Conozca la única y verdadera clave para ser exitoso en los mercados

C.R.M.

¿Conoce el secreto para ser exitoso en los mercados?

Si la respuesta es “no”, tal vez le interese seguir leyendo…

Ahorrar o invertir. Ésta es la decisión principal que debe tomar un inversor al momento de decidir qué destino ofrecer a sus activos. No obstante, tras haber definido un camino, el siguiente paso es saber cómo desenvolverse en él y de qué forma ir superando los obstáculos que vayan apareciendo.

Sin embargo, no todos los inversores cuentan con la pasta necesaria para entrar al mundo de los mercados financieros y salir vivos. Muchos son los que creen conocer las respuestas necesarias, pero apenas ingresan a “jugar” se dan cuenta de que el desconocimiento lo único que le garantizará son pérdidas seguras.

Fue pensando en ellos que busqué en mi biblioteca y encontré dos libros de los que me gustaría hablarles. El primero es “Incrementa tu IQ Financiero: Sé más listo con tu dinero” de Robert T. Kiyosaki

Famoso por su libro “Padre Rico, Padre Pobre”, para muchos Kiyosaki no es más que otro autor más de best sellers que poco puede aportar al conocimiento en el campo de la Economía y las Finanzas.

No obstante, Kiyosaki, hawaiano de nacimiento e hijo del director de educación del Estado de Hawaii, tiene las credenciales para argumentar y validar sus consejos. Después de su graduación en Nueva York, se unió al Cuerpo de Marines de Estados Unidos y viajó a Vietnam como oficial y piloto de un helicóptero de artillería.

Al regresó de la guerra, en 1977, comenzó su carrera en negocios, fundando una compañía que introdujo al mercado las primeras “carteras de surfista” hechas de nylon y velcro, que pronto se convirtieron en un producto de ventas multimillonarias en el mundo.

Eso es un ejemplo de cómo es posible mirar hacia su propia experiencia e instaurar una necesidad.

ES EL CONOCIMIENTO, ¡ESTÚPIDO!

En su libro, Kiyosaki señala que “la principal razón por la que las personas tienen dificultades financieras es porque pasan años en la escuela, pero no aprenden nada sobre el dinero”.

“El resultado de esto es que la gente aprende a trabajar por dinero… pero nunca aprende a hacer que el dinero trabaje para ellos”. ¿Le suena conocido?

Frente a ello, plantea que aunque mucha gente cree que es necesario tener dinero para hacer dinero, esta idea está errada. Relata su experiencia en la inversión en oro y cómo a causa de su falta de conocimiento del mercado tuvo pérdidas que lo llevaron a educarse.

Entonces apunta a que NO SON el oro, las acciones, los bienes raíces, el trabajo duro o el dinero lo que enriquece a las personas, sino que “lo que de verdad enriquece es LO QUE SABES sobre el oro, acciones, bienes raíces, el trabajo duro o el dinero. Lo que en realidad te vuelve rico es tu inteligencia financiera, tu CI financiero”.

En síntesis, lo que finalmente convertiría a una persona en rica o pobre es la información relacionada con un activo, no los instrumentos.

Lo que en realidad enriquece es la información, el conocimiento, la sabiduría, saber cómo hacer las cosas. Es decir, la inteligencia financiera.

QUÉ HARÍA MAQUIAVELO…

Si ya internalizó las recomendaciones de Kiyosaki, entonces es momento de mencionar el segundo libro recomendado.

“¿Qué haría Maquiavelo?”, de Stanley Bing, busca entregar una respuesta, inspirada en el clásico autor de “El Príncipe” para situaciones de la vida diaria, muchas de ellas relacionadas a los negocios.

Es probable que muchas de las recomendaciones del autor no le parezcan éticamente correctas, e incluso hasta ofensivas, pero lo que busca Bing es interpretar en la sociedad actual lo que planteó Maquiavelo hace seis siglos.

Por ejemplo, respecto a la persecución del éxito en los mercados, y en la vida en general, Bing destaca dos citas que apuntan a mantener el control total de la situación. No se refiere a cualquier control, sino que sólo de lo que depende de usted:

Cada detalle es importante. ¿Dónde será la reunión? ¿Cómo es el entorno? La gente que no piensa en estas cosas no lo pasa bien en el mundo de los negocios. Debe ser el lugar justo. Debe tener el color justo. Debe ser la elección justa. Debe aplicarse la estrategia a todo. Usted tiene que saber por dónde saldrá antes de haber entrado. De lo contrario, pierde.

(Michael Ovitz).

Y otra, si se quiere, más pedestre:

La vida es demasiado complicada si no eres ordenado.

(Martha Stewart).

El autor señala que si lo que se busca es tener éxito en los negocios, “no se puede tener un poco de control, así como no se puede estar un poco embarazada o ser un poco inteligente. En los negocios, y al menos en sus decisiones, o tiene el control o no lo tiene”.

En ese sentido dice que es necesario olvidar el control sobre las cosas que nadie puede controlar (el tiempo, el Gobierno, los mercados de valores, el tránsito) y controlar las cosas que sí se puede (las llamadas telefónicas, las acciones que comprará, los montos que involucrará, cuándo entrará al mercado y cuándo saldrá).

Para una persona que ya ingresó a los mercados, o que está evaluando participar en ellos, estas recomendaciones deberían ser casi sagradas.

Entonces… edúquese y no pierda el control de sus actos.

¿Quién mejor que usted podrá saber lo que necesita y quiere obtener?

Instrumentos y vehículos de inversión hay muchos, y en todos podrá ganar o perder, pero lo importante es que defina cómo y cuándo quiere utilizarlos, y con qué objetivo.

Si tiene eso claro, bienvenido.

Si no, estamos para ayudarlo.

Saludos,

Carlos.

Deja tu respuesta