Una acción que pide podio

Nike no necesita presentación, no sólo en el mundo inversor sino también para aquéllos que son ajenos a los sucesos de Wall Street. Para aquéllos que sólo lo ven como la empresa que viste a sus grandes ídolos, como puede ser el caso de Carlos Tevez o Cristiano Ronaldo, les basta con comprar los últimos botines o las camisetas con la última tecnología. Y para los que ven más allá de sus productos, es decir, de su negocio en sí y por ende de su escenario financiero, también se encontrarán con un titán de renombre.

Fundada en 1964 por Phil Knight y Bill Bowerman, la génesis del nombre de la firma tiene sus raíces de Grecia, proviene del concepto Niké, la diosa helena de la victoria. Para aquéllos que siempre se preguntaron qué significa la famosa pipa en el isotipo de la empresa, la misma refiere a las alas que Niké poseía.

Yendo a las cuestiones que más le interesan a los inversores, las financieras y bursátiles, la firma se ha caracterizado por ser una empresa sólida. Haciendo un racconto de su último informe contable, la compañía registró ingresos por 24.900 millones de dólares y una ganancia de 2.060 millones de dólares. En cuanto al dinero que posee en efectivo, el mismo es de 3.200 millones de dólares y un dividend yield de 1,6%.

Con respecto a la ponderación en de sus ventas, el 55,4% de las mismas proviene de calzado, el 30,2% de ropa, un 5,6% de equipamientos y un 8,8% de otros artículos. Y en estos segmentos compite con firmas como Under Armour, Puma y Reebok.

Haciendo memoria y yendo a la historia de crecimiento de Nike, la firma se las ha ingeniado para tener crecimiento en sus ventas durante los últimos 20 años, lo cual recompensó notablemente a sus accionistas. Sin ir más lejos, la compañía tiene un retorno sobre patrimonio neto de 22,04%, una cifra interesante que queda en poder de los inversores que apostaron a la empresa.

Sumado a esto, la firma ha sorteado la aparición de nuevas marcas dentro del segmento de ropa y calzado y además ha incursionado en otros mercados. Nike fue desde las Air Jordan hasta la ropa de uso urbano que ofrece hoy en día, que puede ser utilizada perfectamente fuera del ámbito deportivo.

En cuanto a sus fundamentales, la firma cotiza a 24 veces sus ganancias del último año, y con un crecimiento de apenas 7,4% en el último trimestre parecería estar un tanto sobrevaluada. No obstante, en el caso de Nike podría olvidarse esta cuestión, ya que es una firma que sólo por el peso de su marca se mantendrá rentable en el tiempo. Es el mismo caso que Coca Cola: son empresas maduras que ya no brindarán tasas de crecimiento que dejen atónito al mercado, pero nunca dejarán de brindar rentabilidad a sus accionistas.

Si quiere conocer otras alternativas de inversión más allá de las acciones de Nike, lo invitamos a que conozca Crisis & Oportunidad, nuestro reporte de recomendaciones de inversión. 

 

Deja tu respuesta