Los emergentes siguen siendo las vedettes del mercado

En los últimos años las deficiencias en el manejo de la política económica de las grandes potencias mundiales han puesto en jaque su hegemonía. Hace 50 años era algo utópico pensar que podría tambalear el dólar como moneda de referencia mundial o que Europa iba a estar en una crisis que casi la lleva a su implosión.

En 2008 tuvo lugar una crisis, usualmente comparada con la Gran Depresión, la cual llevó a un quiebre del sistema financiero estadounidense. Era un contexto donde varios bancos se declararon en bancarrota y muchos otros estuvieron al borde del abismo. Hablamos de titanes como Citigroup o Bank of America, que hoy ostentan buenas performance y cuentas casi saneadas, pero que en 2008 casi siguen la misma suerte de Lehman Brothers.

Frente a las falencias de los gigantes, los inversores empezaron a ver otros polos de inversión con buenos ojos, más precisamente otras regiones, las cuales han desoído la incertidumbre mundial. De esta manera se posicionaron entre las preferidas de los inversores a la hora de capitalizar sus ahorros, ya que son apuestas de crecimiento que pueden otorgar grandes rendimientos. Y como se imaginará, hacemos alusión al avance de los países emergentes, cuyo principal referente es el bloque BRIC, compuesto por Brasil, Rusia, India y China. Estas cuatro naciones han sabido sortear la problemática y hacer crecer sus economías en un promedio por encima del 5% anual.

En ese sentido, un informe de research de Puente resume la performance de los bonos emergentes en 2012:

“Los bonos de mercados emergentes registraron una mejor performance que los de los países desarrollados durante 2012 (+17,4% para aquellos denominados en dólares). Esto se debe a que los inversores los siguen eligiendo por el dinamismo de sus economías, con balanzas comerciales sólidas, bajo nivel de endeudamiento, elevadas reservas y una creciente demanda interna”.

Sumado a esto, el informe agrega que los emergentes actualmente ostentan una cualidad que muchos países desarrollados están en riesgo de perder: el grado de inversión. Más del 60% de las naciones en vías de desarrollo poseen este rasgo crediticio, por lo que es un indicio de que el progreso no es sólo a nivel macro, sino también en sus mercados financieros.

El apuntalamiento de los emergentes podría estar liderado por China, que está volviendo a reencaminarse como una economía que crece, valga la redundancia, a tasas chinas. En ese sentido, desde Puente creen que ante un recupero de la segunda economía del mundo podría haber una lista de beneficiados.

Siendo así, la Sociedad de Bolsa resume:

“En este contexto, gracias a la estabilización del crecimiento en China (principal importador de materias primas), vemos valor en los bonos de las principales compañías exportadoras de la región (Petrobras, PDVSA, Pemex, Vale, Codelco). Se puede invertir en bonos de América Latina a través del fondo Investec Latin America Corporate Debt (con un cupón promedio de 6,2% anual). Este fondo posee tenencias de compañías de materiales básicos (19%) y energía (10%), y está diversificado por país: en Brasil (45%), México (19%), Perú (8%) y Chile (4%)”.   

¿Podrán seguir con este crecimiento sostenido en 2013? Los fundamentales hacen pensar que sí, pero cuando se trata del mercado, nada está asegurado.

Deja tu respuesta