Si las AFPs pierden, siempre puede seguir un plan B

InversorGlobal Chile

Cuando el título de una noticia publicada en una de las radios más reconocidas y escuchadas por los chilenos dice: “USD 40 mil millones habrían perdido las AFP por ‘especulación bursátil’”, no se puede esperar otra cosa mas que molestia y enojo por parte de los 4,7 millones de cotizantes activos que tiene en Chile el sistema.

Las pérdidas habrían comenzado en 2008 con la recesión económica, lo que calculado a 2012 significaría una contracción anual de casi USD 8.000 millones. En perspectiva, la pérdida de USD 40.000 millones duplica la capitalización bursátil de la segunda compañía más grande Chile, Copec (equivalente a a USD 19.872 millones). En datos más cercanos, la cifra significa más de 14 veces la inversión comprometida para la construcción de las líneas 3 y 6 del Metro de Santiago (USD 2.758 millones).

Pero, ¿en qué puede afectar al trabajador promedio esta pérdida de las AFP? ¿Ha pensado que pueden existir mejores formas de ahorrar para la jubilación? Estas preguntas son las que debería plantearse una persona que considera como un tema serio su jubilación y la manera en que quiere vivir la última etapa de su vida.

Si el camino que decidió tomar es continuar de forma pasiva con sus cotizaciones en una AFP y así vivir hasta el momento en que deba jubilar, tal vez a los 65 años, es importante conocer que el consejero del Banco Central, Joaquín Vial, sostuvo que el 60% de los cotizantes activos al sistema recibirían apenas 150 mil pesos de pensión. Si a este análisis se agrega que la jubilación promedio en Chile es de $178.700, cifra menor al sueldo mínimo que actualmente rige en el país, la opción de permitir que el mercado piense y actúe libremente no parece la mejor.

Otros datos que explicó el consejero del Instituto Rector respecto al sistema de cotización previsional chileno son los siguientes: En Chile existen 4,7 millones de cotizantes activos, 10 millones de afiliados y 1 millón de jubilados en AFP. Sólo 400 mil cotizantes activos tienen ingresos iguales o mayores al tope imponible, 67,4 UF (hoy poco más de CLP $1.500.000) y sólo 1 millón tiene el llamado Ahorro Previsional Voluntario o APV, que permite aumentar el monto de jubilación.

Esto genera que el escenario no parezca alentador para un inversionista pasivo. Pero si aun está lejos de su edad de jubilación, todavía tiene tiempo de tomar las riendas de su futuro. El mercado ofrece un sinnúmero de posibilidades de inversión a largo plazo. En la renta fija encuenta bonos corporativos y soberanos (emitidos por los gobiernos); en la renta variable se encuentran las acciones y los fondos mutuos, ambos con posibilidades de inversión a largo plazo.

También se encuentran las inversiones inmobiliarias, las que prometen, a través de cuotas de fondos, rentabilidades más atractivas que los mercados variables y fijos. Lo importante es que defina a qué edad desea comenzar a vivir de sus ahorros y cuál es el nivel de vida que busca.

Si busca un mayor análisis acerca de este tema que a la larga afectará a todos los chilenos, así como el funcionamiento de las AFP, los invitamos a leer la nota de tapa de la revista InversorGlobal Chile, “Jubilación: Un proyecto que empieza a los 30”, a través de un click acá.

 

Deja tu respuesta