Cuatro tips vertebrales para armar una cartera de inversiones

El mundo de las inversiones presenta un sinfín de caminos para abordarlo. Diversas estrategias y variados instrumentos son algunos de los pilares que componen el mercado y que están a disposición del inversor a la hora de estructurar una cartera y capitalizar los ahorros. En ese sentido, es necesario establecer una pauta a partir de la cual se tomará las riendas de este proceso.

En ese sentido, le acercamos cuatro tips para que pueda avanzar.

Siga la corriente, no vaya contra ella

En la coyuntura vigente no es factible para los inversores saber qué tendencia seguir dentro del mercado de renta variable, ya que tras las elecciones en los Estados Unidos y los “miedos” sobre el “abismo fiscal”, los índices tocaron piso.

En ese sentido, la pregunta es qué hacer en este contexto. Hoy en día, el inversor privado tiene la alternativa de cubrir sus operaciones sacando provecho de los movimientos del mercado y de la volatilidad. Mediante diferentes herramientas de inversión, podría ver que su cartera está protegida ante caídas en los mercados o, incluso, establecer una estrategia de protección que le permita sacar grandes rendimientos a los movimientos más grandes del mercado.

Cree sus objetivos de entrada/salida y pondere el riesgo

Antes de entrar al mundo de las inversiones, al igual que en muchos aspectos de la vida, es necesario ene que tener claro dónde está y hacia dónde va. Necesita confiar en lo que está haciendo y establecer un plan de acción. Para evitar incurrir en los problemas derivados del ego y el miedo, los peores enemigos, es trascendental fijar con antelación su plan de inversión: establecer en qué niveles va a entrar, en cuales saldrá y cuánto está dispuestos a perder.

Diversifique su cartera

Seguro que alguna vez ha escuchado eso de “no poner todos los huevos en la misma canasta”. Bueno, en el mundo de inversiones pasa exactamente lo mismo. Las compañías tienen muchos factores que no pueden controlar. En este escenario lo mejor es minimizar el impacto de estas variables incontrolables, al mismo tiempo de elegir activos que no estén muy correlacionados para que, en el caso que una de esas variables tenga destino negativo, no lo encuentre con “todos los huevos en la misma canasta”.

Evite posiciones direccionales sin cobertura de riesgo

Cuando se compran acciones,  se hace en parte partiendo de la premisa de que el mercado va a subir. Pero en esta estrategia tiene sólo un 50% de posibilidades y esto se intensifica actualmente cuando el mercado puede subir o bajar. Hoy tiene la posibilidad de mermar este peligro con activos que le dan protección para minimizar pérdidas en caso de una baja. Por ejemplo, con la compra de opciones Put, siempre va a ser mejor si tiene una forma que permita no sólo protegerse, sino hasta beneficiarnos de los movimientos fuertes del mercado.

Fuente: Sala de Inversión

Deja tu respuesta