YPF emitirá deuda por 50 millones de pesos, ¿oportunidad de inversión o riesgo inaceptable?

Nicolás Billia

Los planes de Miguel Galuccio, CEO de YPF, para poder financiar el ambicioso proyecto de inversión en hidrocarburos siguen su marcha. La Comisión Nacional de Valores (CNV) informó que la petrolera argentina emitirá, el 11 de diciembre, Obligaciones Negociables (ONs) por 50 millones de pesos con posibilidad de ampliación a 150 millones de pesos.

Con un cupón que devengará un 19% anual, la novedad de este título es que apunta principalmente a inversores minoristas. El monto inicial para ingresar a la ON será de ARS 1.000 y el máximo será de ARS 250 mil. Con la tasa Badlar en 13,73% (tasa anual para plazos fijos a 30 días superiores a un millón de pesos), a primera vista parecerían una alternativa tentadora para aquállos que buscan renta antes que sofisticación en los instrumentos.

En cuanto a los requisitos para ingresar a esta emisión, las condiciones no son para nada complejas. Los interesados simplemente deberán poseer alguna cuenta en las entidades colocadoras. Éstas son: Banco Galicia, Provincia, de Crédito y Securitización, Hipotecario, Macro, Santander Río, BBVA Francés, Nación Bursátil y Credicoop.

En este último tiempo la petrolera ha tenido serios problemas para financiarse, por lo que esto ha llevado al Gobierno a acudir a los fondos de jubilación de la ANSES o a utilizar la nueva medida que obliga a las aseguradoras a invertir en este tipo de sectores. En ese sentido, El Cronista publicaba el 13 de septiembre de 2012:

Si bien el músculo para sostener la primera emisión de deuda de la YPF estatizada lo puso la ANSeS, en el sector financiero nadie quiso correr el riesgo de no salir en la foto. La petrolera tomó deuda por AR$ 1.500 millones, dos tercios de ellos aportados por el ente previsional y el resto por más de mil inversores entre los que se cuentan aseguradoras, fondos comunes de inversión y particulares.

Un punto que puede verse como positivo es el anuncio de Carlos Bulgheroni, principal accionista del holding Bridas y de Pan American Energy. El CEO adelantó que su firma llevará a cabo una inversión multimillonaria, en conjunto con YPF, para explotar nuevos pozos de hidrocarburos. Si bien la cifra no fue esclarecida en el momento del anuncio, el empresario le comentó a El Cronista que la cifra superaría los 500 millones de dólares.

YPF desde la estatización y el fallo de Griesa

Desde el momento de la estatización, el 16 de abril, la acción lleva una baja acumulada de 34%, aunque se encuentra 13% al alza respecto al mínimo anual de ARS 66,5. Y no hay que olvidar que, por cuestiones burocráticas, Carlos Slim quedó como poseedor de alrededor del 8% de la compañía cuando ésta tocó piso. El trasfondo es que el mexicano había sido unos de los capitalistas del Grupo Eskenazi cuando éste quedó en dominio del 25% de la compañía. En principio la premisa era que el holding fuera pagando con los dividendos de la compañía. Luego de la expropiación, el desembolso de utilidades quedó anulado, y Eskenazi no cumplió con su pago a Slim y a los bancos que lo habían financiado en su momento. Como en el contrato había una cláusula que le permitía a los acreedores ejecutar las acciones en caso de impago, Slim aplicó la misma y se quedo con el 8% de la compañía. Horas después del hecho, el magnate mexicano sostuvo: “siempre quise entrar a YPF pero a un precio barato y ahora es el momento exacto”.

En el último tiempo otro factor que influyó no sólo en la performance de YPF, sino en toda la Bolsa argentina, fue el conflicto con los fondos buitre y las idas y vueltas con el juez neoyorquino Thomas Griesa. Frente al miedo de que Argentina cayera en default por un impago del Cupón PBI, los bonos y las acciones empezaron a caer. No obstante, cuando la Corte de Apelaciones acató el pedido de No Innovar –que obligaba a Argentina a depositar los 1.330 millones de dólares litigados hasta que se resolviera el juicio-, los títulos argentinos pegaron un salto agresivo.

Si el fallo de Griesa hubiese sido definitorio, la debacle en los bonos soberanos habría generado un efecto contagio en los corporativos, e YPF no iba a ser la excepción.

Si bien muchos cambios se están dando en la petrolera estatal, la apuesta contiene un gran riesgo. Si lo que usted quiere es eludir el riesgo argentino, le recomendamos que se suscriba a nuestros tradicionales Reportes de Crisis & Oportunidad.

Deja tu respuesta