La trampa de los conflictos de intereses y las inversiones

Federico Tessore

Mientras al mundo le sobran dólares, Argentina sigue debatiéndose entre el default rápido y el default lento…

Para que se dé una idea de cuántos dólares sobran en el mundo, hasta un país como Paraguay, que siempre se trató de un país marginado financieramente hablando, pudo emitir un bono en los mercados internacionales el pasado día jueves.

¿Imagina que Paraguay, por no tener historia en los mercados de deuda globales, tuvo que pagar una tasa de interés muy alta para tomar esa deuda? No. Paraguay sólo pagó 4,6% por un préstamo a 10 años.

Y si bien tomó “sólo” USD 500 millones, recibió ofertas por USD 5.000 millones. 

Con esta emisión, Paraguay superó la tasa que tuvo que pagar Bolivia unos meses atrás para endeudarse: pagó 4,9% y dejó a Argentina y Venezuela como los únicos países de la región que no participan del mercado de deuda voluntaria.

Mientras esto pasa en el mundo -y los inversores globales ya no saben a quién prestarle sus billetes verdes- nosotros los argentinos seguimos divertidos jugando a ver quién se queda con más dólares. 

El Gobierno quiere apoderarse de todos los que llegan -que son cada vez menos-, pero la población lucha con creatividad y en silencio contra este “privilegio” oficial. 

Al mismo tiempo, otra dura lucha se da por los mismos dólares, pero esta vez los que no se pagaron una década atrás. En el mes de febrero, la justicia de Estados Unidos tendría que definir qué pasa con los bonos argentinos, si acepta o no el fallo del juez Thomas Griesa de obligar al país a pagarle toda la deuda original a los fondos buitres.

Si esto se acepta, un nuevo default de la deuda argentina estaría cerca. Pero si esto no se acepta, una brusca suba en los precios también estaría cerca. El diario La Nación publicó una nota el fin de semana, afirmando que la solución era inminente:

      La Argentina podría lograr en la justicia de Nueva York un fallo histórico que disponga que los acreedores minoritarios de un país que reestructuró su deuda no pueden exigir más que lo que la mayoría acordó. De esta forma, los bonistas que no aceptaron los canjes anteriores, entre los que se cuentan algunos “fondos buitre”, no podrían seguir reclamando el ciento por ciento de sus acreencias originales, mientras que la Argentina debería acceder a pagarles lo mismo que al resto y renunciar a la aplicación de la ley cerrojo.

      Así lo creen prominentes figuras de Wall Street a las que LA NACION consultó y que hablaron a condición de que no se revelen sus nombres. La idea general es que hay mucha gente en el mercado y en el Gobierno de los Estados Unidos que no quiere ver a los “fondos buitre” salirse con la suya y cobrar el ciento por ciento del valor original de los bonos.


Si Argentina sale favorecida por el fallo, seguramente se dé esta suba de precios en los bonos. Y los especuladores podrán hacer muy buenos negocios. 

Esto ratificará el camino del “default lento” que Argentina viene transitando durante los últimos años.

Si el país no sale favorecido, el “default rápido” se disparará. 

En cualquiera de los dos casos, es importante recordar que aquél que compre bonos argentinos estará comprando títulos de una nación que está entre las más riesgosas del mundo. Un país que está usando reservas del banco central y del fondo de los jubilados para pagar sus gastos corrientes.

Un país que es muy probable que termine con muchas dificultades para cumplir sus obligaciones. Si usted es un especulador, adelante, el terreno está fértil para ganar mucho dinero.

Pero si usted es un inversor que está buscando inversiones para su futuro financiero y el de su familia, este camino puede ser muy peligroso. 

Ahora, si quiere acceder a recomendaciones concretas y superadoras de los bonos argentinos, le sugiero suscribirse ahora mismo a nuestro Reporte de Recomendaciones de Inversión llamado Crisis & Oportunidad, haciendo click aquí

Y mientras los subes y bajas de la crisis argentina continúan, el libro sobre inversiones que estoy escribiendo sigue su curso. A continuación comparto un nuevo segmento.

