Stop loss: un freno a las pérdidas

Las órdenes de stop loss son una de las principales herramientas de los inversores activos, ya que funcionan no sólo para limitar las pérdidas, sino también para asegurar las ganancias una vez que las posiciones se han movido hacia terreno favorable.

Saber cómo utilizar esta herramienta de manera disciplinada puede ser de gran relevancia a la hora de determinar el triunfo o el fracaso de una estrategia de trading en cualquier tipo de mercados.

Lo que ocurre cuando una operación es negativa es que se presenta la dificultad de enfrentar el costo emocional que provoca el tener que vender a pérdida. Este hecho suele significar un impacto psicológico; esto también ocurre cuando una posición está brindando ganancias porque, en ambos casos, las personas actúan apelando a las emociones en vez de la razón a la hora de decidir qué hacer con los activos.

Por ese motivo, en un escenario bajista, aplicar órdenes de stop loss es clave en el largo plazo y, para eso, las plataformas de trading online pueden ser un gran aliado de los inversores.

Éstas permiten fijarlas de antemano, sin la necesidad de que sea el operador quien tenga que tomar la decisión en el momento en el cual los precios cambian de tendencia. Así, se facilita la planificación y su implementación.

A la hora de elegir la modalidad de aplicación de un stop loss existen diferentes variables para empezar a trazar el mapa. Una de las principales a tener en cuenta es la relacionada con la gestión de riesgos; es decir, el monto que el inversor está dispuesto a perder (o dejar de ganar) en la operación.

Hay distintos aristas que se deben tener en consideración a la hora de analizar el nivel de tolerancia al riesgo. La determinación que uno tome debe siempre tener presente algunas cuestiones como la volatilidad del activo y la composición completa del portafolio, entre otras variables.

Sin embargo, una regla simple que muchos suelen utilizar es la de no permitir que ninguna posición genere pérdidas mayores al 1% del capital disponible para invertir. Con cierta maleabilidad, según el caso, esta alternativa puede servir como un buen punto de partida para evaluar los niveles del stop loss.

Además, es importante tener en cuenta las zonas de soporte o resistencia que muestra la trayectoria de precios. Los primeros tienden a producir rebotes cuando el activo cae hacia allí, por lo que es probable que se generen bajadas adicionales hasta encontrar uno nuevo en valores inferiores.

En base a esta idea, resulta conveniente que las órdenes de stop loss se coloquen por debajo de estos niveles. Para encontrarlos, hay que estudiar los gráficos de cotizaciones, y se los puede identificar porque es el precio en el que un activo ha rebotado en reiteradas ocasiones.

Además, algunos indicadores clave suelen funcionar como soporte en muchas ocasiones, este es el caso por ejemplo de las medias móviles de 20, 50 y 200 períodos, que son las más utilizadas por los analistas técnicos.

Fuente: Sala de Inversión

Deja tu respuesta