Le roban su dinero y se lo dicen en la cara

Esta fue una semana infernal en Argentina, especialmente en Buenos Aires. Masivos cortes de luz, basura en las calles, mucho calor, numerosas manifestaciones, huelgas y reclamos para todos los gustos. Como si esto fuera poco, un desconocido país africano tiene retenida nuestra fragata insignia y un pequeño pero movedizo fondo de inversión americano tiene en jaque a la deuda argentina.

Mientras todo esto pasa, los ahorristas argentinos que se quedan en pesos pierden su plata a pasos agigantados. No sólo no tienen alternativas de inversión que les permitan proteger sus pesos de una inflación superior al 25% anual, sino que también los empleados públicos -que tendrían que encargarse de crear alternativas de inversión rentables- se ríen en su cara.

¿No me cree? Revisemos juntos las declaraciones del diputado nacional y ex viceministro de Economía, Roberto Feletti, a la agencia Télam, reproducidas por La Nación:

“El Gobierno ‘no convalidará que cada agente económico importante al que le sobra un peso lo transforme en dólares, para gastarlo fuera del país.’

“En ese sentido dijo que los que compran la divisa norteamericana sólo ‘representan un 12% de la población’ y que el oficialismo ‘no convalidó un escenario en el cual, a mediano plazo, los sectores populares se iban a perjudicar.’

“El legislador destacó, entre las decisiones gubernamentales recientes, la reforma de la Carta Orgánica del Banco Central, con lo cual ‘se rompió con la lógica de que no podemos emitir un peso si no tenemos un dólar de respaldo.’

“Feletti ratificó que ‘la gran apuesta es aumentar la oferta de bienes que la población pueda comprar en pesos.’”

¿Sorprendente no? Difícil entender cómo un especialista del mundo financiero como Feletti puede decir tales cosas. En realidad, hay una explicación relativamente lógica: este funcionario no le está hablando a la gente, sino a sus jefes.

Seguramente está queriendo sobreactuar para ganar la voluntad de su grupo; la verdad no se me ocurre otra explicación lógica.

El Gobierno reconoce que va a seguir robándonos

Lo que está diciendo es realmente muy duro, pues se refiere a que la actual administración no va a dejar que aquella gente a la que le sobra un peso pueda comprar dólares. Esto equivale a decir que el Gobierno no va a dejar que la gente proteja el poder adquisitivo de su dinero.

En otras palabras, si una persona pudo ahorrar ARS 1.000 a fin de mes, dentro de un año va a poder comprar bienes y servicios por ARS 700. ¿Quién se queda con la diferencia?

SÍ, la diferencia se la queda el mismo Gobierno: está robando ARS 300 de su billetera y Feletti está reivindicando eso.

Bueno, está bien, es verdad que es un robo bastante “elegante”. Nadie le apuntó con una pistola y le obligó a sacar los pesos de su billetera. Es más, mucha gente ni se entera de ese robo, aunque no por eso deja de serlo.

Es raro entonces que Feletti diga que esta administración está robando. No sólo eso, ¡Feletti reconoce que su Gobierno nos va a seguir robando!

Afirma orgulloso que ahora el Banco Central puede emitir sin respaldo. Es decir, el banco emisor puede imprimir billetes que virtualmente no valen nada. Con esto, no sólo reconoce el robo sino que redobla la apuesta y nos advierte que continuará.

A partir de esto es que pienso que Feletti no le está hablando a la gente sino a sus jefes. Otra explicación racional no encuentro.

Pero lo raro es que mientras Feletti reconoce que su Gobierno le está quitando plata a la gente, su jefa no lo hace. Veamos lo que dijo la Presidente el miércoles pasado, citada por La Nación:

“Vamos con el otro mito urbano, que tenemos todos los días escuchando a leguleyos y demás. Leguleyos no, econumeyos, serían, un neologismo. Bueno, vicepresidente, por favor, cuide las formas, no diga «chantas», no diga eso. En este último mes de octubre han salido al exterior 200.000 argentinos, un 8,5 más de argentinos al exterior que en el mismo mes de octubre del año pasado.”

“Y además han gastado más, han gastado más que los que vinieron, porque se nos cayó también el turismo receptivo: tenemos 190.000 turistas extranjeros, estamos un poquito más abajo que octubre del año pasado, y los extranjeros gastaron USD 218 millones, contra USD 236 millones que gastaron los argentinos, solamente en octubre, en el exterior. Así que córtenla con esto, porque está bien que puedan criticar y que no les guste, pero estos son los números duros y aplicados.”
Bueno, Cristina dice otra cosa. La Presidente señala que los argentinos están realizando gastos récord en el exterior y éstos son realizados en dólares, por supuesto. Lo que habría que decirle a la Presidente es que este gasto récord es fruto de su política de imprimir cada vez más pesos.

La actual administración ha provocado que nuestra moneda no valga nada; que los precios en la Argentina estén más caros que en Miami o París; que no haya alternativas de inversión rentables; o que el mercado inmobiliario esté destruido.

Mejor dicho, antes de enfrentar a la Presidente nosotros mismos, ¿por qué no le sugerimos que cite a su ex funcionario y se ponga de acuerdo respecto a este famoso tema del “cepo al dólar”? Tendrían que estar de acuerdo sobre si se pueden comprar dólares.

Bueno nosotros creemos que, legalmente, no se puede, salvo que sean para gastar; pero estamos en un mundo de sensaciones, en el mundo de lo subjetivo. Por lo tanto, cada uno puede ver lo que quiera.

Mientras los gobernantes se pelean entre ellos, nosotros tenemos que hacer algo con nuestro dinero. En la última edición del Reporte de Recomendaciones de inversiónCrisis & Oportunidad acercamos a nuestros suscriptores dos interesantes alternativas de inversiones inmobiliarias, que increíblemente van a crecer mientras todas las propiedades bajan.

¿Difícil? Sí, es verdad; es complicado. Pero es posible y el equipo de investigación deCrisis & Oportunidad encuentra este tipo de inversiones mientras todos los demás tienen la “difícil” tarea de discernir entre las posiciones de Cristina y Feletti.

Les deseo un muy buen fin de semana,

Federico Tessore.

Deja tu respuesta