Warren Buffett apunta hacia los mercados emergentes

Warren Buffett es un hombre reconocido por su pasión por los Estados Unidos. Tiene un Cadillac, un auto que representa el sentimiento americano, ha vivido siempre en la misma casa en Omaha e incluso cuando todos creen que el país está estancado, el dice que lo mejor está por venir.

A fin de cuentas, es un inversor a largo plazo y siempre está mirando hacia el futuro y hacia nuevas y mejores inversiones. Su metodología de inversión, el value investing, se caracteriza por buscar gigantes dormidos, es decir, empresas subvaluadas y desplazadas por el mercado, pero que tienen potencial en el largo plazo.

Y si hay algo por lo que se ha diferenciado Buffett es en que siempre ha buscado empresas insignia de Estados Unidos, que tuvieran buen market share en el gigante del Norte, desestimando su participación en otros mercados.

No obstante, es sabido que muchos inversores están viendo con buenos ojos los mercados emergentes, en vistas de las turbulencias de las grandes potencias mundiales. Sin ir más lejos, el fondo de bonos PIMCO, liderado por Bill Gross, está moviendo el mercado de títulos de renta fija a través de la compra de bonos mexicanos, a los cuales ve con interesantes prospectos para posicionarse.

Buffett condimenta su cartera

Volviendo al tema de Buffett, su empresa de inversión, Berkshire Hathaway, anunció junto al fondo de inversión 3G Capital la compra de la empresa de condimentos Heinz por una suma de 28 mil millones de dólares. Si bien Heinz tiene una fuerte presencia en Estados Unidos gracias a su marca y su posicionamiento, es una de las firmas de consumo básico con más presencia en mercados emergentes.

En ese sentido, podría conjeturarse que Buffett podría estar dando el visto bueno a través de este acuerdo para finalmente posicionarse en mercados emergentes, aunque sin dejar de lado a su idolatrado país.

Según el medio especializado MarketWatch, las empresas estadounidenses de alimentos han visto que la clave para el crecimiento de sus negocios se encuentra en tierras emergentes, donde sus sólidas escaladas les están proveyendo de mayor poder de compra a las personas. Esto permite, consecuentemente, un mayor volumen de ventas para las empresas.

En el caso de Heinz, el 21% de su comercialización proviene de mercados emergentes y proyectan que para 2013 este guarismo ascienda a 25%. La compañía espera un crecimiento de dos dígitos en las ventas de kétchup, salsas y alimentos congelados en Rusia, Brasil y China, tres de los integrantes, junto a India, del famoso bloque emergente BRIC.

La estrategia de crecimiento de Heinz en mercados emergentes empezó hace 15 años, a través de un proceso de adquisiciones de empresas en tierras en vías en desarrollo. Para 2018 estima que las ventas en estas regiones alcancen los 5 mil millones de dólares, el doble de lo que se exhibe hoy en día.

Deja tu respuesta