¿Activos para capear la tormenta argentina?

Nicolás Billia

InversorGlobal Argentina

En tiempos de fuerte inflación y alta presión devaluatoria, los títulos en dólares muestran su mayor atractivo. En el último lustro, Argentina se ubicó entre los seis países donde más creció el costo de vida, con una pérdida en el valor de la moneda local que el año pasado tocó el 20%. Ante este escenario, algunos inversores locales se animaron al “riesgo argentino” y se posicionaron en bonos como el Boden 15, que desde octubre de 2012 a la fecha lleva un crecimiento de 7,8% en dólares.

Adentrándonos en el nuevo ranking que integra Argentina –el de los países con mayor inflación de los últimos cinco años-, el informe realizado por el IERAL, de la Fundación Mediterránea, utilizó para la mayoría de los países los informes de costo de vida que brinda el Fondo Monetario Internacional. Pero en el caso argentino, frente a las cuestionadas estadísticas del INDEC, implementó un promedio entre el IPC estructurado por Buenos Aires City y el del Congreso, que se arma con los datos de las consultoras privadas.

Respecto al contexto global, el informe sostiene lo siguiente:

Puede decirse que entre los años 2008 y 2012 la economía mundial creció a una tasa promedio del 1,8%, con una mediana de crecimiento del 3,1% anual,  y una tasa de inflación promedio del 3,6% anual. Respecto a los niveles de inflación, sobre un total de 186 países para los cuales el FMI recopila información, 90 países (48,4% del total) mostraron niveles de inflación promedio menores al 5% anual, 65 países (34,9% del total) una inflación entre 5% y 10% anual, 25 países (13,4% del total ) una suba de precios de entre 10% y 20% anual y sólo 6 países (3,2% del total) enfrentaron niveles inflacionarios  superiores  al  20%  anual.  Esto  es,  en el último lustro un  83% de los países del mundo mostraron una tasa de inflación anual de un dígito, mientras que sólo un 17% de los países observaron tasas de inflación de dos dígitos.

Las cifras generales parecen alentadoras, aunque es una lástima que Argentina esté incluida en el “grupo VIP” del 17% con inflación a dos dígitos. El crecimiento promedio de la tasa anual de inflación del país ha sido de 21,7% anual; este guarismo nos ubica al mismo nivel de países como el Congo, Etiopía, Bielorrusia, Sudán y Venezuela.

Sorteando una moneda débil

El Gobierno continúa en su cruzada pesificadora, pero el dólar tiene su propia hoja de ruta. Como dijimos previamente, el peso argentino se ha encarecido a un ritmo de 20% anual, sumado a que la divisa paralela ya se ubica en ARS 7,04.

En mayo La Nación publicaba:

El peso argentino se desvalorizó hasta 30% durante mayo en los países limítrofes, dado que su cotización toma como referencia la punta vendedora del dólar informal. Para conseguir  USD 1 del otro lado de la frontera los argentinos deben pagar entre ARS 6,3 y ARS 6,98.

Uno de los casos más destacados es el de Bolivia. Alexis Prieto, operador de Cambio Bonafide de La Paz, afirma que el “mercado boliviano se saturó de pesos argentinos en los últimos 30 días debido a la sobreoferta de moneda argentina y al rumor de la propagación de un mercado negro de divisas en Argentina.

Sabemos que esto no es ninguna novedad, pero es pertinente rebobinar y analizar cómo es que Argentina llegó a estar a la altura de las naciones más encarecidas como el Congo o Sudán.

En ese sentido, para escaparle al peso argentino y fortalecer la cartera en medio de un contexto inflacionario, un informe de Puente recomienda invertir en bonos soberanos en dólares regidos por legislación local –para sortear también el “efecto buitre”. Entre éstos puede apostar a un Boden 2015.

Otra alternativa interesante para dolarizarse podría ser a través de un título atado a la cotización del tipo de cambio oficial, o dollar-linked, que permite una cobertura frente a una posible devaluación. Si uno analiza a través del mercado de futuros de ROFEX, debería haber una devaluación anual de 20,6%, que sería el rendimiento del bono dollar-linked, sin contar los cupones que pueda pagar el mismo.

Sin dudas la inflación es un gran obstáculo para estructurar cualquier cartera, pero aquéllos que tengan creatividad, pero principalmente capacidad, lograrán las mejores inversiones. En ese sentido, lo invitamos a que comience, si es que todavía no lo hizo, su camino en el mundo de las finanzas a través del Programa Acelerado Para Invertir Como Un Experto de InversorGlobal.

Deja tu respuesta