Cuando la limosna es grande, hay que desconfiar

No existen atajos, ni recetas mágicas para convertirse en un inversor exitoso. Se trata de un camino largo que es necesario recorrer y vivir.

Así lo hicieron grandes multimillonarios como Warren Buffett, John Paulson o George Soros. Y así debe ser su camino…

Una de las principales virtudes de los inversores líderes es la administración de los riesgos. Esto es, ni más ni menos, que evitar invertir una proporción elevada del dinero en un solo activo.

En lenguaje financiero, aludo al concepto de diversificación. En términos más ordinarios implica “no poner todos los huevos en una misma canasta”.

Si bien diversificar es la mejor de las estrategias, ésta debe ejecutarse con mesura. La diversificación extrema tampoco es eficiente. Si invierto una suma relativamente pequeña en muchos activos al mismo tiempo hay costos de transacción que terminan impactando negativamente en el rendimiento de mis inversiones. Todo debe ser manejado en su justa dosis, de forma equilibrada.

Pero para aplicar la diversificación, primero debo saber en qué activos invertir. En definitiva, éstos serán los que me permitan obtener el retorno buscado con un nivel de riesgo adecuado.

Y aquí, el análisis de los fundamentos de las acciones en las que estoy dispuesto a invertir es de suma importancia. Para ello, debo tener disponibles todas las herramientas que me permitan determinar la potencialidad del activo y si el mismo se encuadra dentro del nivel de riesgo que estoy dispuesto a tolerar como inversor. El conocimiento es la madre de todas las herramientas.

El proceso de selección de una acción para mi cartera de inversiones debe contestar, al menos, estas tres preguntas:

¿A qué se dedica la empresa en cuestión? ¿Cuál es su situación financiera actual? ¿Cuál es el elemento que potenciará sus ganancias en el futuro?

Para muchos estas preguntas les pueden parecer básicas, obviedades que cualquier ahorrista se preguntaría antes de invertir.

Sin embargo, la omisión de las mismas es más frecuente de lo esperado. Si no me cree, analicemos este caso de la realidad…

¿JUGANDO AL HUEVO PODRIDO?

Green Innovations Ltd. (GNIN) es una microempresa de tan sólo USD 66 millones de capitalización bursátil que salió a Bolsa el 16 de noviembre de 2012 pasado. Produce y distribuye productos derivados del bambú, como ser hojas de papel, blocks, pañuelitos descartables, etc. Y todo es fabricado bajo un estricto proceso productivo amigable con el medio ambiente a través del uso de materiales biodegradables.

Esta acción fue la protagonista principal de la historia que le paso a describir…

La semana pasada he recibido en mi casilla de e-mail un correo electrónico de un inversor muy cercano a mí contándome una mala experiencia. Al principio pensé que se trataba de una anécdota más, pero luego encontré muchos aspectos interesantes para compartir con usted.

El correo electrónico decía así:

      Diego, ¿cómo estás?

      Te contacto esta vez porque te quería contar una muy mala experiencia que tuve en el mercado de acciones recientemente.

      El domingo 10 de febrero recibí en mi casilla de e-mail un newsletter de recomendaciones de una compañía estadounidense que asesora sobre inversiones, al cual no recuerdo haberme suscripto nunca. En el correo electrónico se recomendaba fuertemente la compra de la acción de Green Innovations Ltd. (GNIN) que en cuestión de semanas tenía un potencial de suba desde los actuales USD 1,20 a USD 5,62.

      Por supuesto, como sabés, yo soy totalmente descreído de ese tipo de altruismo que llega tipo spam a la casilla de correo personal y no presté demasiada atención a la evolución del precio de esta acción.

      Durante toda la semana siguiente seguí recibiendo mails diarios de la misma firma de asesoramiento en inversiones, señalando que si no había comprado la acción, estaba perdiendo una oportunidad extraordinaria, pero todavía estaba a tiempo de aprovecharla.

      El viernes 15 de febrero, una semana después del primer mail recibido, abrí un mensaje de esta firma, pero buscando el botón de UNSUBSCRIBE y en el cuerpo del correo encontré que la acción de  Green Innovations (GNIN) había subido un 19,2% el lunes, un 15,4% el martes, un 16,4% el miércoles, un 17,2% el jueves y un 22,2% el viernes para concluir en USD 2,75, con una suba de 129,1% en cinco días.

      Debo confesar que rápidamente pensé en la oportunidad perdida, pero al mismo tiempo me sentí atraído porque se reafirmaba que el precio objetivo para las próximas semanas era de USD 5,62.

      Esto último despertó mi interés y entonces tomé la decisión de invertir en esa acción. El lunes 18 el mercado de Estados Unidos estuvo cerrado por el feriado del Día del Presidente y por eso tuve que esperar hasta el martes 19.

      La acción abrió directamente en USD 2,99 y finalmente la terminé comprando en USD 3,15 poniendo simultáneamente un stop loss en USD 2,75. Luego de mi compra, la volatilidad que había era elevada, pero la tendencia alcista de la acción seguía y la misma ya había trepado hasta USD 3,35.

      Media hora después de mi compra, vi nuevamente la pantalla y la acción valía ¡USD 2,40!

      Y encima, mi orden de stop loss, se ejecutó en USD 2,51 y no sé por qué no respetó lo que había puesto inicialmente.

      En cuestión de media hora había perdido un 20% del monto invertido. Si algo me sirvió de consuelo es que la pérdida hubiera sido de 56% si mantenía las acciones porque ese día el precio de cierre fue de USD 1,38.

      Hoy la acción cuesta USD 0,75…

      ¿Vos conocés algo sobre esta compañía?

      Un saludo.


Al recibir este correo, rápidamente fui a interiorizarme un poco más sobre esta firma que desconocía totalmente. Y, con cierto escepticismo, también revisé la trayectoria del precio de la acción según lo descripto por el inversor.

Y efectivamente todo sucedió tal cual me lo contó.

Más allá de mi respuesta a esta persona, existen enseñanzas sobre esta experiencia que me gustaría compartir con usted:

1. No tome más riesgos de los que está dispuesto a tolerar. Y si lo hace, hágalo con una participación muy pequeña del portafolio. La acción GNINcotiza en el mercado Over the Counter (OTC), que es un mercado no regulado y donde las operaciones no son continuas.

2. De ahí la explicación de por qué el stop loss establecido no se aplicó adecuadamente.

3. Desconfíe de las firmas administradoras de dinero si no conoce su trayectoria y experiencia, ya que detrás de toda recomendación siempre hay intereses particulares que son incompatibles con los suyos.

4. Nunca incorpore una acción a su portafolio sin poder responder claramente las preguntas siguientes: ¿A qué se dedica la empresa en cuestión? ¿Cuál es su situación financiera actual? ¿Cuál es el elemento que potenciará sus ganancias en el futuro?


Para todo lo anterior, el conocimiento es la clave. Adquirirlo implica ser paciente y perseverante. Y para ayudarlo a transitar este camino, le recomiendo el curso más completo de finanzas personales disponible hoy en Argentina: Programa Acelerado para Invertir como un Experto. Ojalá pronto se pueda unir al resto de inversores que ya están capacitándose.

Si es un inversor y está en Chile, lo invitamos a acceder a la revista InversorGlobal Chile. Si aún no se ha suscrito y quiere obtener más información sobre cómo cuidar sus ahorros, haga click ahora mismo acá.

Hasta la próxima.

Diego.

Deja tu respuesta