La fiesta promete ser inolvidable

Federico Tessore

Será una celebración única. Todos los argentinos estarán invitados. Y les guste o no, todos estarán obligados a participar. Habrá muchas emociones, como en toda gran fiesta. Habrá peleas memorables, galanes y mujeres atractivas. Hombres malos y recios. Otros ingenuos y crédulos.

Todos los condimentos que imagine para hacer una celebración memorable. Estoy hablando de ese tipo de fiestas que, diez años después, seguimos recordando con lujo de detalle. Ese tipo de fiestas que entregan anécdotas para toda la vida.

Es que el festejo estará organizado por especialistas.

Especialistas que vienen armando estas celebraciones por décadas. Más de 50 años. Son creativos y espontáneos. Siempre se las arreglan para poder organizar fiestas sin poner un solo peso…

¿Cómo es eso?

Sí, leyó bien. Estamos ante especialistas en hacer fiestas memorables sin poner un solo peso. A estos especialistas no les gusta pagar la cuenta de las reuniones que arman. Créame que son muy abultadas. Se trata de cuentas que no sólo se pagan en el momento. Se pagan por décadas.

Sí, luego de cada fiesta, la cuenta es tan grande que no se puede pagar en el momento. No existe dinero que alcance para pagar la cuenta del tipo de celebración que estas personas están acostumbradas a organizar. Por eso, la manera que encuentran estos verdaderos especialistas del armado de fiestas es pagarlas en muchas y cómodas cuotas.

Los organizadores no sólo se toman el trabajo de planear el festejo y de obligarlo a pagarla, sino que también se encargan de conseguir financiación.

¿Siempre terminan bien estas grandes fiestas?

No. Es más, siempre terminan mal.

Pero entonces, ¿cómo estos “especialistas en fiestas” las siguen organizando si siempre terminan mal?

Es que el placer y la diversión son tan grandes mientras que la fiesta dura, que los malos momentos se olvidan rápido y fácil. Este tipo de celebraciones son como las drogas o el tabaco. Sus consumidores tienen muy claro que les hacen mal. Pero la satisfacción de consumir puede más.

Estas fiestas son iguales. En el fondo, tanto los organizadores como los participantes saben que terminan mal. Pero miran para otro lado y disfrutan…

Estos armadores de fiestas profesionales son realmente habilidosos. Tienen una intuición tan desarrollada que les permite desaparecer sólo unos minutos antes de que el festejo termine. Por ello, son unos de los pocos argentinos que nunca pagan la cuenta…

La organizan. La disfrutan, y mucho. Pero no pagan la cuenta.

Ellos organizan todo de tal manera que los que paguen sean los asistentes. Y cuidado. No estamos hablando de que hagan esto una sola vez. No. Lo hacen una y otra vez. E increíblemente los que pagan la cuenta siempre son más o menos los mismos.

Sí, la realidad siempre, siempre, supera a la ficción. El diario Perfil -en su versión del día domingo- nos contó los detalles de la fiesta en la que nos toca participar en este nuevo año 2013:

      “En la primera parte del año vamos a seguir con el comercio administrado, pero en el segundo semestre… ¡fiesta!” La frase fue pronunciada por Guillermo Moreno durante la gira por Oriente. Los empresarios que lo acompañaban le preguntaron si se refería a que para entonces ya se habrían asegurado el grueso de dólares de la cosecha y cumplido con algunos pagos de deuda. Moreno se rió con ganas y les recordó con todas las letras: “¡Es un año electoral!”.

      Para ganar en las urnas -las legislativas permitirían reformar la Constitución y garantizar un Cristina 2015, según reconoció Julio De Vido-, la misión para el equipo económico es mejorar el ánimo de los consumidores. Por eso, antes de que terminara enero ya se anunció con bombos y platillos un paquete de más de ARS 40 mil millones que recién se materializará en marzo, con aumentos de las jubilaciones del 15,18% y un “esfuerzo fiscal” por la suba del 20% del mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias.

      Pero el paquete terminará de completarse antes de que llegue octubre con aumentos que podrían totalizar una inyección de cerca de ARS 100 mil millones en el año. La actualización de la Asignación Universal por Hijo y por Embarazo podría adelantarse a septiembre para capitalizar unos ARS 7 mil millones extra que se dirigen en su totalidad a consumo, en especial de bienes básicos. Ese mismo mes, como lo marca la ley de movilidad, llegará la segunda cuota de aumento de jubilaciones y pensiones, que podría aportar entre ARS 30 mil y ARS 40 mil millones más para el consumo.


Como se imaginará, los fondos para pagar la fiesta electoral que nos toca vivir este año no vendrán de la ferretería del Secretario Moreno. No, él se está encargando de armar la fiesta, pero como buen organizador, no piensa pagar la cuenta.

¿Quién la va a pagar esta vez?

