Una manera poco conocida para invertir en oro

Las cuantiosas emisiones monetarias que están llevando a cabo los grandes bancos centrales del mundo plantean la interrogante acerca de cuándo podría venirse un rally agresivo del oro. En el mercado se sabe que cuando se sospecha que el valor de una determinada moneda se deprecia por emisión y, consecuentemente, por inflación, los inversores se vuelcan a los metales, en especial el dorado.

El World Gold Council (WGC) publicó un informe en el que establecía que el oro podría bajar los costos de fondeo de las economías de la moneda única, si se lo pusiera como colateral de sus respectivos bonos. La Eurozona hoy ostenta unas 10 mil toneladas de oro en reservas distribuidas entre los bancos centrales de los 17 países miembro. Sin duda, se han beneficiado con la apreciación sin precedentes que ha tenido el metal amarillo en la última década.

El informe prosigue con la premisa de que la Comisión Europea ha realizado un paper reciente en el que propone la alternativa de Bonos de Estabilidad, que actúen como una especie de título integral de todas las naciones de la Eurozona, y la garantía de éstos sería nada menos que oro.

“Un bono respaldado por oro podría ser una alternativa creíble y atractiva que reduciría los costos de fondeo para la Eurozona a márgenes sustentables y serviría para reforzar las credenciales del oro como el único activo de resguardo de capital”, remató el informe de WGC.

Si uno analiza sabrá que siempre cualquier activo que se toma como colateral de un bono corre riesgos, aunque sean mínimos. Y según WGC, “el oro no presenta peligros, ya que mantiene su valor intrínseco y no se desvaloriza frente a una corriente inflacionaria o a un default de un país determinado”.

Una alternativa “tapada” para invertir en oro

El mercado suele centrarse en cuatro alternativas para apostar a este metal: onza física, empresas mineras y ETFs, además de la posibilidad de acceder a través de futuros a una apuesta en el precio del oro.

Los fundamentos de la onza no necesitan explicación, y menos los de los ETFs y los de los futuros, ya que su performance surge del rendimiento de la barra de oro. Respecto a las empresas mineras, uno presupone que si el precio de la onza sube, estas firmas tendrán más ganancias y por ende atraerán más accionistas, haciendo crecer el precio de sus papeles. No obstante, esta correlación hace tiempo que ha quedado desfasada, principalmente por los altos costos operativos que implica la explotación del oro. De todas formas sigue siendo un negocio con potencial: los ratios precio/ganancias de las firmas están en rangos bajos y el mercado espera agazapado un rally del oro, que podría hacer explotar a las acciones mineras.

En ese sentido, le acercamos un camino intermedio entre las empresas mineras propiamente dichas y la onza física de oro: firmas de regalías de oro.

Construir y explotar minas es una actividad costosa y las empresas mineras son reticentes a pedir préstamos a los bancos por las severas restricciones que éstos imponen a la hora de facilitar créditos. A partir de esto es que accede a empresas de regalías de oro, que serían una suerte de inversores institucionales.

Y estas firmas tienen dos maneras de participar en el negocio. La primera opción es que estas compañías le faciliten el dinero a cambio de un porcentaje de las ventas generada por el oro producido. Es decir, financian un proyecto de explotación a cambio de un 5% de los ingresos totales por el trabajo en una determinada mina. A 1.700 dólares la onza, si la producción es de 50 mil onzas, el 5% de esto le dejará al capitalista del proyecto un equivalente a 4,25 millones de dólares.

Otra alternativa es que la empresa de regalías acuerde con el productor para comprarle un porcentaje del oro extraído a un precio predeterminado en un contrato. En ese sentido, si una empresa arregla para comprar 10 mil onzas a un precio de 400 dólares -a  un precio de mercado de 1.700 dólares- la ganancia para esta empresa será de 13 millones de dólares. Es decir, es lo que ganaría por vender 10 mil onzas a 1.700 dólares en el mercado luego de comprarlas a 400 dólares.

Dos empresas interesantes para invertir en esta rama del negocio de oro son Royal Gold (RGLD), que lleva una suba de 20% en 2012 y Sandstorm Gold (SAND), que en lo que va del año acumuló una suba de 102%.

Pero si quiere profundizar en las opciones de inversión descriptas al principio de la nota, lo invitamos a leer Siguiendo el camino amarillo: Todo lo que hay que saber para invertir en oro, la nota de tapa de agosto de Revista Inversor Global.

Deja tu respuesta