar aún más sus carteras y hacer más rápida la toma de decisiones frente a cada operación.

La gran fusión entre los dos gigantes financieros de Wall Street y la Bolsa alemana, el año pasado, se recuerda hoy como el caso emblemático, porque dio nacimiento a la mayor plataforma mundial por facturación, beneficio y capitalización bursátil. La sociedad que gestiona a la Bolsa de Frankfurt, la Deutsche Börse, se adueñó en febrero del 2012 del 60% de la nueva sociedad; y la NYSE Euronext quedó con el 40% restante. Con esta fusión, los inversores estadounidenses encontraron vía libre para operar en la plataforma Eurex, que pertenece a Deutsche Börse y es una de las mayores en el intercambio de derivados.

La moda no se termina. A principio de este año, las empresas encargadas de la gestión de las Bolsas de Tokio y de Osaka quedaron integradas para dar lugar al Japan Exchange Group. La nueva plaza, que surgió para competir con rivales asiáticas como Hong Kong, Shangai (China) y Singapur, se convirtió así en la tercera Bolsa mundial en términos de capitalización, detrás de NYSE Euronext y Nasdaq OMX.

En septiembre pasado, el comité ejecutivo del Mercado Integrado Latinoamericano (MILA), que integran Perú, Chile y Colombia, informó que se encuentra en negociaciones con la Bolsa de México (Grupo Bolsa Mexicana de Valores) para definir su ingreso oficial a esta nueva integración. El proyecto será presentado en la primera mitad de este año y la incorporación definitiva se daría a mediados de 2014. “Una vez que se cuente con el marco regulatorio necesario, el mercado mexicano iniciaría el proceso de alistamiento tecnológico y operativo”, explican en la entidad.

En los últimos días, además, trascendió que la Bolsa de Londres planea sellar un acuerdo de cooperación con la de Montevideo. En Uruguay explican que las negociaciones están en una etapa “preliminar” y que ven “entusiasmo e interés” de Gran Bretaña en prestar asistencia técnica o asociarse. “Una línea de trabajo es la de cooperación técnica para desarrollar nichos de negocios que la Bolsa londinense maneja y ha impulsado en otros países. Esto abriría las puertas para que Montevideo pueda operar con derivados de commodities y ganado”, explicó el presidente de la entidad charrúa, Pablo Montaldo. “Una posibilidad es que la BVM se transforme en operador del mercado bursátil londinense, o crear en Uruguay una plataforma para que desde allí se puedan negociar títulos sudamericanos y derivados financieros”, añadió.

Si quiere seguir leyendo este artículo, puede hacer click acá. Para suscribirse a InversorGlobal Argentina, haga click acá.

Comments 2

  1. paramercados
  2. paramercados

Deja tu respuesta