En inversiones, los de adentro saben algo

      “(…) En el largo plazo, es imposible obtener sistemáticamente rendimientos superiores a los del mercado (…)”

Esta frase recoge uno de los principios más aceptados en el mundo de las finanzas e inversiones. Es uno de los mandamientos incuestionables para aquellos inversores o administradores patrimoniales que se aferran estrictamente a la noción de que es imposible ganarle al mercado.

Entonces, si no le puedo ganar al mercado, me uno a él. Y ejecuto una estrategia de administración pasiva de mi portafolio. Esto implica invertir mirando el largo plazo, de la manera más cercana posible al comportamiento del índice de acciones y evitando volverse loco con los movimientos cortoplacistas que no conducirán a nada favorable.

Sin embargo, en la vereda de enfrente están aquellos inversores convencidos de que es posible aprovechar las imperfecciones del mercado para obtener rendimientos extraordinarios o mejor conocidos en la Bolsa como “anormales”.

Claro está que este tipo de inversores son los que ejecutan una administración activa del portafolio, donde los títulos tienen una gran rotación dentro de la cartera, en la búsqueda de esos extraordinarios retornos.

En mis doce años que llevo dedicándome a las inversiones y a la administración del dinero, he sabido perder y ganar mucho dinero, tanto con una administración activa, como con una pasiva.

Y es por lo anterior que creo que la mejor estrategia para aplicar es la administración mixta. Esto implica destinar una proporción del portafolio a la inversión en activos con buenos fundamentos para el largo plazo y otra porción de la cartera destinada a la búsqueda de “retornos anormales”.

Pero lo que usted se debe estar preguntando en este momento es, ¿puedo realmente obtener retornos anormales con una inversión? ¿Es legal, acaso?

No es fácil, sinceramente…

Pero la respuesta es que existen señales que nos permiten anticiparnos a una violenta suba en el precio de una acción. Y también a una violenta baja.

En ambos casos podemos sacar provecho de la situación, ganando así mucho dinero.

Lo importante es saber detectar al menos una señal, tal como le mostraré a continuación.

MAKO Surgical Corporation (MAKO) es una pequeña compañía de apenas USD 500 millones de capitalización bursátil que se dedica a la fabricación de maquinaria robótica medicinal para ser utilizada en cirugías relacionadas con discapacidades ortopédicas.

En la actualidad, esta firma también está expandiendo su campo de acción al desarrollo de otros servicios medicinales.

Seguramente usted ha escuchado hablar poco y nada sobre esta empresa, pero es un caso paradigmático de la señal sobre la cual tiene que prestar atención para obtener retornos extraordinarios.

¿Qué ve de extraño en el siguiente gráfico?

Gráfico

Seguramente lo que más le sorprendió es la escalofriante caída en el precio de la acción de los USD 45 hasta los actuales USD 12 en tan sólo doce meses.

Pero he aquí el complemento, y lo más importante para este gráfico:

Gráfico

Este gráfico muestra las transacciones en acciones de MAKO realizadas por los propios directores de la compañía y que estos funcionarios deben informar obligatoriamente a la Securities and Exchange Commission (SEC).

Mientras que las barras rojas nos indican ventas de acciones de MAKO por parte de sus directores, las barras verdes muestran las compras.

Como se observa, durante el año 2011, mientras la acción subía fuertemente, los directores se desprendían de sus participaciones. Esto prevaleció hasta mayo de 2012, justo antes de la gran caída de la acción.

Durante el segundo semestre del año pasado se comenzaron a verificar algunas compras puntuales de acciones por parte de dichos directores. Y no es extraño que durante el último mes, la acción de MAKO haya recuperado un 11% de su valor.

Sin dudas, estas operaciones de los “insiders” actúan muchas veces como un anticipador del rendimiento de la acción de una determinada firma, ya sea hacia el alza o hacia la baja. Es una variable no menor que el inversor debe considerar, pero no la única.

Desde nuestro newsletter de recomendaciones Crisis & Oportunidad, que ofrece alternativas de inversión tanto a nivel local como a nivel internacional, complementamos nuestro análisis fundamental de las acciones elegidas con esta variable del “inside trading”. No es el único elemento que consideramos, pero sí puede reforzar nuestra visión sobre la evolución de un activo.

Si desea mayor información al respecto, lo invito a informarse aquí.

Un cordial saludo,

Diego.

Comments 2

Deja tu respuesta