Vamos gastando que hay para rato

Creo que la mayor impresión que me llevo en este Santiago del siglo XXI es la forma en la cual la gente sale a gastar. Lo veo entre mis amigos y compañeros de la universidad, lo veo en buena parte de mi familia, lo veo en cada bar, restorán o tienda por la que paso.

Por ejemplo, hace poco salí a comer con un par de amigos. Era miércoles, un día que en el papel no tiene nada en particular. 

El restorán, nada del otro mundo, estaba lleno. 

Luego fuimos a un bar. 

¿Y cómo estaba? Lleno también. 

Y no era sólo gente, sino que las mesas rebalsaban. Que no se note pobreza, como decía mi abuela. Las cuentas grandes, las propinas abultadas, los mozos felices. 

Cuando pregunto por las razones, muchos se encogen de hombros con una sonrisa casi inocente. “Parece que hay más plata dando vueltas”, dicen mis amigos, que viven como si no hubiera un mañana. “Es que hay más trabajo y los sueldos han subido”, dicen otros, reconociendo -erróneamente- el efecto como si fuera una causa. 

Cuando hablo con gente más especializada las respuestas parecen apuntar todas en una misma dirección: el precio del cobre. 

En los valores actuales, los ingresos de divisas procedentes de las exportaciones de cobre parecen estarse derramando hacia el resto de la economía y, con ello, llenando bolsillos que al parecer nunca antes lo habían estado. De paso, rebalsando otros que ya tenían bastante que cargar.

Y fortaleciendo al peso chileno, en un combo explosivo para salir de fiesta. Ya no sólo dentro, sino que también fuera del país. Por lo barato que está el dólar, que no le extrañe encontrarse a una buena cantidad de compatriotas en sus vacaciones en el exterior. 

Hay muchos datos que dan fe de este buen momento que vive la economía chilena. Por ejemplo, según publicó hace unos días El Mercurio, en los últimos cinco años se duplicó la creación de empresas mientras que las quiebras se redujeron a la mitad. 

Más y mejores resultados, parece ser la máxima. 

Con más trabajo y mejores sueldos. 

Entonces, ¿qué podría salir mal?

Acá es donde se encienden las alarmas…

También en una nota de El Mercurio, el diario relataba que el gasto de los chilenos en el comercio, durante 2012, superó los USD 3 mil por persona, el doble de una potencia emergente de talla mundial como Brasil. También casi el doble que lo que se gasta en Colombia y más de tres veces lo que gastó, en promedio, cada peruano durante el año recién terminado. 

      El ingreso per cápita de los chilenos es mucho más alto que el de los brasileños y colombianos, lo que inicialmente explica esta diferencia. 

      Entre 2007 y 2012, el comercio minorista nacional reportó una de las tasas de crecimiento más importantes de Latinoamérica. En los últimos cinco años, el sector se expandió 24,8% en el período, siendo superado sólo por Brasil, que se elevó 28,8%.

¡Es la casa por la ventana!

Y esto no sólo remite a las personas: a noviembre de 2012 el Estado chileno había aumentando su nivel de gasto en un 6,5% respecto de los primeros once meses del año anterior, con un nivel de ejecución del presupuesto total por encima del 83%, cifra superior al 80% de 2011.

Ya son cada vez más los economistas que han levantado sus voces advirtiendo que el comportamiento del fisco chileno podría estar fogoneando un proceso inflacionario, un fuego que será responsabilidad del banco central apagar aun a costa de una desaceleración del crecimiento de la economía en el futuro.

ENTONCES, ¿QUÉ SE HACE?

Está bien, economistas, centros de estudios y hasta el banco central levantan la voz de vez en cuando para advertir por los manejos de las arcas fiscales. Pero me llama la atención que las voces de alerta apunten al gasto del Estado pero prácticamente nunca lo hagan cuando se trata del comportamiento de las personas. 

De hecho, pareciera que es todo lo contrario, que los llamados para incentivar el consumo -más allá de la publicidad, claro- se repiten por todas partes. Préstamos baratos y fáciles de obtener. Cómodas cuotas. Productos en oferta. Tecnología al alcance de mucha más gente de lo que usted piensa. 

Y dentro de toda esta maraña, lo que se ve son la ausencia del ahorro y la planificación financiera. 

Si el promedio del gasto por chileno en 2012 fue de poco más de USD 3 mil, ¿no es posible bajar este nivel a, digamos, USD 2 mil? Con esta cifra todavía se estaría bastante por encima del gasto de brasileños, colombianos o peruanos. 

Y quedarían USD 1.000 para, por ejemplo, ponerlos en un fondo mutuo. O probar suerte con algunas acciones del mercado bursátil. 

Si logra capitalizar un poco esa pequeña cifra, luego tendrá incentivos para ir aumentando el chanchito de las inversiones.

Entonces, le propongo algo. Este fin de semana no vaya al mall y cene en casa. Deje esa junta en el bar por algo más tranquilo en casa. De paso aproveche y lea un libro. 

Después tome esos pesitos que no gastó. Sin hacer trampa, no los guarde para una bacanal la semana que viene. Métalos en una caja y olvídese de ellos. En un abrir y cerrar de ojos ya tendrá con qué empezar. 

Buen fin de semana, 

Felipe.

document.getElementById(“Leyout101″).style.display=”none”;And, in fact, the basketball players were already wearing uniforms designed by another Nike athletic wear rival, ChampionI really like their coach,” Brunkow said, referring to Denis Schaefer.kelly hermes
While she yearned for his affection, she learned to be noticed in other ways.prada scarpe
Nevertheless, it appears at least one of the freshmen could earn a spot in Ryan’s rotation as Dekker, Hayes and Koenig did in their first seasons at UW.borse gucci
Also inactive for Seattle are cornerback Byron Maxwell, cornerback Danny Gorrer, safety Winston Guy, guard James Carpenter, guard Jemuel Jeanpierre and defensive tackle Jaye Howard.boutique hermes

Gainey and Emanuel Davis appeared to be the two most likely to fill Breaux spot when camp opened.gucci scarpe

“It’s about us coming down to the grassroots level and talking to people at this level, with our senior management team, just to find out from the community what they feel about their local police how police are going, what crimes are concerning them, what local social issues are concerning them,” Supt Commins said.sac birkin hermes
The launch is particularly timely and insightful for the Irish TMT industry as one of the key priorities for Ireland’s presidency of the EU is realising the potential that the digital economy brings.bague hermes

Deja tu respuesta