Sólo negociar con la pistola en la cabeza

Federico Tessore

Reportando desde Miami, Estados Unidos.

Zafamos a último momento. Estábamos por caer al precipicio, y en el último instante llegó una mano salvadora. El problema es que si bien esa mano salvadora nos sigue sujetando, el abismo sigue en el mismo lugar. Y nosotros seguimos al lado de ese abismo. Por lo tanto, si la mano “salvadora” se cansa de sujetarnos, allí estará el precipicio nuevamente…

Es decir, el Estado argentino ganó tiempo para no entrar nuevamente en default. Pero el riesgo no desapareció ni mucho menos, como relataba el diario La Nación el pasado jueves:

     Sin referirse a la cuestión de fondo, la decisión de ayer del tribunal de segunda instancia parece ser un freno a la dureza del juez Thomas Griesa, que la semana pasada había ordenado a la Argentina el pago a los holdouts (bonistas y “fondos buitre” que no adhirieron a los canjes de 2005 y 2010), de una sola vez, de USD 1.333 millones más intereses. Si la Argentina no cumplía con ese pago iba a incurrir en lo que se denomina “default técnico”. Ante ese riesgo, Lorenzino había anunciado anteayer la disposición a reabrir el canje para incluir a los holdouts, posibilidad que el Gobierno había rechazado enfáticamente.

     En un fallo que provocó una inmediata reacción positiva en la cotización de los bonos de deuda argentinos, el tribunal norteamericano dispuso que la orden de Griesa “quede en suspenso, pendiente de una orden posterior de esta Corte” y que a fines de diciembre el Gobierno argentino presente una propuesta para resolver el pleito.

    El abogado del estudio Garrido, Eugenio Bruno, interpretó con equilibrio la decisión de ayer. “Significa que la Cámara de Apelaciones necesita más tiempo y por lo tanto es una victoria procesal para la Argentina, porque le saca la urgencia. De hecho, hay bonos a pagar hasta 2038 en Nueva York y por lo tanto no hay peligro, como advertían los demandantes, si la sentencia se demora.”

     Así, la Argentina no tendrá necesidad de conformar una cuenta testigo con el dinero para los holdouts, mientras la Cámara de Apelaciones revisa los argumentos de las partes. Cabe recordar, sin embargo, que este tribunal que ayer brindó las buenas noticias fue el mismo que el 26 de octubre determinó la derrota de la Argentina en la cuestión de fondo, es decir, que le ordenó al país pagarles a los acreedores en default y que dejó en manos de Griesa la fórmula para hacerlo.

     Por esta razón, Bruno aclaró que “el fallo de la Cámara no cambia nada, sino que hay un diferimiento en su ejecución y hasta podría ratificar la fórmula de pago de Griesa.”

En definitiva, el Gobierno argentino sólo ganó tiempo. ¿Tiempo para qué? Bueno, finalmente -y después de negarse por años-, tiempo para negociar. El mismo ministro de Economía que declaraba enfáticamente, y muy enojado, que nunca en la vida Argentina iba a negociar con los bonistas que no entraron al canje, ahora dice lo siguiente:

     Una propuesta que traslade a los bonistas que no entraron al canje las condiciones del canje de 2010 iría en línea con los antecedentes de nuestro país y sería pasible de ser debatida en el Congreso.

Recién ahora que el país tenía “la pistola en la cabeza”, el ministro de Economía tomó en serio el pleito y ofreció una solución, que puede no ser la deseada por los acreedores, pero que por lo menos lo convierte en una persona normal que admite el diálogo, que acepta la negociación. Como hacen todas las personas y países racionales del mundo.

Lo que es difícil de entender es por qué el país espera a este punto para negociar. No se entiende cuál es la lógica de insultar y degradar a los bonistas que no entraron al canje durante muchos años, y cuando están por ejecutar la sentencia, deciden sentarse en la mesa.

Esto no sólo nos deja en una posición negociadora mucho más débil (la justicia del país del norte sigue dándoles la razón a los bonistas que no entraron al canje), sino que además nos obliga a pagar todos los costos que tenemos que pagar como país al haber estado a punto de un nuevo default.

