¿Un mercado sin Bernanke?

En el mundo de las inversiones, la política juega un rol muy importante. En el caso de las próximas elecciones presidenciales en Estados Unidos, algunos analistas de mercado apuestan a una victoria al candidato republicano Mitt Romney, que pretende un cambio de enfoque de la Reserva Federal (Fed) y en un empuje a la industria energética del país.

En una entrevista a un medio de comunicación estadounidense, Romney  indicó que una de sus primeras decisiones como mandatario será la de nombrar a otra persona al frente de la Fed, que actualmente está presidida por Ben Bernanke, quien lleva dos períodos al frente de la institución.

Bernanke fue nombrado en 2007, bajo el mandato de George W. Bush y luego confirmado en el cargo por el Senado del país del norte. Su segundo período finaliza en enero de 2014.

El candidato opositor del partido Republicano afirmó que necesita tener a una persona que comparta su visión de la economía y de las soluciones que se deben brindar a los ciudadanos. Por esto, el mercado ha volcado todas las miradas sobre la Fed y los cambios que podrían ocurrir con un nuevo gobierno.

A Bernanke le tocó lidiar con el colapso del mercado inmobiliario en 2007, para luego tener que enfrentar el quiebre del sistema financiero estadounidense en 2008.

Su respuesta a estos desafíos fue la relajación cuantitativa (QE3), y durante sus administraciones se agregaron más de 1.800 millones dólares al sistema. Las consecuencias de esta intervención monetaria dejaron a los mercados con adicción a la impresión de billetes y se teme que al finalizar el período de Bernanke, la Fed desista de esta medida.

Durante los debates de los aspirantes del partido Republicano para competir contra Obama, Romney mostró sus diferencias con las políticas adoptadas por el presidente de la Fed. Según una de sus declaraciones, Bernanke “infló demasiado la cantidad de moneda que había creado”.

Sectores beneficiados

 Muchos sectores se verán afectados con una eventual llegada del ex gobernador de Massachusetts a la presidencia de Estados Unidos y -a su vez- muchos otros se verán beneficiados.

Si Mitt Romney llega a la Casa Blanca, la industria energética -tanto en Estados Unidos como en países aliados en el continente- podría recibir un empuje importante. Las ventajas las percibirán empresas ligadas a la exploración,  servicios energéticos, y construcción de gasoductos y oleoductos.

Una de las compañías que tendría un futuro promisorio es Seadrill, empresa contratista para perforaciones petroleras offshore y que presta servicios de ingeniería, intervención y perforación de pozos. Su acción ya registró una suba acumulada en lo que va del año de 21,73%.

Por su parte, Magellan Midstream Partners, firma dedicada a la distribución, transporte y almacenamiento de productos refinados del petróleo también ve con buenos ojos que Mitt Romney desplace al actual mandatario.

El sector de los seguros se muestra igualmente optimista ante un posible triunfo del republicano. En las últimas semanas, los papeles de las empresas de seguros han estado al alza y la tendencia podría continuar.

Para conocer más sobre compañías que tienen gran potencial, lo invitamos a revisar nuestro Reporte de Recomendaciones de Inversión Valor Global.

Deja tu respuesta