El giro natural de los precios inmobiliarios

Federico Tessore

Director Ejecutivo de InversorGlobal

La actividad de este sector ha destruido en la Argentina durante el último año. Si bien aún los precios no han bajado en forma generalizada, la cantidad de operaciones de compra-venta se desplomó. Veamos cómo puede seguir la película de este tradicional refugio de los ahorros de los argentinos.

 Todo comenzó en noviembre del año 2011 cuando el Gobierno decidió limitar el mercado de compraventa de dólares. Y todo se profundizó aún más cuando empezó la “batalla cultural” para combatir el uso del dólar en las transacciones inmobiliarias.

El golpe inicialmente suave terminó siendo mortal. Era el dólar la moneda utilizada por varias décadas en el mercado inmobiliario argentino y entender por qué es muy fácil.

Las monedas argentinas pasan por crisis recurrentes que terminan en una fuerte pérdida de valor. Por lo tanto, nadie quiere cambiar “ladrillos” por un papel que no vale nada. Este pensamiento no es de izquierda ni de derecha, es de simple sentido común.

Por ello el dólar funcionaba como una solución. Y desde el momento en que el Gobierno decide prohibir el dólar, el mercado inmobiliario se queda sin una moneda para intercambiar bienes. No sólo nadie quiere cambiar un inmueble por pesos, sino también los que tienen dólares, que ahora es un bien escaso, no los quieren dar a cambio de nada.

Hasta ahora todas consecuencias lógicas que cualquier gobernante podría haber imaginado al momento de tomar las medidas de restricción cambiaria. O a ningún funcionario le importaron, o tenemos funcionarios muy limitados…

Hoy la situación del mercado es “extraña”. Por un lado, la cantidad de transacciones bajó dramáticamente. Pero por otro lado, aún no se ve una caída generalizada en los precios de los inmuebles. ¿Qué tanto cayó la actividad? Veamos esta explicación de la consultora Reporte Inmobiliario:

El relevamiento del Colegio de Escribanos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires de actos escriturales arrojó en septiembre de 2012 una contracción de 47% respecto del nivel de un año atrás, al totalizar 3.247 compraventas de viviendas, el nivel más bajo de la serie que se inicia en 1998 para ese mes.

El monto de las operaciones descendió a $1.481,1 millones, 43,6% inferior al que había registrado un año antes y fue equivalente a USD 317,1 millones al tipo de cambio que informa el Banco Central. En ese caso representó una declinación de 49,2% interanual.

Resultados claros

No hay que darle vueltas, la actividad se redujo a la mitad durante el último mes de septiembre. Y la pregunta que surge es qué puede pasar con las operaciones de aquí en más. ¿Qué pasará con los precios?

Si quieres seguir analizando la nota del Director de la Revista Inversor Global, puedes seguir leyendo haciendo click acá. Si no estás suscrito a revista InversorGlobal, puedes hacerlo a través de un click acá.

Deja tu respuesta