Nuevas alarmas en torno a las AFP

Sigue siendo, tal vez, “el gran tema” entre los suscriptores de InversorGlobal Chile

La planificación financiera de cara a la jubilación es, sin dudas, una de las consultas más frecuentes, tanto entre los suscriptores a los newsletters gratuitos, como entre todos aquéllos que han elegido los productos pagos de IG.

Y una serie de noticias -que con cada vez más frecuencia aparecen en los medios- han ido prefigurando varios problemas para los chilenos que se están comenzando a pensionar dentro del sistema de capitalización individual inaugurado en el país hace poco más de tres décadas. 

Y las cosas no están saliendo según lo que se había planeado en un principio.

Por ejemplo, son pocos los que están accediendo a una tasa de reemplazo en torno al 70% (el porcentaje del sueldo como trabajador que debería recibirse en forma de pensión una vez producido el retiro), que era el porcentaje pronosticado si los fondos puestos en el mercado de capitales alcanzaban una tasa de rendimiento anual de 4%.

Esto, a pesar de que según las AFP la tasa de retorno promedio anual durante los últimos 32 años ha sido de 8,7%. 

No me cansaré de decirlo, pero hay personas que se están retirando con una tasa de reemplazo de 37%…

¿Se imagina, de un día para otro, comenzar a ajustar su estilo de vida con el 37% de sus ingresos corrientes?

Habría que hacer una dieta muy, pero muy rigurosa. 

Según una nota publicada este jueves en El Mercurio, el 79% de los cotizantes vigentes a diciembre de 2012 -y que se afiliaron en 1981- posee ahorros totales por debajo de los CLP $50 millones, montos que, encima, deberán ser repartidos en un periodo mayor al pronosticado inicialmente. A causa del aumento en la expectativa de vida de las personas, ahora el periodo de jubilación promedio está siendo de 19,5 años en el caso de los hombres y de 29,3 años en el de las mujeres, quienes se jubilan antes y viven más. 

Entonces, si dividimos CLP $50 millones en 240 meses (20 años), tenemos una pensión mensual de CLP $208 mil. Si lo dividimos en 30 años… para las mujeres la cifra cae a CLP $180 mil. 

Eso es, hoy, menos que el sueldo mínimo. 

Veamos un extracto de la nota que les mencionaba:

      Aunque el diseño original del actual sistema de pensiones en 1981 consideraba períodos sin cotización -o lagunas previsionales- en torno a seis años, distribuidos en un horizonte de 45 años de cotización, la realidad laboral chilena “se salió del molde”, según comenta el gerente de operaciones de la Asociación de AFP, Fernando Ávila.

      “Eso obedecía a la realidad chilena de la década del 80, cuando se comenzaba a trabajar a los 18 años (…) Pero hoy, entre los jóvenes de 18 a 25 años, hay tasas de desempleo del 15% y, por tanto, están recién entrando al sistema, por lo que muestran períodos importantes sin ahorro”, dice.

      El economista de la Universidad Católica Klaus Schmidt-Hebbel agrega que a Chile le fue mejor de lo proyectado en 1981 en la rentabilidad de los fondos, en los salarios y en las expectativas de vida de las personas. Y por ello, el sistema previsional requiere de un ajuste, “no para hoy, sino para ayer”, enfatiza. “Éste es un sistema que ha tenido la mejor tasa de retorno (8,7% real anual promedio en 32 años, según el gremio de AFP) que se pudo rendir, pero no es una máquina que produce milagros. Si colocas poco, obtendrás poco”, puntualiza.

La última frase es genial. “Si colocas poco, obtendrás poco”, dice el economista de la PUC. 

Entonces, me pregunto yo, ¿por qué el sistema no fue buscando la forma de adecuarse a estos cambios cuando comenzaban a hacerse previsibles, sin necesidad de verse expuestos, recién ahora, al shock que esto implica?

¿Por qué no fue previendo la forma de “colocar más”? 

¿O es que el problema está en otro lado?

En parte a la luz de estas evidencias fue que el Gobierno de Michelle Bachelet promulgó en 2008 la reforma que creó el llamado Pilar Solidario, por medio del cual el Estado asegura una jubilación mínima para todos los chilenos, más allá del monto acumulado durante los años de cotización. 

Pero el Pilar Solidario no es otra cosa que el Estado dándose cuenta de su error, diciendo “hicimos mal el cálculo, a ver si con esto lo corregimos un poco”. 

