Argentina y Venezuela: un matrimonio a contramano de Latinoamérica

Nicolás Billia

InversorGlobal Argentina

En los últimos meses se ha hecho común una tendencia -en los principales medios locales- de hacer paralelismos entre Argentina y Venezuela. Por otra parte, viendo a los vecinos, hay que tener en cuenta que hace un par de meses Bolivia vivió un momento histórico: hizo su primera emisión de deuda en dólares y logró fondearse a una tasa de apenas 4,87%, a un plazo de diez años. Recientemente, se sumó Paraguay al grupo de deudores a “buena tasa”, ya que colocó 500 millones de dólares -a diez años- a una tasa de 5% anual.

Los fundamentos en los que los medios se basan para comparar a Argentina con el país de Hugo Chávez son las restricciones a las importaciones, la inflación y un tipo de cambio desdoblado con una brecha abismal.

Desde InversorGlobal fuimos más allá de la macro y buscamos similitudes entre los mercados de capitales, en la nota La “venezuelización” argentina y los mercados de valores. Allí analizamos cómo se fueron desenvolviendo ambas Bolsas en los últimos tiempos y destacamos aquellos puntos donde las variables de ambas convergían.

Pero más allá de las similitudes en cuanto a subas de precios o la imposibilidad de comprar dólares para vacacionar en Miami, el matrimonio sigue consolidando su unión en otros campos. En ese sentido, la consultora EuroMoney publicó su ranking de riesgo soberano de 2012.

En el apartado que habla sobre Latinoamérica, el primer párrafo es muy elocuente respecto al panorama actual de la región:

Latinoamérica tiene tres patrones de conducta en los países que la componen. Brasil, Chile y Colombia continuaron su ascenso de largo plazo en los rankings globales, a pesar de la baja en la demanda de alimentos de China por su desaceleración económica. El segundo grupo está compuesto por México, Perú, Uruguay y Bolivia, todos países que han emergido de las profundidades gracias a fuertes políticas administrativa y un crecimiento sostenido. Y por último, Argentina y Venezuela están atascados por sus crisis domésticas, que han causado que ambos países desciendan fuertemente en el ranking.

Argentina, con un puntaje de 33,7 unidades, cayó 17 lugares al puesto 112, al tiempo que Venezuela, cayó nueve lugares hasta el lugar 119. Mientras que en el país rioplatense no hace falta explicar las causas de su caída, el declive en Venezuela se debió a la incertidumbre política en torno a la salud de Chávez y el futuro del país bolivariano.

Siguiendo con el análisis del centro internacional de estudios, el mismo agrega que otro punto flojo es la debilidad de sus economías. “Ninguno de los dos países puede convencer a los inversores o a expertos en riesgo país de que han hecho todo para corregir la desconfianza que el mercado tiene en ellos”, remata Euromoney.

En la otra cara de la moneda, están las economías latinoamericanas que siguen apuntalando el crecimiento de la región, por ejemplo México, que se encuentra en el puesto 40, principalmente por el alto dinamismo de su comercio con Estados Unidos. En el caso de Bolivia, el país de Evo Morales subió 20 posiciones gracias a sus estadísticas macroeconómicas favorables.

Deja tu respuesta