Bernanke e Italia llevan al oro a un alza récord

Si hay un activo que los inversores miran cuando el panorama se torna incierto es el oro. Su calidad de bien tangible, con valor intrínseco y de conservación de valor llevan a los inversores a confiar su capital en él. El martes 26  de febrero el oro tuvo su mayor alza en lo que va de 2013, subiendo casi 2% para posicionarse en torno a los 1.600 dólares la onza, aunque en la mañana del miércoles el metal amarillo ya muestra un leve retroceso de 0,61% en su precio.

El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, esclareció las dudas respecto a la posibilidad de que se redujera el plan de expansión monetaria (QE3) en su discurso en el Congreso, negando cualquier posibilidad que éste concluya. Y no sólo aclaró el panorama, sino que también defendió la efectividad de estas políticas, las cuales han sido iniciadas en 2008 por la Fed a la salida de la crisis financiera de ese año.

Sumado a esto, Bernanke destacó que los planes de relajación cuantitativa injirieron positivamente en la expansión de la economía de Estados Unidos. También resaltó la eficiencia del plan en cuanto al bajo riesgo inflacionario y de formación de burbujas en los precios de los activos que se está viendo.

La incertidumbre italiana

Si bien esta suba en el precio del oro se debió principalmente al anuncio de la Fed, la nebulosa política que se está viviendo en las elecciones italianas también está ayudando al apuntalamiento del oro. Es que el metal también emerge en situaciones de carencia de previsibilidad, no sólo a nivel económico sino también en la escala política.

Para explicar el contexto en el país de la bota del sur europeo, la Sociedad de Bolsa Puente hizo un análisis del escenario y de potenciales eventualidades. En primer lugar menciona que en la Cámara Baja los resultados se vieron reñidos: la centro-izquierda de Bersani le ganó a la centro-derecha de Berlusconi por muy escasa diferencia (29,6% vs 29,2%). No obstante, debido al sistema electoral italiano, a pesar que la diferencia sea de un solo voto, se le otorga la mayoría absoluta al ganador.

Mientras tanto, en la Cámara Alta se percibió un escenario aún más inconcluso. Debido a que el sistema en este recinto difiere del anterior, sumado a que Bersani sólo obtuvo el 31,6%, al izquierdista no le alcanzará para aprobar legislaciones. De este modo, Puente asume que, para lograr una mayoría en ambas cámaras, tanto Bersani como Berlusconi deberían aliarse entre sí, o con Beppe Grillo, que se convirtió en la tercera fuerza.

Los comicios dejaron de manifiesto que los italianos estarían a favor de las posturas anti ajuste, dado que el tecnócrata Mario Monti, que elevó los impuestos en su gestión como Primer Ministro, obtuvo apenas 10% del total del electorado. Algunos presumen que podría formarse un Gobierno de coalición, pero según analistas podría haber nuevas elecciones en algunos meses.

Al parecer, la política global se estaría complotando para apuntalar una potencial suba del oro. Hablamos de un sistema económico que parecería estar articulándose para encauzarse en un sentido: el de inundar al mundo con estímulos monetarios para reactivar a los países desarrollados y el de la incertidumbre permanente.

Deja tu respuesta