Pero nuestros gobernantes actuales son así. Todo es a la fuerza, todo es a lo bestia. Guste o no guste.

Como inversores debemos tomar nota de esta novela de la deuda argentina y las estrategias implementadas por el Estado, ya que pase lo que pase, se vienen meses de enorme volatilidad. Es decir, de subas y bajas bruscas en los precios de las acciones y bonos argentinos. Aquéllos a quienes les gusta especular, adelante, tendrán una oportunidad enorme frente a ellos.

Pero a quienes les gusta invertir a mediano plazo, que no quieren arriesgar en forma innecesaria los ahorros de su familia, deberían evitar el mercado argentino a partir de ahora. Salvo que usted pueda soportar que sus ahorros un día suban 20% pero al día siguiente bajen otro 20%, busque otras herramientas.

Lo paradójico es que el mundo de las finanzas de una nación se une perfectamente con el de las finanzas personales. ¿Cómo?

Bueno, hay varios inversores individuales, me refiero a personas con ahorros, que hacen lo mismo que el Gobierno argentino. ¿Qué implica esto?

Que sólo piensan en organizar sus finanzas una vez que no tienen otra opción, generalmente cuando su principal fuente de ingreso -un trabajo, negocio o empresa- desaparece de un día para el otro; o porque ya están superando los 60 años, la edad de retiro se acerca y nunca se pusieron a pensar cómo iban a vivir cuando estuvieran jubilados.

Más allá de eso, el denominador común es que no piensan en sus inversiones hasta que no tienen alternativa. Y como vimos que esta estrategia tiene muy malos resultados para un país, también los tiene para las finanzas personales de cualquiera de ustedes.

Desde InversorGlobal estamos comprometidos con transmitir la importancia de esto. Tanto a través de la Revista InversorGlobal y sus cursos online que ofrecemos a través del IG Learning Center, como del Programa Acerado para Invertir como un Experto -donde 10 de las 40 clases de este programa están dedicadas a la importancia de las finanzas personales- intentamos acercar este mundo a la gente.

Si usted no empezó aún a ocuparse, hágalo hoy mismo. Lo peor que puede hacer es replicar la estrategia de nuestro poco profesional ministro de Economía…

Algunos pensamientos adicionales

Unas semanas atrás lanzamos desde InversorGlobal un nuevo servicio focalizado en Chile. Será muy similar a este newsletter semanal que está leyendo hoy, con la diferencia de que estará destinado a los inversores chilenos. Por lo tanto, incluiremos notas y opiniones sobre lo que está pasando allí.

Si bien Chile está muy cerca de Argentina, donde tenemos nuestra oficina principal, hoy existen varios factores que alejan mucho más a los dos países. Argentina se convirtió en una de las naciones con menor libertad económica del mundo y Chile está hoy en el otro extremo: es uno de los países más libres del mundo, económicamente hablando.

No sólo nos separa la cordillera, sino también una ideología y una forma de manejar la economía y las finanzas de un Estado totalmente distintas. Sin duda, se trata de un desafío doble para nosotros, no sólo porque es otro país, sino también porque los contextos son totalmente diferentes.

Pero no tengo duda de que el equipo liderado por Felipe Ramírez podrá acercar nuestra forma independiente, y libre de conflictos de intereses, de interpretar la realidad económica de los países.

A todos los lectores chilenos que nos acompañan en esta versión del newsletterargentino los invitamos a registrarse a la nueva versión. Sólo tiene que ir a nuestra página web, incluir la dirección de e-mail en la casilla de registración al newsletter y marcar a Chile como el país de origen. Así comenzará a recibir todos los martes y sábados la edición chilena de InversorGlobal.

A los lectores del resto de América Latina les pido paciencia, ya que muy pronto estaremos desembarcando en otros países de nuestro continente. Iremos informando de las novedades en esta columna semanal.

Como verá, no sólo creemos que como inversores debemos diversificar nuestras inversiones. También creemos que como organización es de fundamental importancia diversificarnos geográficamente.

Las crisis esconden oportunidades y no tenga duda de que la diversificación de nuestras inversiones y negocios es una de ellas.

Le deseo un muy buen fin de semana,

Federico Tessore
Para InversorGlobal Argentina

Deja tu respuesta