Argentina pierde brillo en la región a la hora de invertir

Nicolás Billia

Como mencionamos ayer en la nota Lejos de romper corazones, Argentina sigue desenamorando inversores, Argentina sin imitar, aunque sea por un rato, a sus pares latinoamericanos.

Con un anémico crecimiento de 1,9% en el producto bruto, impulsado principalmente por el sector bancario, que aportó 1,2 puntos porcentuales al total del crecimiento anual de la economía en 2012. En un modelo productivo como el kirchnerista es extraño que la banca haya sido el estandarte del crecimiento, ya que las políticas de desarrollo de este Gobierno apuntan principalmente a la industria.

En cifras, este campo de la economía cayó 1,9% según los guarismos de la consultora de Orlando Ferreres. Las restricciones a las importaciones, el cierre del grifo cambiario y los altos costos generados por la galopante inflación son algunos de los motivos que fundamentan esta caída.

Sumado a esto, a pesar de que la soja sigue rompiendo récords a nivel interanual, fue el sector de la economía que más se hundió, con un retroceso de 6,4% respecto a 2011. También hay que tener en cuenta que la economía ha sufrido un rebote considerable, producto de una corrección del ciclo económico  que golpeó a la gran mayoría de los sectores productivos.

En el caso del sector agrícola mucho se ha hablado de sus problemas. Desde negaciones a vender toda la cosecha por parte de los productores, hasta que el tipo de cambio real de liquidación agrícola, ajustado por la inflación de las provincias y el Congreso, estaba bordeando la paridad “un peso, un dólar”.

Respecto al tipo de cambio, la consultora AMF Economía publicó un informe donde habla del deterioro de la paridad real peso-dólar, que se obtiene de dividir el tipo de cambio oficial por la inflación real. En este caso, si se quisiera sacar el tipo de cambio real anual debería dividirse 5/ 1,25 (tipo de cambio/inflación real anual). En enero de 2013 el tipo de cambio real mensual estuvo en 4,95 pesos, lo que significa una pérdida de valor de 55% desde su máximo en enero de 2005.

Otro dato curioso a analizar es que un sector que estuvo entre los que sortearon la parte bajista de la curva macroeconómica es el de Administración Pública y Defensa. La razón de esto es muy simple: es un segmento subsidiado por un Estado que incrementa el gasto público a un ritmo de 40% anual.

Dibuje maestro

Mientras Argentina sigue siendo el alumno rebelde de Latinoamérica, los demás países de la región siguen aprobando con creces los exámenes que la macro les impone. Sus proyecciones de crecimiento siguen siendo muy superiores a las de los países desarrollados, hecho que se ha tornado atractivo para los inversores globales.

En el caso de Chile, la economía estima un crecimiento para 2013 de 4,5%, influenciada por mayor demanda interna y más inversión de las empresas, explica Puente en un informe de research. Sumado a esto, el país del Pacífico tiene una inflación de apenas 3% y a las calificadoras poniéndolo en un pedestal su performance financiera.

Y para no romper con la tradición latinoamericana de la dependencia con los commodities, como para 2013 se espera una suba en los precios del cobre –Chile es su principal exportador, representando el 65% de sus ventas al exterior y un 15% de sus ingresos fiscales-, podrían ingresar más dólares a su Tesoro. Desde Puente recomiendan el ETF ECH para apostar a Chile.

Otra nación que ha emergido fuertemente en estos últimos tiempos ha sido Perú. Para este año el país estima un crecimiento del PBI de 6%, con un cuerpo gobernante aplicando políticas pro-mercado. Sin ir más lejos, en un reciente ranking en torno a los ministros de Economía elaborado por la revista América Economía puso al peruano Luis Miguel Castilla en primer lugar, mientras Hernán Lorenzino, ministro de Hacienda argentino, salió último en este mismo listado.

Sumado a esto, este país es un gran exportador de metales y las perspectivas para éstos son positivas; esto será interesante de ver en vistas de que dos tercios del índice de referencia bursátil de Perú están comprendidos por empresas mineras. Y el ETF para este caso es el EPU.

 

Deja tu respuesta