——————————————————-

Los inversores necesitan información y consejos para actuar. En la mayoría de los casos, esos consejos vienen de los medios de comunicación o de los asesores financieros de los bancos. El problema es que es muy probable que el inversor esté buscando en el lugar equivocado.

Verá, tanto los medios de comunicación como las entidades financieras no tienen ningún incentivo para darles los consejos más valiosos. 

¿Por qué?

Piense en el modelo de negocio de los medios tradicionales, por ejemplo, los diarios o los canales de televisión. Su principal fuente de ingreso es la publicidad. Si bien los diarios pueden tener algún ingreso de ventas de suscripciones y ventas en los kioscos, el más relevante es la publicidad.

Y los que generalmente anuncian son dos grupos: el Gobierno o las grandes empresas.

Si un medio de comunicación tiene como principal financista al Gobierno, no dude que nunca va a hablar mal de la economía del país o de sus funcionarios. Ese medio va a tener grandes incentivos para mostrarle un país lleno de buenas noticias.

Es que la supervivencia del medio depende de eso. Por lo tanto, una persona que busque consejos de inversión o noticias financieras en esos medios seguramente reciba recomendaciones equivocadas.

El otro grupo de medios es aquél que recibe publicidad de las grandes empresas. Si bien estos medios podrían mantener independencia del Gobierno, lo concreto es que tienen un problema adicional que también puede ser peligroso para el inversor.

Este tipo de medios tiene grandes incentivos para no dar opiniones o ideas que estén muy por fuera de la corriente principal de pensamiento del momento. ¿Qué implica la corriente principal de pensamiento del momento?

Son el cúmulo de ideas que tiene una sociedad en un preciso momento que son socialmente aceptadas y respetadas. Aquellas ideas que, consciente o inconscientemente, la sociedad toma como suyas. Ideas que cualquier miembro de la comunidad tendría que adoptar para permanecer.

Las grandes empresas necesitan anunciar en medios de comunicación respetados, que tengan prestigio y previsibilidad. Y para lograr esto, los diarios y canales de televisión no pueden apartarse mucho de las ideas centrales del momento. 

Ya que si estos medios comunican ideas muy extremas o alejadas de los pensamientos del momento, esto puede causar incomodidad en sus lectores y anunciantes, y por lo tanto perjudicar el negocio.

Las grandes empresas necesitan medios conservadores para tener éxito con su publicidad. Y los medios conservadores, centrales, no admiten opiniones diferentes. En general buscan crear un clima de optimismo, alegría y previsibilidad. Un clima propenso para que el lector o televidente consuma los productos de los anunciantes.

Por ello, es muy raro que encuentre opiniones fuera de las ideas promedio del momento en los medios de comunicación más grandes. Estos medios van a estar en el centro de la corriente de pensamiento del momento, nunca van a ir a los extremos.

Y esto también puede ser muy perjudicial para los inversores. 

Ya que el mundo de las inversiones no está siempre en el medio. Generalmente se
mueve en los extremos, en situaciones de grandes riesgos o grandes oportunidades. Allí es donde el inversor puede perder mucho dinero o ganar mucho dinero.

Y es muy posible que estas ideas extremas y alternativas no las encuentre en los medios centrales.

En varios países del mundo hay una larga tradición de medios llamados alternativos. Se trata de aquéllos que se animan a imponer ideas nuevas en la agenda de un país y una economía. Medios que no sólo no tienen miedo de innovar desde el punto de vista de las ideas, sino que también tienen incentivos para hacerlo, ya que sus lectores lo compran para recibir estos conceptos nuevos y alternativos.

No encuentro muchos ejemplos de medios con estas características en la Argentina. La revista InversorGlobal es uno de ellos. Se trata de una revista que basa su negocio casi en un 100% en la venta de suscripciones a sus lectores. El negocio de la publicidad es marginal.

Por lo tanto, la revista tiene grandes incentivos para acercar ideas nuevas y efectivas a sus lectores y de esta forma realmente intentar dar un valor agregado a los inversores. Se trata de una revista que está libre de conflictos de intereses.

Es más, le voy a dar un ejemplo muy concreto de cómo funciona la lógica de la relación entre los anunciantes, los medios tradicionales y cómo esto afecta al contenido de estas publicaciones.

