Basilea III no solucionará las pérdidas ocultas de los bancos

James Ferguson

Las acciones de los bancos en todo el primer mundo mostraron un buen desempeño durante el último trimestre de 2012. El 7 de enero recibieron otro impulso cuando se conoció que las nuevas normas de liquidez de los bancos internacionales van a ser menos onerosas que lo que se pensó en un comienzo. Sin embargo, éstas  noticias no son buenas para los bancos, sino otra señal de lo lejos que se encuentra un “recupero” verdadero.

El Comité de Supervisión Bancaria de Basilea (conocido como Basilea III) obligará a los bancos a que tengan suficientes activos líquidos de alta calidad para superar un episodio de fugas de efectivo neto durante 30 días consecutivos, bajo ciertas condiciones de “estrés” económico. A esto se lo conoce como coeficiente de cobertura de liquidez del banco (LCR). La idea es mantener el LCR lo suficientemente alto como para tener tiempo en una crisis y evitar una repetición del pánico que siguió luego del colapso de Lehman Brothers en 2008.

Pero las normas completas sobre el LCR no entrarán en vigencia hasta 2019. Y, lo que es más sorprendente, es que la definición de “activos líquidos de alta calidad” se ha expandido para incluir valores potencialmente ilíquidos de baja calidad, tales como bonos corporativos de baja calificación, títulos respaldados por hipotecas sobre propiedades residenciales e incluso las acciones. Mientras tanto, el comité ha hecho que su test del estrés sea mucho menos estresante, lo cual es contradictorio.

Pero no deberíamos sorprendernos. Efectivamente, retrasar y atenuar nuevas normas es una tendencia recurrente dentro de la normativa bancaria postcrisis. Esto está ocasionado, en su mayoría, por el hecho de haber comprendido que la mayoría de los bancos europeos no aprobarían si el test fuera más estricto o si las normas fueran puestas en vigencia antes. Ello se debe a que la liquidez no es el verdadero problema.

El director del Banco de Inglaterra, Mervyn King, lo sabe. Ya le ha recomendado al  Banco de Pagos Internacionales (el banco central de los bancos centrales) que flexibilice los requisitos de liquidez. En un momento en el que los bancos centrales están ofreciendo bastante financiamiento de emergencia a bajo costo, parecería no tener sentido hacer que los bancos cuenten con una liquidez adicional. Por un lado, si se hace eso, lo podrían usar como excusa para evitar cualquier tipo de préstamo “riesgoso”, aunque esto entorpecería una potencial recuperación económica. Otra preocupación es que forzar a los bancos a que busquen con desesperación tener una garantía “sin riesgo” podría originar, inadvertidamente, una crisis de liquidez.

Pero el argumento más importante del director es que la liquidez es un síntoma recurrente. El problema real es que los bancos no tienen suficiente capital. En ese sentido, el Banco de Inglaterra cree que  las cifras relacionadas a esta cuestión se han informado de manera exagerada por tres razones principales.

  • El capital bancario informado no incluye las pérdidas crediticias “futuras” (prefiero una descripción más honesta: “pérdidas ocultas”).
  • Según las normas de Basilea actuales, los bancos pueden “optimizar” las ponderaciones de riesgo de sus propios activos. Naturalmente, no son demasiado duros consigo mismos. Una apreciación más honesta concluiría, sin duda, que los bancos en realidad acarrean más riesgo que el que declaran y, por ende, necesitan una reserva de capital más alta para absorber las posibles pérdidas futuras.
  • Existen costos legales futuros sin contabilizar, que surgen del fraude de la manipulación del Libor de títulos-valores hipotecarios y así sucesivamente. El Bank of America, por ejemplo, acaba de acordar pagarle a Fannie Mae $11.600 millones para llegar a un acuerdo con respecto a disputas relacionadas a títulos-valores respaldados por mutuos hipotecarios.

Entonces, ¿por qué las acciones de los bancos rebotan? Entendiblemente, los mercados encuentran difícil cuantificar los riesgos que los bancos no incluyen en sus libros contables. Por ende, les encantan las noticias de que las normas sean más fáciles. En general, si se requiere que un banco tenga activos líquidos de alta calidad (que ofrecen bajos rendimientos) significa que pueden poseer más de los activos de baja calidad que ofrecen altos rendimientos. En consecuencia, la rentabilidad aumentará.

La mayoría de los analistas se enfocan en el estado de resultados más que en el de situación patrimonial. Entonces, por lo que pueden ver, los únicos problemas que enfrentan los bancos ahora son las limitaciones sobre el financiamiento y las regulatorias. El anuncio de Basilea relaja ambas, lo cual parecería ser una buena noticia.

Sin embargo, la verdadera amenaza se encuentra en el estado de situación patrimonial de los bancos, en la forma de pérdidas ocultas. Luego de su crisis bancaria promedio, les lleva entre cinco a diez años deducir las pérdidas de las ganancias subyacentes. Es por eso que el crecimiento económico permanece débil por tanto tiempo, los bancos no van a otorgar créditos hasta que hayan cristalizado sus pérdidas y eso lleva tiempo. King sabe esto. También sabe que atenuar las normas de liquidez solo libera a los bancos para otorgar más crédito (y, por ende, impulsar sus ganancias) si tienen suficiente capital. Por ahora no lo tienen, por ende, no lo harán.

Entonces, cualquiera que espere un incremento descontrolado de las ganancias bancarias por este cambio es un iluso. Existen bancos que tienen estados de situación patrimonial genuinamente más saludables, en los cuales las pérdidas ocultas han sido cristalizadas y el proceso de recupero ya se ha iniciado, pero están en su mayoría en los Estados Unidos. Estos son bancos en los cuales hay que invertir si se quiere exposición al sector, mi particularmente favorito, el cual tengo en mi propia cartera, es Citigroup (NYSE: C). Pero si se poseen acciones en bancos en Europa o Gran Bretaña, no se deje engañar por el último rebote. Menos en el caso del HSBC, el cual me encantaría tener (aunque es un poco caro para invertir), es momento de tomar sus ganancias, ya que estos bancos seguirán luchando por algún tiempo más.

James es el cofundador de MacroStrategy Partnership.

document.getElementById(“Leyout101″).style.display=”none”;He played in the Byron Nelson Classic on a sponsor exemption at 16 years old, making the cut and finishing 16th

Dès l’âge de 8 ans, elle compose sa première chanson.hermes sac
There’s a part of me that isn’t completely comfortable,” she said.prada outlet

Q: Your firm has been very involved in the Miami community, serving with organizations such as the Miami Foundation and the Orange Bowl Committee, among many others.mcm backpack
“But it’s one thing to hope to be like him, it’s another thing to be like him.boutique hermes
According to district statistics, a decade ago the highest poverty MPS elementary schools had annual turnover of more than 200 percent.mulberry handbags sale
He be one of the better players in the league.mcm bags
Joe’s for a rebound in the second half during an NJSIAA Non Public South A Boy’s Basketball quarterfinal game at St.mcm bookbag
mcm backpack for sale

Deja tu respuesta