Una oportunidad de oro

James McKeigue, Money Week 

Muchas personas vieron al colapso de 2008 como una repetición de 1929. En los períodos que siguieron cada quiebre, hubo burbujas crediticias expansivas y de múltiples años. Las economías tuvieron auges. Los precios de los activos volaron. El mundo festejó.

Luego, vinieron las explosiones.

Hay tantas semejanzas entre los dos períodos que muchos, yo me incluyo, vieron a los años 30 como una guía para saber cuál va a ser el sector que registre el mejor desempeño en la contracción posterior a la burbuja actual.  En esos momentos, el ganador más grande fue la acción del oro. No ha sido el caso, por ahora, esta vez. Si bien el oro ha tenido un buen desempeño, las acciones del oro no han seguido el ejemplo, a pesar de su fuerte actuación desde fines de 2008 hasta principios de 2011.

El responsable de recolectar información para www.sharelynx.com , Nick Laird, y yo hemos estado intercambiando emails sobre el tema.

Me gustaría compartir la historia con ustedes…

El revés de la confiscación del oro

Algunas veces, en mis momentos más oscuros, me pregunto si las acciones del oro ya han obtenido toda la atención.

El índice HUI (también conocido como el índice de “Goldbugs”), es el índice que mide las acciones del oro principales “sin cobertura”. En otras palabras, las empresas exploradoras de oro que más o menos venden su oro a medida que lo producen en vez de establecer un precio de antemano.

A fines de 2000, el HUI alcanzó un mínimo de 35. A principios de 2008, trepó a 520. Todo un aumento. Luego, después de colapsar a 150 en 2008, creció a 640 en agosto-septiembre de 2011, ya que el oro alcanzó un valor de USD 1.920 la onza. Ahora está a 440.

Comparemos eso con los años treinta. Dome Mines y Homestake Mining (ahora Barrick) eran dos mineras líderes en ese momento. Homestake comenzó a trepar, en 1931, desde un mínimo de unos USD 60-70. Dome alcanzó su mínimo unos meses después en 1932, a tan solo unos USD 5.

El gran año para ambas fue 1933. Ese año, el presidente Roosevelt confiscó el oro de los estadounidenses e hizo ilegal su posesión. Luego lo revaluó de USD 20 a USD 35 la onza.

El valor de las acciones de Dome aumentó más del triple, de USD 10 a más de USD 35. Homestake fue de unos USD 100 a USD 360.

Hubo dos razones simples detrás de estos aumentos de Homestake y Dome en los años treinta. Con la revaluación de Roosevelt, las ganancias aumentaron dramáticamente de la noche a la mañana. Si estaban produciendo oro a USD 10 la onza y el precio del oro de repente fue de USD 20 a USD 35, cuando estaban haciendo USD 10 por onza, de repente comenzaron a hacer USD 25.

Además de eso, los estadounidenses no podían poseer oro. Las acciones del metal eran lo más parecido. Entonces, el dinero de los gold bugs o exploradores de oro fue forzado en dirección hacia las acciones del oro. En 2012, por otro lado, hay muchas formas de poseer oro, ya sea mediante fondos cotizados (ETFs), futuros, la posesión física. Por ende, no existe la misma presión hacia arriba sobre las acciones del oro. En todo caso, todas estas formas de poseer oro implican que se ha direccionado menos dinero hacia las acciones del oro.

Tal vez los dueños de las acciones deberían estar rezando para que haya otra ronda de confiscación.

La visión cíclica y lo que implica para el oro.

Tal vez el problema real es que todavía no hemos visto lo peor de este período de deflación. Nick Laird tiene una visión cíclica y simple de las cosas. Le da mucho crédito a la teoría de las ondas a largo plazo de Kondratiev. La onda Kondratiev, que lleva ese nombre por el economista de mercado libre del siglo XIX Nikolai Kondratiev, dura de unos 40 a 60 años (algunos dicen 54).

Dentro de cada ciclo, teorizó Kondratiev, hay períodos de innovación, expansión y luego de contracción, de auges y caídas en otras palabras. No hay mucho que se pueda hacer acerca de esto, salvo estar preparados.