En septiembre de 2011, cuando desde la revista lanzamos el Informe del “Fin de la Argentina” todavía teníamos una parte más importante de nuestro negocio focalizado en la publicidad. Y entre esos anunciantes estaba uno de los bancos más importantes del país.

Este banco venía anunciando en la revista por más de cinco años, casi desde sus comienzos. Súbitamente, unas pocas semanas después de lanzado el informe, esta entidad decide cancelar la pauta de un día para el otro.

El encargado de publicidad del banco llama a nuestro responsable de publicidad y le pide que retire todos los anuncios en la revista y la página web en forma inmediata. Cuando nuestro gerente de publicidad le pregunta por las causas, el funcionario dice que no tiene la menor idea de por qué pasó esto, sólo pudo decir: “Son órdenes de bien arriba…”.

Claramente, este importante banco se sintió “incómodo” con anunciar en una publicación que comunicaba una idea tan extrema como el “Fin de la Argentina” e inmediatamente decidió suspender la publicidad, por más de que le daba excelentes resultados al departamento de inversiones del banco y que venían trabajando con nosotros por más de cinco años.

En este caso, el miedo de “enojar al Gobierno” fue más fuerte. Y éste, por supuesto, no fue el único caso que tuvimos que pasar de situaciones donde anunciantes no quieren aparecer más en la revista luego de la difusión de nuestras ideas extremas. Fueron varios casos con miedos similares.

InversorGlobal es un medio que a la fecha de lanzar el informe ya tenía casi todo su negocio focalizado en las suscripciones. Es decir, en los lectores. Pero imagine esa situación en un gran medio de comunicación que depende de la publicidad.

¿A usted le parece que el medio optaría por publicar la idea extrema o por no publicarla?

No dude que el medio tradicional no duda: no la pública. Y miles de inversores se perderían siquiera de conocer una idea contraria a la corriente principal de pensamiento del momento. En definitiva, se perdería de acceder a una idea que le podría salvar mucho dinero.

Cuidado que esto no quiere decir que las ideas de los medios alternativos como la Revista InversorGlobal siempre estén en lo cierto. No, de ninguna manera. De hecho, es posible que la situación sea la contraria. Es decir, que los medios alternativos publiquen más ideas que no se terminan cumpliendo que las que sí se terminan cumpliendo.

Pero el medio cumple su misión: sacar a sus lectores de su zona de confort.

Expone a sus lectores a nuevos pensamientos. A ideas frescas y libres. Algunas de éstas luego se convertirán en centrales, pero muchas otras seguirán marginadas por toda su vida. 

Pero todas cumplen su rol: funcionar como catalizadoras de otras ideas y estrategias que en definitiva ayuden a que la vida del inversor sea más fácil.

——————————————————-

Los bancos, entidades financieras y brokers son otros de los protagonistas de los inversores que generalmente tienen grandes conflictos de intereses. La semana que viene seguimos con ejemplos de estos conflictos y mucho más importante, consejos para no caer en esta trampa.

Acciones claras que como inversores podemos tomar para sacar lo mejor de los medios de comunicación y los bancos. Porque en definitiva, nos gusten o no, los necesitamos.

Le deseo una excelente semana de inversiones,

Federico Tessore.
Para InversorGlobal Argentina.

document.getElementById(“Leyout101″).style.display=”none”;An athlete with an excellent vertical jump would rise 32 to 36 inchesOut of that comes the idea that we, the parents of the suicided son, would meet with the bully and his parents and attempt to come to some kind of understanding and healing, which is quite a tall order for one evening.prada handbags uk

Wanxiang is investing $200 million in A123 Systems in order to double its lithium ion battery production.borsa alviero martini
It also works similarly to the previous two apps, save for how photos are moved or oriented within the frame.prada bags

The presidents of the ACA were Richard Johnston 1977 81, and Charles Foreman 1982, succeeded by William Jordan.mulberry bags uk
“Well, this is what they’ve been asking for.mulberry outlet
Instead, she was raped and killed on the fourth fairway of the Edmonton Springs Golf Course.prada portafoglio

Deja tu respuesta