Las mejores inversiones de la década en el aniversario de los diez años de IG

Equipo de InversorGlobal

Durante los últimos diez años, InversorGlobal acompañó y ayudó a su comunidad a tomar las mejores decisiones de inversión. En esta entrega especial, hacemos un repaso –año a año- de los rendimientos más destacados de la década con el análisis de los porqués de cada movimiento. Porque entender el pasado es la mejor manera de prepararse para el futuro.

Inversor Global cumplió 10 años y muchos acontecimientos impactaron en el mercado: el atentado a las Torres Gemelas, el huracán Katrina, la burbuja subprime, colosales planes de estímulo monetario, conflictos en Oriente Medio que dispararon el precio del petróleo y más. Éstos fueron algunos de los drivers  que guiaron el comportamiento de las acciones a lo largo de la década.

En esta nota hacemos un repaso –año a año- de los mejores rendimientos de cada ejercicio y le explicamos qué había que mirar para anticiparse a la suba de la acción. Para ello, identificamos a las empresas que tuvieron mejor performance del índice Standard & Poor’s 500, que concentra a las 500 firmas más grandes de ese país.

Entendemos que el S&P 500 expresa con mayor sensibilidad los movimientos del principal mercado mundial que el Dow Jones Industrial Average y –lógicamente- que un índice especializado en tecnología como el Nasdaq 100. Sabemos que como inversores globales es un indicador clave y quisimos abordarlo en detalle.

Ahora, que la lectura de lo que sucedió en la última década pueda servir como una guía de lo que vendrá en los próximos diez años.

2002 – Providian Financial

Hace una década, la acción que tuvo el mejor rendimiento del año fue la de la firma financiera Providian Financial. En el ejercicio de 2002 marcó un rendimiento acumulado de 82,82% y –posteriormente- en 2005 fue vendida a Washington Mutual.

Providian Financial era una empresa que proveía tarjetas de crédito a personas del segmento de clientessubprime, aquéllos que no reunían las condiciones para obtener financiación por parte de los bancos tradicionales. La firma cobraba altos intereses a personas de bajos ingresos, que representaban un riesgo para el sistema. Sin ir más lejos, en algunos casos, la tasa nominal anual podía ir hasta el 30%.

A pesar de haber tenido algunos problemas legales, como juicios por estrategias demasiado agresivas a la hora de cobrar por el servicio de protección al crédito, la empresa no cedió en su crecimiento. Por estos abusos, Providian Financial finalmente tuvo que pagar USD 105 millones en materia de reclamos de clientes.

La firma tuvo un crecimiento en su capitalización bursátil de 453% en apenas tres años (1997-2000),  con la acción tocando su máximo de 52 semanas en ese último año. En ese tiempo, fue considerada la quinta emisora de tarjetas de crédito de Estados Unidos, con USD 30 mil millones de ingresos provenientes de este negocio de alto riesgo.

En 2001 llegaría su peor época, ya que uno de sus principales accionistas -en el afán de mantener el crecimiento de la compañía- decidió seguir otorgando cada vez más plásticos a clientes peligrosos.  Si bien al principio el sistema parecía funcionar, en agosto de 2001 la empresa reportó pérdidas por USD 30 millones y su acción cayó 92% a USD 5.

En 2002 el viento comenzó a soplar a su favor. El atentado a las Torres Gemelas obligó a la Fed a recortar la tasa de interés, para dejarla en 1,25% a fines de ese año. Esto benefició a empresas financieras como Providian, que se vieron posibilitadas a prestar dinero barato, dinámicamente.

Sumado a ello, el nuevo CEO de la compañía reestructuró la firma de tal manera que logró volver a hacerla rentable en 2002. No obstante, no pudo repetir los márgenes de crecimiento de la década del 90, ya que la Justicia le había prohibido aceptar más clientessubprime y le  habían limitado el crecimiento de sus activos a un techo de 2,5% trimestral.

De todas formas, ya a partir de fines de 2001 empezaron a correr rumores en torno a una posible compra de la firma. Este hecho -sumado a que la empresa volvía a ser rentable- continuó inflando la burbuja y el alza de su acción trepó 82,82% en 2002.

En plena gestación de burbuja financiera en Estados Unidos, las firmas financieras no tradicionales crecían exponencialmente, prestándole a personas de poca solvencia. Así y con una macro que derrochaba en tasas bajas, estas compañías tenían ascensos meteóricos, aunque también desplomes colosales. Quien fue capaz de prever ese crecimiento y salir en el momento justo, hizo grandes diferencias.

Si quieres conocer las mejores empresas del S&P 500 y del Merval y el trasfondo de sus grandes performance entre 2003 y 2012, puedes seguir leyendo la nota de tapa haciendo click acá. Si no estás suscrito a revista InversorGlobal, puedes hacerlo a través de un click acá.

Deja tu respuesta