¿Brillará el oro este año?

La continua tendencia de debilitamiento de las principales economías del mundo ha llevado a los principales bancos centrales del mundo a aplicar una estrategia defensiva a través de activos de índole conservadora. Esto se debe a que, en contextos de crisis, los metales suelen perfilarse como la mejor receta.

El tambaleo del euro y el dólar, dos de las monedas más fuertes dentro del menú de divisas, han incitado a los bancos centrales a pensar en otros activos para no debilitar sus respectivos patrimonios. Es ahí cuando se hace fuerte el concepto de diversificación, proceso por el cual están transitando las entidades bancarias madre. La tendencia de desprendimiento de éstas de las divisas tradicionales se viene haciendo cada vez más fuerte. En algunos casos de emergentes, como son Rusia y China, sus bancos han sido históricos poseedores de dólares y bonos del Tesoro. Recientemente, sus compras de oro son cada vez más fuertes, lo que marca un giro en el patrón de inversión que podría persistir en el tiempo.

Otro punto interesante a tener en cuenta es que, además del oro, los bancos centrales están empezando a posicionar sus reservas en el yuan chino. Si bien es una divisa con poca oferta y limitada convertibilidad, el potenciamiento de China en el último tiempo ha llevado a los bancos a mirar con buenos ojos a la divisa oriental. Sumado a este caso, en una coyuntura donde las calificaciones crediticias son cada vez más frágiles, las divisas de países “triple A” como Canadá, Australia y Suiza siguen siendo el objetivo.

No obstante, es una tendencia que aún está madurando. Según un informe de World Gold Council, “los bancos aún retienen un 65% de sus reservas en dólares y euros, mientras que el 35% es un ‘mix’ de otros activos”. En ese sentido, señala que en las últimas décadas los que completaban la lista eran el yen, el dólar australiano y el oro. No obstante, señala que la nómina está cambiando, aunque el oro se mantiene firme. “Ahora ponen la vista en el yen, el dólar canadiense, el australiano, el franco suizo y la corona danesa. Los fundamentos de esta apuesta vienen a que les han brindado a los principales bancos centrales retornos onerosos gracias a los sólidos fundamentos de sus respectivas economías”, agrega el reporte.

No obstante, siempre hay analistas de mercado opuestos a las tendencias que están en boga. En ese sentido, Tom Kendall, analista de Creddit Suisse, en una presentación en la página The Financialist, propiedad del banco donde trabaja el experto, analiza que los precios del oro seguirán cayendo durante todo 2013. Sumado a esto, no espera una demanda considerable en China e India que revierta esta tendencia.

Sin embargo, remarca que el oro se encuentra se encuentra altamente avaluado frente a otros activos de reserva como el real estate o los metales básicos. Sostiene que “la única manera que los precios entren en una corriente alcista es que decaiga la confianza del mercado en la recuperación de Estados Unidos”.

Comments 2

  1. roger morillo machado
  2. roger morillo machado

Deja tu respuesta