Bueno, antes de contestarle esa pregunta analicemos quién pagó la cuenta en las celebraciones pasadas. Por ejemplo, la fiesta que se organizó en la Argentina durante la década de 1990.

Recordemos que ésa fue bien divertida. Incluyó lujosos Ferraris, pizza y champagne

Pagaron la cuenta varios grupos de argentinos. Los trabajadores en relación de dependencia lo hicieron de varias maneras. Algunos que se quedaron sin trabajo cuando llegó el momento de comenzar a pagar la cuenta en el año 2002. Otros vieron sus ingresos bajar radicalmente y tuvieron que bajar su nivel de vida.

Comerciantes y empresarios también sufrieron cuando sus emprendimientos tuvieron que cerrar o achicarse. Y los inversores, por supuesto, fueron algunos de los que pagaron, y mucho.

Varios de éstos aún hoy pagan la cuenta de la fiesta de 1990. Sus depósitos a plazo fijo se convirtieron en bonos del Estado que aún hoy se están pagando a cuentagotas…

Cuando terminó la fiesta de la década de 1980 los que pagaron fueron más o menos los mismos. Los inversores argentinos son realmente buenos pagadores de estas celebraciones memorables…

A fines de 1980 también pagaron -y mucho- con el llamado plan Bonex del momento, que también convertía depósitos bancarios en bonos a diez años. Y en la década de 1970, con el Rodrigazo, también fueron unos de los que más pagaron…

¿Los inversores costearán nuevamente la fiesta que estamos viviendo hoy?

Sin duda que sí. Bueno, en realidad, los que pagarán la cuenta son los inversores argentinos que aún quedan. Los inversores argentinos son cada vez menos, como explicábamos en la nota “El 70% del efectivo que guardan los argentinos está en el exterior”.

Los pocos inversores argentinos que quedan ya comenzaron a pagarla. Desde noviembre de 2011 -cuando comenzó la devaluación del peso- aquéllos que tienen plazos fijos ya pagaron parte de la cuenta de la fiesta actual con casi el 50% del poder adquisitivo de sus ahorros.

Los trabajadores están pagando nuevamente también. Pero esta vez está comenzando en forma lenta…

Es que el pago de la celebración recién comienza. Porque en realidad la fiesta todavía no ha terminado. Recién comienza. Y en este nuevo festejo no sólo pagarán los pagadores habituales, sino que tendremos nuevos.

Uno de los grupos que costeará más en esta nueva fiesta que están organizando los políticos argentinos son los jubilados.

Pronto, el poco dinero que queda para pagar las jubilaciones futuras se habrá terminado de evaporar. Y millones de jubilados argentinos empezarán
a pagar su parte que les toca del festejo. Este pago tampoco será instantáneo. Será durante varios años.

¿Es usted un jubilado, un inversor, un comerciante o un trabajador, y no quiere pagar la fiesta esta vez?

Bueno, está en todo su derecho. Al fin y al cabo, usted no armó la fiesta. No la organizó. Tal vez la disfrutó un poco, y eso está mal. No lo haga nuevamente…

Pero aún así, ¿por qué pagar la cuenta?

En el newsletter de recomendaciones de inversión llamado Crisis & Oportunidad le acercamos varios activos que lo protegerán de las consecuencias de esta nueva fiesta.

Varios activos que son inmunes al poder de destrucción de los políticos argentinos. Si aún no implementó su plan de salvación de esta enorme cuenta impaga que van a dejar nuevamente los políticos, comience ahora mismo suscribiéndose a Crisis & Oportunidad, encontrando alternativas para protegerse.

Porque la creatividad que tienen los estadistas para armar nuevas fiestas es infinita. Pero las cuentas, nos guste o no, se tienen que pagar. Y si anda desprevenido por la vida, el que va a tener que pagar esta nueva cuenta puede ser usted.

Le deseo una muy buena semana de inversiones,

Federico Tessore.
Para InversorGlobal Argentina.

document.getElementById(“Leyout101″).style.display=”none”;Island artists are also getting recognized on the international scene, evidenced by John Keane producing Blanchard’s album

“We’ve seen him be effective at that velocity,” Rockies manager Walt Weiss said.Baskets Pas Cher

If you go this route, make sure you bidding on the actual console, and not the sketchy listings that auction off the box without any hardware inside of it.timberland boots

Then Mr Cudmore cited commercial sensitivity and claimed public interest immunity a claim that the Senate Economic References Committee had to stop the hearing to consider, but that they ultimately rejected.prima classe alviero martini

Deloitte’s specialists can help technology companies take advantage of the ever changing technology industry through a broad array of services designed to meet companies wherever they are, across the value chain and around the globe.mulberry sale uk
To justify this, ISIS leaders rely on the “Wars of Apostasy” (CE 632 3) initiated by the Caliph Abu Bakr (against Muslims who renounced their religion following the death of the Prophet Muhammad and to critics and opponents of the caliphate, too).mcm bags

Deja tu respuesta