Moody’s da su visto bueno al recargo en las tarifas de servicios

Nicolás Billia

La semana pasada el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) y el Ente Nacional Regulador del Gas (ENARGAS) anunciaron que habrá recargos en las tarifas de luz y gas para los usuarios de estos servicios.

Frente a esto, la calificadora de riesgo Moody’s publicó en un comunicado de prensa que “estos incrementos impulsaran los deprimidos ingresos de las empresas eléctricas y aumentarán su flujo de caja”. En ese sentido apunta que “el recargo es crediticiamente positivo para las empresas de servicios porque las ayudará a enfrentar sus gastos de capital”.

Esta medida, anunciada el 27 de noviembre, consiste en que para el servicio de luz el rango de recargo podrá ir de ARS 4 para usuarios de bajo consumo hasta ARS 300 para comerciales y grandes empresas. También habrá un aumento en la tarifa de entre 22% y 37% para el sector industrial, según el grado de consumo energético. Dos días después fue anunciada la medida para el uso del gas. En ese sentido, ENARGAS anunció que también variará según nivel de consumo y la categoría del usuario; el mismo podría ir de los ARS4 alos ARS 2.000.

Las empresas que entrarán dentro de la reforma tarifaria son Edenor, con calificación “Caa1” y perspectiva negativa por parte de Moody’s; Metrogas, con nota crediticia de “Caa3” y perspectiva negativa; Gas Natural Ban, calificación “B3” y perspectiva negativa; y Camuzzi Gas Pampeana, con nota “B3” y perspectiva negativa.

“Aunque las compañías deberán usar el flujo de caja potencial para gastos de capital, sin duda tendrán más flexibilidad financiera, debido a que actualmente sufren presión en ese campo, en un contexto de tarifas congeladas y alta inflación”, sostiene Daniela Cuan, la analista de Moody’s que realizó el informe.

Otro aspecto positivo al que apunta la calificadora es que este recargo podría ser el punto de partida que abra las puertas para renegociar las tarifas, lo cual no sucede desde hace más de cinco años. No obstante, en términos de los fundamentos, la postura de la calificadora continúa rígida, ya que aún no hay una hoja de ruta clara del sector que haga pensar que habrá un proceso de reforma tarifaria, que ayude a estas firmas a acotar costos de manera efectiva.

Las acciones de las empresas que están incluidas en los recargos han sido vapuleadas por el mercado en el último tiempo por estas cuestiones. Estando todas en precios con un alto nivel de descuento, este momento podría llegar a ser una buena oportunidad para posicionarse frente a la posibilidad de un refresh profundo de las tarifas.

No obstante, se trata de una operación de gran riesgo que usted deberá analizar bien, si es que le interesa el sector.

Deja tu respuesta