El problema es que el cálculo estuvo tan mal hecho, incluso en 2008, que el Pilar Solidario ya no sólo comenzará a financiar a los trabajadores de menores ingresos, sino que también a una buena parte de la clase media, que tampoco será capaz de alcanzar jubilaciones dignas. 

Las personas que si bien durante su vida laboral tuvieron ingresos para llevar un pasar de cierta comodidad, ahora deberán enfrentar una realidad muy diferente el día que “cuelguen los botines”. 

Esto, claro, si no se tomaron unos minutos para pensarlo antes. 

Quienes sí lo pensaron y se encontraron con la evidencia de que recostarse en las jubilaciones de las AFP no conduciría a buen puerto, han comenzado a tomar medidas al respecto. 

En este sentido, un primer paso es informarse -y estar leyendo esto ya es algo- y buscar, de alguna forma, la manera de ir armando un plan para una “jubilación paralela”. 

Fue esa la idea de la nota de tapa de la edición de enero de la revista InversorGlobal Chile, cuando llevamos el informe Jubilación: un proyecto que empieza a los 30, una idea que siempre subyacerá a buena parte de los artículos y reportajes de IG

PENSAR EN LARGO, ACTUAR EN CORTO

Aunque sabemos que muchos ahorristas buscan multiplicar su dinero de forma rápida, usando estrategias de trading de corto plazo, también sabemos que la gran mayoría apuesta a proyectos de mediano y largo, como la compra de un inmueble, o el retiro, tema central de esta columna. 

Con todo, el lugar adonde ir cuando se piensa en cualquiera de estos proyectos es, muchas veces, el mercado de capitales. 

¿Pero qué pasa cuando el ahorrista individual se acerca al mercado de capitales? 

La mayoría de las veces se encuentra con innumerables vallas y barreras que le impiden el acceso a la información, o con una información presentada de forma tan compleja que se le hace imposible comprenderla, lo que viene a ser casi lo mismo. 

Le doy un ejemplo: una persona, en los diarios, lee que Censosud, el holding dueño de los supermercados Jumbo, las tiendas Easy y el Costanera Center, entre muchos otros activos, ha comprado en Colombia toda la operación de supermercados de la cadena francesa Carrefour. 

También lee que para hacerlo ha pedido un enorme préstamo de USD 2.500 millones, y que hará un “aumento de capitalización”. Pero el lector no sabe que esto no es más que salir a vender parte de la propiedad de la empresa entre quienes quieran sumarse como nuevos “dueños”. 

Tal vez esta persona tampoco sabe que es posible para ella ser parte de este grupo de “nuevos dueños”, pero por ahí un amigo le dice que sería un buen negocio comprar acciones de Cencosud. Algo que es tan simple como ir a una corredora de Bolsa, abrir una cuenta y ha

cerse de las acciones de la compañía. 

Pero cuando se lo está pensando, recuerda que en 2011 se descubrió que La Polar había alterado sus balances para hacer parecer como solventes una serie de créditos otorgados a sus clientes pero que en el fondo sabe que no es posible cobrar, poniendo en jaque la credibilidad de toda la industria del retail. Las palabras “estafa” y “negociado” le suenan y resuenan en la cabeza.

Entonces, otro amigo le dice que ni loco compre acciones de Cencosud. 

Y usted no sabe qué hacer. 

Pero “si colocas poco, obtendrás poco”, repite el economista.

Bueno, para ese momento es que trabajamos: para ayudar al ahorrista individual a tomar las decisiones de inversión de la manera más informada posible. 

Aterricemos el ejemplo: en la edición de febrero de nuestra revista mensual llevamos justamente un artículo sobre el mundo del retail local, con la opinión de analistas y actores del mercado respecto de dónde poner atención si lo que se quiere es invertir en las acciones de estas empresas, poniendo ojo en los pros y contras de cada una y las posibilidades de ganancias y riesgo que implican.

Y no me he olvidado del comienzo de esta columna, ya que todo esto debiera ser sólo un paso más en el camino de armar una jubilación de la que se sienta orgulloso. 

Lo invito a leer un adelanto de la nota haciendo click acá

Si quiere leer la nota completa, puede suscribirse a la revista InversorGlobal Chilehaciendo click acá

Buen fin de semana,

Felipe.

Deja tu respuesta