“El 45% de los empleadores de Argentina tiene problemas para cubrir puestos clave”

De acuerdo con un informe elaborado por la consultora, existe una escasez de talentos con capacidad para ocupar puestos específicos.  A nivel mundial, los empleadores que más problemas tienen para conseguir a las personas correctas son los de Japón (81%), Brasil (71%), Bulgaria (51%), Australia (50%), Estados Unidos (49%), India (48%), Nueva Zelanda (48%), Taiwán (47%), Panamá (47%), Rumania (45%) y Argentina (45%).

Entrevistamos a Alfredo Fagalde, directivo de Manpower Group Argentina, para descubrir si estos problemas a los que se enfrentan los departamentos de Recursos Humanos del país tienen que ver con el nivel de inversión de las empresas, los programas educativos de las universidades o es simplemente eco de una tendencia mundial.

¿Cuáles considera que son las principales causas de la escasez de personal capacitado?

El 46% alega una falta de competencias técnicas o habilidades duras. Es una cifra bastante alta, ya que son diez puntos porcentuales más que la región y trece más que el resto del mundo (en promedio). Hay falta de postulantes disponibles para algunas posiciones. Un problema son los ingenieros, ya que, ante la necesidad de incorporación de éstos, no hay suficientes. En cuanto a habilidades duras, se hace referencia a técnicos u oficios calificados. Por último aparece la cuestión de la falta de experiencia, ya que hay postulantes que cumplen los requerimientos pero sin la adecuada experiencia. En algunos casos también faltan habilidades blandas (motivación, adaptación y trabajo en equipo) que también tienen que ver con algunas de las profesiones más complicadas de conseguir por las empresas.

¿Por qué cree que es moneda corriente la falta de ingenieros y técnicos en gran parte de Latinoamérica?

El caso de los ingenieros está segundo en el ranking a nivel global, segundo en la región y segundo en la Argentina, así que evidentemente es un problema mundial. Por el lado de Argentina, creo que hay menos de los que el mercado necesita. No hay suficiente gente que siga la carrera de Ingeniería como el desarrollo de la economía del país requiere. Tiene que ver con los estímulos y las experiencias para elegir las carreras en el colegio secundario. En cuanto a los técnicos, el tema está relacionado a la falta de competencias técnicas o requeridas por la posición. No es sólo un tema de cantidad de técnicos sino también de capacidades. Hay falencias entre los técnicos que hay y los requerimientos que tienen las empresas. En conclusión, el tema de ingenieros es una cuestión de cantidad y no de calidad y en técnicos es al revés.

¿Qué opinión tiene del nivel del sector educativo actualmente?

Por lo que se sabe oficialmente, la calidad de educación se va reduciendo significativamente y creo que eso puede estar pasando en general. Por otra parte, la inclinación hacia las carreras duras también es menor a la esperada. Hay intuiciones por parte del mercado para reforzar el cuerpo docente en general, de tal manera de hacer más atractivas las materias vinculadas a este tipo de materias. A nivel general el nivel educación tiene un cierto deterioro respecto a años anteriores en Argentina, independientemente de la evolución del mercado laboral. Las empresas para competir necesitan gente cada vez más capacitada, por ejemplo, a nivel tecnología. Esto genera una brecha entre la oferta laboral y la necesidad de las compañías. Hay países como Japón y Estados Unidos que tienen altos niveles de empresarios que presentan dificultades para cubrir puestos clave. Es una tendencia que se está globalizando.  

Teniendo en cuenta el alto nivel de competencia que hay a nivel académico ¿cree que es fundamental no poner un freno a la incorporación de nuevos conocimientos?

Creo que es fundamental tener predisposición a ampliar los conocimientos de manera permanente, ya sea a partir de la misma carrera que uno elige, en cuestiones específicas de un trabajo o estudiando otras carreras. Lo que veo en nuestro caso es que todavía no hay un análisis al momento de decidir las carreras, tanto de los adolescentes como de sus familias, respecto a las posibilidades de acceso al mercado laboral que tendrá abordando una determinada carrera. No se tiene todo en cuenta en ese primer análisis. Uno predomina la vocación y no las oportunidades laborales. Esto obliga en algunos casos a tener que iniciar otra carrera que dé mayores posibilidades de ingreso al mercado de trabajo. Hay que poner énfasis en el aprovechamiento de los recursos para mejorar esta cuestión.

¿Cuáles son las carreras que más demanda laboral tienen en Argentina?

Las carreras son las de siempre: ingeniería, tecnologías de la información y últimamente personal contable y de finanzas con buena formación. No digo que todo el mundo debe seguir ingeniería porque no debe ser así, pero estas carreras sin duda presentan una buena salida laboral.

¿Qué condiciones habría que generar para que no se fuguen más talentos?

Es un fenómeno que está ocurriendo en todos lados. Es difícil de pretender parar, porque hay un estándar establecido que ese tipo de experiencias dan valor agregado a nuestra formación. Creo que más que un problema para la región latinoamericana es uno para los desarrollados. Creo que vienen más a Latinoamérica desde los industrializados que al revés en estos momentos. Cada vez hay más profesionales jóvenes, de Europa particularmente, que les interesa hacer una práctica laboral en la región por cómo está la cuestión económica respecto a los países centrales. Se han hecho experiencias para repatriar a personal especializado en tecnologías de la información, más precisamente acciones público-privadas, por las cuales volvió bastante gente al mercado laboral. No creo que esto sea uno de los problemas más serios para apalear, sino que lo que ocurre es que hay falencias de formación y/o capacitación.

¿Cayó la inversión de las empresas en capital humano?

No creo que haya caído en forma significativa. Cuando les preguntamos a las empresas que piensan hacer para superar la escasez de talentos, a nivel mundial el 25% de las firmas dicen que van a brindar más capacitación y desarrollo al personal existente. En América esta cifra es de 37% y en Argentina específicamente de 42%. Esto lo hacen para ver si los pueden mover de puestos dándoles capacitación adicional. Lo que aparece en segundo lugar es, tomar las personas con las habilidades que posea y completarles la capacitación en el puesto de trabajo: hay un 18% de las empresas que están implementando eso. 

Deja tu respuesta