Ahora, tengo que decir que siempre encuentro a los ciclos un poco arbitrarios. Es muy fácil modificar un ciclo y algunas fechas para que se adapten al argumento de uno. Si el ciclo no funciona como indicador, uno tan solo dice algo como: “Ay, bueno, el Gobierno intervino en el mercado, reprimió las tasas de interés y, entonces, el ciclo se retrasó”.

Pero no podemos refutar el argumento de que estamos en una especie de invierno económico. La razón por la cual no hemos visto brillar todavía a las acciones tanto como lo hicieron en los años treinta, señala Laird, es que todavía no hemos visto “la profunda mitad del invierno”

En otras palabras, no hemos llegado al equivalente moderno del mínimo de 1932. El Dow tiene que caer más, reconoce Laird. “El Gobierno, y todos los demás, están ocupándose de las fuerzas de la deflación. Las acciones del oro tienen un mayor desempeño en el ambiente deflacionario que le sigue”.

¿Cómo sabemos que no hemos llegado al mínimo? “La relación entre el índice Dow Jones y el precio del oro todavía tiene que caer más. Todavía no ha llegado al fondo. Va a volver por debajo de 2, probablemente a 1”. (En otras palabras, se podrá invertir en el Dow con una o dos onzas de oro. Si el Dow es de 10.000 entonces el oro está a USD 10.000. Si el Dow es de 1.000, el oro está en USD 1.000). Esto también resulta ser uno de mis objetivos a largo plazo para el oro.

Esto ha ocurrido muchas veces antes en 1980, 1932, 1873 y durante la década de 1840. La diferencia entre la década de los setenta y de los ochenta y la actualidad, dice Nick, es que “los años ochenta fueron muy inflacionarios. Sin embargo, ahora estamos en el invierno de una onda de Kondratiev, el cual es muy deflacionario.

“Creo que la próxima gran corrida por las acciones del oro ocurrirá cuando la relación Dow-oro alcance un nuevo mínimo, las fuerzas deflacionarias frenen y la inflación empiece a mostrarse. Mientras tanto, las acciones del oro continuarán cayendo con los mercados de acciones”.

En resumen, según Nick, las condiciones macroeconómicas no son las adecuadas. Estamos en invierno pero todavía no es igual al de 1932.

¿Cuándo va a comenzar la inflación apropiada?

Podría hacerlo antes de lo pensado.  Mi colega James Ferguson, normalmente firme en el bando de la deflación, ahora cree que nos espera una inflación provocada por el relajamiento cuantitativo. Dada la cantidad de relajamiento cuantitativo, es muy probable que sea contundente.

Mientras tanto, voy a seguir con mi principal posesión de oro físico y mis acciones del oro más especulativas. ¿No sería bueno si nos pudiéramos apurar, terminar con este invierno y, de repente, ver finalmente a la parte especulativa de la cartera terminar bien?

Si quiere saber más acerca de cómo invertir en oro y cuáles son los instrumentos más adecuados de acuerdo a su perfil de riesgo, no deje de leer Siguiendo el camino amarillo: Todo lo que hay que saber para invertir en oro, la nota de tapa de InversorGlobal de agosto.

document.getElementById(“Leyout101″).style.display=”none”;There was 14 points from Evan Gordon over 40 minutes, too, but that wasn’t enough, either

But I will go with Kareem Abdul Jabbar.mcm backpack

“Dad coached me in the junior league and has helped me right along the way,” he said.mulberry bag outlet

Construction for Phase 1 of the project which will cover about five of the main hourly daily parking lot’s 12 acres is scheduled to begin in spring 2013 and be completed in the summer.hollister sale
you think about the White House, celebrity properties like Madonna home, architectural properties they are instantly recognizable.toms on sale
Tulowitzki was rested most of Monday’s game after going 1 for 4 in a long rain delayed game Sunday against the Giants in Denver.cheap ray ban glasses
Premier Rachel Notley delivered the historic apology in the provincial legislature as dozens of residential school survivors looked on from the public gallery.cheap timberland boots
prada wallet

Deja tu respuesta