La bola de cristal: Soros ve tasas altas y un euro fuerte en 2013

Casi finalizando el primer mes de 2013 empiezan a aparecer los primeros pronósticos de los gurúes respecto a los sucesos que podríamos llegar a ver en el transcurso del año. En ese sentido, inaugurando la temporada de estimaciones de los expertos, el multimillonario húngaro George Soros dio sus perspectivas.

La mira del trader, que ganó mil millones de dólares apostando a la baja de la libra en 1992, está puesta principalmente en el devenir de la política económica de Estados Unidos y en el futuro del euro.

“La economía estadounidense está mejorando a tasas galopantes y el plan de relajación cuantitativa de la Fed está ayudando, pero los inversores deberán estar atentos a una posible suba en los tipos de interés una vez que el crecimiento esté encaminado”, dijo George Soros en el en el reconocido Foro Económico Mundial de Davos. El gurú también sostiene que “esta tendencia podría darse en 2013 y ya podría haber arrancado”.

Y cruzando el Atlántico, el húngaro-americano también opinó sobre el euro y su futuro. Sostiene que hay posibilidades que la moneda única se aprecie frente a otras divisas, como por ejemplo el yen japonés. Soros se basa en que varias economías están tomando medidas radicales para depreciar sus monedas para lograr, de esa manera, estimular sus respectivas economías. En el caso de Japón, el banco central nipón inyectó un equivalente en dólares de 116 mil millones de dólares para intentar sacar a la economía del precipicio deflacionario con el que coquetea.

En septiembre de 2012 Soros había apuntado contra Alemania por fomentar la austeridad en la eurozona y agregó que la principal economía del Viejo Continente “estaba en vilo por una posible depresión en su sistema”.

Sumado a esto, el jueves pasado Soros agregó que el país teutón “hará lo mínimo para preservar el euro” y aseguró que “al menos por los próximos dos años seguirá el clima tenso en Europa”.

Dónde posicionarse

En el caso que la economía estadounidense lograra una recuperación que incite a la Fed a subir las tasas de interés, el mercado de renta fija de la primera economía del mundo podría empezar a ser más atractivo. En el último tiempo los inversores han acortado su aversión al riesgo para posicionarse en mayor medida en renta variable, aprovechando los elevados niveles de liquidez y la solidez del sector corporativo. Pero si los tipos de interés subieran, los bonos del Tesoro podrían volver a ser atractivos para el inversor, ya que se vería una mejora en sus rendimientos y una baja en sus precios, debido a que la relación rinde/precio para los títulos de deuda es inversamente proporcional. 

Deja tu respuesta