“Mientras los emergentes se pintan los labios, Argentina no hace nada para atraer inversores"

Ignacio Ros

Buenos Aires

Brake, brake (freno)”, le gritaban por el intercomunicador del casco, mientras intentaba alcanzar los 280 kilómetros por hora en la recta del circuito de Maranello Italia. Hasta allá fue Orlando J. Ferreres -en épocas en que Michael Schumacher era piloto de Ferrari- para probar un monoplaza de la escudería. Hoy conserva ese casco en un exhibidor de su oficina de la calle Reconquista, a pocos metros de la Bolsa. “Yo quería seguir acelerando, para llegar a la velocidad que buscaba, pero lo hacía me accidentaba y, aunque al final dejé de ver el cuenta-kilómetros, sé que estuve muy cerca”, explica Ferreres con un espíritu de competencia similar al que despliega en su profesión. Este economista es dueño y fundador de la consultora que lleva su nombre y que asesora a empresas cuyas ventas representan el 28% del PBI del país. Fue hombre de consulta de gobiernos anteriores, pero tiene una opinión muy crítica del manejo de la economía que realiza éste. En entrevista con InversorGlobal, explica por qué se terminó el “viento de cola” para el país, cuánto crecerá la economía este año y por qué es un súper negocio comprar algunas acciones locales hoy.

En el último business report indicaron desde OJF que el “viento de cola” se había terminado, pero en un contexto de soja a USD 500 y con los principales destinos de exportación de la Argentina (Brasil y China) mejorando sus perspectivas. ¿Cuál es la mala noticia?

El fin del “viento de cola” es porque el mundo está empezando a salir de la crisis de 2008 (Lehman Brothers y Europa). Tuvieron que poner un pulmotor con  las tasas de interés bajas y -a su vez- los países que nos compraban a nosotros no tuvieron muchos problemas. Hablamos de China que nos compra muchos alimentos o Brasil que nos compra bastante de industria. Con tasas de interés baratas, los precios de loscommodities suben y eso se mantiene por ahora, pero no hay “viento de cola”, sino un mero mantenimiento de esta tendencia. Argentina tiene la ventaja de la soja, Chile tiene la del cobre, Brasil la soja y el hierro, y con eso han construido un desarrollo económico. Argentina desarrolló la política, pero no la economía. Entonces -al no hacer esto- cuando “el viento de cola” afloja, no tenemos nada porque no hicimos la infraestructura necesaria para crecer cuando ya no sea favorable el contexto. En la medida que suban las tasas de interés, quizás hacia 2014, si ya el desempleo baja en EE.UU., ahí terminaría la etapa de los emergentes y volvería a ser la de los desarrollados. Agarrarían la aspiradora y sacarían todos los dólares excedentes de circulación

¿Da para hacer la diferencia esta pequeña brisa que queda o ese tren ya pasó?

Tal vez se pueda aprovechar algo porque tenemos los precios altos en materias primas. Por más que la soja, el trigo hayan bajado, siguen estando en buenos niveles y nos siguen dando aire.

En una columna usted pidió como deseo para 2013 el fin de la corrupción. ¿Cuánto influye esto en el clima de inversiones del país?

Mucho. Las inversiones extranjeras tienen mucho condimento de las normas. Acá tiene que ver la amistad con alguien para hacer negocios. Por eso no se hacen licitaciones públicas, de forma tal que no viene lo mejor sino el que es más amigo. De esta manera, no se optimiza la economía para maximizar resultados. Esto se fue perdiendo porque la burocracia no tiene valores, sino que surge por consenso. Hoy en día no hay muchos valores. Son bastante relativos y los controles de seguridad han disminuido mucho. Está todo muy desordenado. Hay que volver a tener los nuevos diez mandamientos de la economía argentina.

El mes pasado varios Fondos importantes anunciaron su retirada de Brasil, hacia otros emergentes, ¿Argentina puede aprovechar ese flujo inversor o lo mencionado anteriormente es lapidario?

Nosotros estamos un poco lejos del mensaje que requiere el inversor: falta poder de convencimiento. Mientras que hay unos 40 o 50 países emergentes que se pintan los labios y se arreglan el pelo para atraer inversiones, Argentina no hace nada. Es difícil que con ese poco incentivo podamos atraer a inversores para que no se vayan a México o a Colombia. No obstante, los que entienden saben que estas épocas críticas no duran para siempre y que va a volver un orden económico en algún momento.

Usted asesora a empresas cuyas ventas representan el 28% del PBI del país. ¿Qué inquietudes le manifiestan?

Las empresas que se acercan a pedirme asesoramiento quieren ver cuál va a ser el sector dinámico -si va a crecer el consumo- ya sea de helados o de cemento. Ellos tienen que planear por un tiempo largo, porque son empresas importantes. Necesitan a alguien que quiera proyectar cuatro años para adelante.

¿En qué sectores habrá oportunidades de este año?

Yo creo que la ganadería es un buen sector porque está barata y es interesante. El campo sigue siendo interesante en materia de soja, cerdos o pollos. En el sector industrial siempre hay alternativas en aquellas que reemplacen importaciones. En cuanto a acciones argentinas, están bien. Si uno se fija en Telecom está 1,6 veces el EBITDA y price/earnings (relación precio/ganancias) muy baratos. En la medida que uno tenga perspectiva de mediano y largo plazo es una muy buena alternativa de inversión, más precisamente en cuatro o cinco años. Para el que tenga perspectiva de mediano y largo plazo comprar ahora es un súper negocio.

¿Los altos niveles de inflación obligan al inversor a tomar mayores riesgos para obtener retornos más elevados?

Por la inflación acá se exige un retorno más rápido. Acá pedís que tu capital vuelva en dos a tres años, mientras que en Brasil hay empresas que recién a los ocho años ofrecen renta. En Brasil se piden retornos de 8% y en Argentina de entre 15% y 30%. En general cuando uno toma medidas poco claras, los inversores que ingresan son más arriesgados porque hay una amplia matriz de posibles destinos.

Para seguir leyendo esta nota y conocer las mejores alternativas para invertir en monedas, debes entrar con tu usuario y contraseña a la plataforma Premium de IGDigital.

Para suscribirte a InversorGlobal Argentina, haz click acá.

Para suscribirte a InversorGlobal Chile, haz click acá.

Comments 2

Deja tu respuesta