Cinco razones para no emocionarse con el Dow Jones

Cuando se habla de la película de los mercados bursátiles en Estados Unidos, el Dow Jones se muestra como el protagonista. A fin de cuentas, es uno de los índices más representativos de Wall Street, junto al S&P 500 y el Nasdaq. Sumado a esto, estuvo en boca de todos en el último tiempo, debido a que tocó su máximo desde octubre de 2007, superando los 14 mil puntos. Y en línea con esta tendencia, el índice industrial viene con una racha de ocho ruedas consecutivas cerrando al alza.

Frente a esto, el Dow Jones se ha centrado en el eje de la mirada, tanto de los pequeños inversores como de los institucionales.

No obstante, este crecimiento podría considerarse un poco excesivo. Desde el mercado consideran que, a pesar del centenar de años del Dow Jones y el peso de sus empresas componedoras en la economía, este índice hace sombra a otros indicadores a los cuales consideran de más peso a la hora de medir la temperatura de la primera economía del mundo.               

En ese sentido, Dan Caplinger, columnista de The Motley Fool, revela cinco motivos por los cuales considera que debería bajar la obsesión del mercado por el Dow Jones.

Tiene apenas 30 empresas

En un mercado compuesto por miles empresas que cubren diversas industrias, el Dow Jones tiene espacio apenas para 30 firmas. En ese sentido, los especialistas que arman la cartera teórica del Dow Jones hacen un esfuerzo inmenso para poder seleccionar apenas tres decenas dentro del enorme universo corporativo vigente. En esta sintonía, es difícil considerar que 30 empresas puedan determinar el devenir de una compañía.

De las 30 empresas, sólo algunas importan

Debido a la manera que es ponderado, sólo las acciones con precios altos tienen gran influencia dentro del índice. En ese sentido, tenga en cuenta lo siguiente: una empresa como IBM tiene un precio por acción 17 veces mayor al de Bank of America. Las acciones de la tecnológica crecieron 7% en marzo, contribuyendo en gran tamaño a la suba del Dow mientras que el banco no representó suma importancia, a pesar de su gran escalada de 126% desde diciembre de 2011.

No contiene empresas esenciales

Este apartado no tiene mucha explicación. Si le decimos que Apple y Google no aplican para este índice se imaginará el por qué de este punto. Los analistas sostienen que estas empresas nunca entrarán al Dow a menos que hagan un split en sus acciones, ya que, cotizando en torno a precios superiores a los 400 dólares, este precio se llevaría la ponderación total del índice industrial. Sumado a esto, el Dow Jones carece de empresas de un sector que es altamente significativo para cualquier economía: el automotor. Desde la salida de General Motors, el índice no incorporó ninguna otra firma del sector, por lo que esto reduce su credibilidad para ser tomado en cuenta como termómetro de la economía.

Deja tu respuesta