Apple podría perder la corona

Éste parecía que iba a ser el año de Apple, por la fuerte escalada que venía teniendo su acción. En septiembre tocaba un pico histórico de 700 dólares y los analistas presagiaban que incluso, en ese valor, la firma todavía tenía margen para seguir creciendo. Ya a principios de año empezaba a romper récords, superando en enero a Exxon Mobil como la empresa con mayor capitalización bursátil del mundo.

Pero la lluvia empezó a caer y el sol a esconderse. Desde el pico de 700 dólares la acción cayó 22%, a pesar de los grandes éxitos de venta que tuvo la empresa en iPhones y iPads. La razón de esto es que, a pesar del frenesí de los consumidores, los nuevos dispositivos de la compañía no lograron impactar a los analistas.

No obstante, a pesar de esto, la acción lleva una ganancia acumulada en 2012 de 32%, contra un 10% del S&P 500 y un 5,46% del Dow Jones.

Volviendo al tema de la batalla con Exxon para determinar cuál es la empresa más grande del mundo, el valor de mercado de la manzana aún está un 20% por encima de la petrolera. Esto muestra que la brecha se ha acortado considerablemente, por lo que las preguntas son si Apple seguirá dominando en 2013 y si podrá alcanzar nuevamente los 700 dólares o incluso sobrepasarlos.

“Si uno piensa que una caída aún más profunda de Apple no puede darse, claramente no ha prestado atención”, remata Anders Bylund, columnista de The Motley Fool. A esto agrega que “los gigantes se caen todo el tiempo e incluso Exxon ha sido alcanzado por firmas como Microsoft o General Electric en la última década”.

En el caso de Microsoft, la empresa de Bill Gates superó a la petrolera cuando el mercado estaba en pleno auge de la burbuja puntocom, donde las acciones de las empresas tecnológicas subían frenéticamente. Y en el último tiempo la firma podría haber retomado ese puesto significativo en la lucha de las blue chips –empresas de gran capitalización-, pero sus fallidos movimientos y algunos productos como el Windows Vista lo impidieron. No obstante, se espera que con el nuevo Windows 8 y su incursión en el mercado de tablets y smartphones la firma pueda volver a los buenos rendimientos.

Apple –por su parte- se ha encargado de lanzar nuevas generaciones de su iPhone, estrategia que hasta no hace mucho le servía. No obstante, con un mercado de smartphones y tablets al borde de la saturación, la empresa tiene que dar un golpe de timón y pensar nuevos movimientos para no caer en la monotonía. Y para que Exxon no aceche su castillo, será clave seguir el devenir del precio del petróleo para 2013.

Apple sigue siendo una empresa de gran envergadura, pero será trascendental que no se confíe. Si la llave de su éxito ha sido la innovación, en estos momentos de abundancia tecnológica es fundamental que sea más creativa que nunca.

 

Deja tu respuesta