Una empresa sólida (y muy barata) para invertir

Esta semana no ha sido pródiga en buenas noticias. Desde el lado de la eurozona, la región de la moneda única entró en recesión técnica luego de que su producto bruto interno cayera dos trimestres consecutivos. En el tercer trimestre del año la economía europea se contrajo 0,1% entre julio y septiembre, luego de haber registrado ya una caída del 0,2% en el periodo inmediatamente anterior.

En Estados Unidos se anunció que el Tesoro de la primera economía del mundo arrancará con un déficit operativo de 120 mil millones de dólares,  que en 2013 podría llegar al billón de dólares. El Departamento del Tesoro dijo que el déficit en octubre fue 22% respecto al mismo período en 2011. De todas formas hay que resaltar que en el décimo mes del año pasado, el pago de servicios de interés de algunas deudas le permitió reducir la deuda total, por lo que eso hizo que la brecha con el déficit actual se amplíe.

Y frente a este contexto turbulento a nivel macroeconómico es fundamental refugiarse en activos seguros, que ofrezcan resistencia frente a los vaivenes de los mercados.

Y no vendremos a recomendar oro, el activo que por antonomasia se ha transformado en el búnker de los inversores a la hora de proteger su capital, sino la acción de una empresa sólida que está subvaluada por el mercado.

VF, una empresa que gana con el poder de sus marcas

Antes de hablar de los fundamentales financieros en los que se basa VF para ser una empresa con potencial, es pertinente mencionar en qué consiste su negocio. VF es una firma con presencia a nivel global que posee una cartera de 35 marcas reconocidas de ropa. En sus filas tiene nombres como Lee, JanSport, Wrangler, The North Face, Reef, Vans y Timberland, marcas que son fuertes en sus segmentos.

Esta empresa, fundada en 1899, tuvo ventas totales por 9.500 millones de dólares al finalizar el ejercicio 2011, a través de concesiones, ventas propias y adquisiciones. En 2012 la firma tuvo aumentos de 15% en sus ingresos para el trimestre finalizado el 30 de septiembre respecto al mismo período en 2011. Y las ganancias no se quedaron atrás, con una mejora interanual de 28%.

Otro punto atractivo son sus dividendos. La empresa declaró en el último ejercicio un incremento de 21% en el desembolso de utilidades por acción, desde 0,72 dólares hasta 0,84 dólares por papel.

Y desde un punto de vista fundamental presenta buenos retornos. VF tiene un ROA (retorno sobre activos) de 9,97% contra 8,87% del sector, un ROE (retorno sobre patrimonio neto) de 21,5% contra 9,9% del sector en promedio y por último, y muy importante, es que está poco endeudada y tiene saneado su balance ya que presenta un ratio deuda/patrimonio neto de apenas 0,52 veces.  Y respecto a su ratio precio/ganancias, la acción está en 17 veces, lo que denotaría que el papel está barato.

Si invierte en esta empresa, seguramente empezará a comprar más zapatillas Reef o Vans, o varios jeans en Wrangler o Lee.