2.Copy this filter into functions.php of your child theme. add_filter( 'amp_post_template_file', 'amp_set_cutome_style_path', 10, 3 ); // Setting custom stylesheet function amp_set_cutome_style_path( $file, $type, $post ) { if ( 'style' === $type ) { $file = dirname( __FILE__ ) . '/amp/style.php'; } return $file; } Acusan al Deutsche Bank de “maquillar” datos | Inversor Global

Acusan al Deutsche Bank de “maquillar” datos

Los coletazos del estallido inmobiliario que tuvo lugar en Estados Unidos en 2007 siguen vigentes en la coyuntura económica actual. Paralelamente, surgen nuevos indicios de que algunas entidades bancarias podrían haber escondido pérdidas durante lo peor de la crisis para evitar una espiralización de la misma.

El crecimiento mundial continúa inestable y muchos países no logran recuperarse de lo que fue, hasta el momento, la peor crisis económica-financiera desde la Gran Depresión del 30.

En los momentos más complicados de este proceso se temió lo peor. La probabilidad de una crisis sistémica era muy elevada, y la acción coordinada entre los bancos centrales globales y los tesoros de los países económicamente más relevantes fue eficaz para prevenir un desastre.

El sector más dañado de la crisis resultó ser el bancario, donde las entidades tenían una gran exposición a hipotecas de muy baja calidad, denominadas subprime, las cuales colapsaron por completo cuando comenzó la debacle de precios de las propiedades.

Cinco años después, con el sistema financiero mundial más estabilizado, aunque comenzaron a salir a la luz algunas situaciones que pueden sentar un muy mal precedente para el futuro.

En marzo de este año, Greg Smith, directivo de Goldman Sachs en Londres, renunció a su cargo luego de trabajar 12 años para la entidad. No se trató de una renuncia más, ya que Greg reveló una carta pública donde acusó a la plana mayor de la entidad de haber “perdida la cultura de la firma y estar moralmente arruinados” al manipular las inversiones de sus clientes.

Yendo más allá, el funcionario saliente señaló que en repetidas veces se referían a los principales clientes como “títeres”, incluso en correos electrónicos que tenían circulación interna.

 Esta carta pública erosionó la imagen de la entidad bancaria y le costó una caída de 5% en el precio de la acción.

El último miércoles 5 de diciembre, Deutsche Bank, uno de los principales bancos de Alemania, fue el que estuvo en el centro de la tormenta. El prestigioso diario inglés Financial Times señaló que la firma alemana manipuló la valuación de instrumentos derivados que tenía en su portafolio durante la crisis de manera tal de esconder pérdidas por USD 12 mil millones, situación que hubiese llevado a Deutsche Bank a solicitar ayuda financiera al Tesoro alemán.

Si bien el vocero de la entidad, Ronald Weichert, salió a desmentir  categóricamente la acusación, el debate ha tomado trascendencia nuevamente: ¿son confiables los balances presentados por las compañías cotizantes o hay una connivencia con las firmas auditoras para esconder los potenciales peligros?

Un paso en falso en ese sentido podría deteriorar la ya minada confianza de muchos inversores sobre el sistema financiero en general y los bancos en particular.

¿Estaremos en presencia de una potencial burbuja a punto de explotar o será un caso aislado que quedará grabado como una anécdota para contar a las próximas generaciones?

Deja tu respuesta