Los bonos argentinos se derrumban en el extranjero

Nicolás Billia

La pesificación del cupón de interés de un bono de Chaco en dólares puso una enorme alerta en el mercado argentino de bonos. El día de la noticia los bonos soberanos caían en promedio 2% mientras que el Cupón PBI era castigado con una merma de 5%.

Y desde ese entonces, las noticias para los bonos soberanos han sido negativas. A pesar del anuncio de la Presidente de que el Estado pagará los bonos en dólares en moneda estadounidense, en Nueva York estos títulos fueron azotados. En ese sentido, El Cronista escribía el viernes:

“El próximo 2 de diciembre el Gobierno tiene que cancelar intereses de este bono, luego el 15 pagan los cupones PBI y a fin de ese mes caen vencimientos del Discount y Par: la friolera de u$s 532 millones por intereses de los títulos y otros u$s 2.800 millones por cupones en moneda extranjera (todo a fin de año), con la incertidumbre actual por una aceleración de los tiempos legales (a favor de los buitres), genera la masiva salida de los inversores.

“En tres ruedas (desde el 26 de octubre al cierre de ayer), el Global esfumó u$s 22 de valor. En porcentaje, la caída alcanza el 22% y es el título más castigado en el exterior. Pero el desarme de posiciones es lineal en la Gran Manzana: el Discount en dólares derrapa 19,9%, Discount en euros (-12,80%), Par en dólares (-11,84%), cupón PBI en euros (-12,50%), cupón en dólares (-11,30%) y el Boden 15 (-8,70%) y el Bonar 17 (-7,30%)”.

El riesgo de invertir en Argentina es cada vez más visible, lo que se ve claramente en los rendimientos, que alcanzan los dos dígitos. Recordemos que cuando se trata de bonos, una baja en el precio del título es inversamente proporcional al rendimiento del mismo, es decir, la venta masiva tiende subir la tasa porque se percibe un mayor riesgo en torno al instrumento.

Y esta es otra de las cuestiones por las cuales el mercado ha quedado relegado hace mucho tiempo del mercado de capitales internacional. La incertidumbre macroeconómica y la condición de impredecible del Gobierno hacen difícil estrechar relaciones nuevamente con inversores extranjeros.

Asegurando lo inseguro

Otra manera de percibir el riesgo de la deuda argentina es mirando el mercado de derivados, donde se ve que los Credit Default Swaps de Argentina son los más riesgosos después de los de Grecia. Estos activos se miden en puntos y la esencia de los mismos es que, a más puntos, más riesgo subyace respecto de un país determinado. En el caso del país heleno, un CDS se encuentra en 7.080 puntos básicos, mientras que el argentino aparece segundo con 1.823 puntos básicos. A simple vista parecería que estamos lejos de ser la Grecia latinoamericana, pero si vemos el tercero en el ranking, Chipre, se encuentra en apenas 764 puntos básicos.

Para determinar el precio de estos seguros contra default de un país, el cálculo es el siguiente: un CDS de Argentina se encuentra en 1.800 puntos básicos (redondeamos para hacer más fácil el cálculo), lo cual equivale, en términos porcentuales, a 18%. Esto significa que si un inversor quiere asegurar hoy 1 millón de dólares de deuda argentina tiene que pagar un seguro equivalente al 18% de ese monto, que en este caso serían 180 mil dólares. A más puntos básicos, mayor será el porcentaje del total del capital a asegurar que se deberá desembolsar para blindarlo.

Esta semana se conoció que la calificadora de riesgo Standard & Poor’s se sumó a la línea ya iniciada por Moody’s de recorte de calificaciones y perspectivas. Es que el fallo judicial a favor de los fondos buitre por parte del juez estadounidense Thomas Griesa, sumados al miedo de una pesificación de la deuda soberana y un impago a los holdouts del canje, han llevado a las ser más pesimistas en su visión.

De esta forma, S&P redujo la nota de la deuda argentina en un escalón, de B a B-, dejándola prácticamente al borde de la categoría default o “bono basura”, de países como Grecia.

La confianza del mercado cada vez se deteriora más y el mercado de capitales argentino se encuentra en un callejón que parece no tener salida.

Pero siempre en tiempos turbulentos hay alternativas para escaparle a la coyuntura negativa. En ese sentido, lo invitamos a que revise nuestro reporte Crisis & Oportunidad, con recomendaciones de inversión en Argentina que le darán herramientas para encontrar ganadores en un mercado local deprimido.

Deja tu respuesta