Efectos de la reelección de Obama en el oro

El martes de la semana pasada fuimos testigos de una de las elecciones estadounidenses más reñidas que ha tenido la primera economía del mundo. Con el duelo entre el demócrata Barack Obama y el republicano Romney vimos resultados cabeza a cabeza: con un 50% a favor para el actual Presidente y un 48% para el Gobernador de Massachussets.

Desde InversorGlobal ya habíamos empezado a indagar cuáles podrían ser las alternativas en el mercado bursátil para posicionarse frente al triunfo de Obama. Entre ellos mencionamos el sector farmacéutico, debido a la posibilidad de que el candidato demócrata pueda ir a fondo con su plan de salud. Además mencionamos el rubro de servicios financieros. Esto en vistas de que la economía estadounidense ha sido inundada de dólares, los cuales podrían estimular el consumo, una vez que el PBI del país del norte muestre signos de mayor dinamismo.

En ese sentido, y teniendo en cuenta las grandes inyecciones de liquidez– el oro podría aparecer como otra alternativa.

No obstante, si uno analiza las horas subsiguientes a la reelección del demócrata, se encontrará con que la suba que conllevó fue bastante pálida respecto a lo que esperaba el mercado. El jueves de la semana post-victoria demócrata el oro subió apenas 12 dólares, mientras el mercado esperaba que el alza fuera de 32 dólares.

Si bien este contexto anunciaba un rally, el mercado se mostró tibio, pero quizás esta actitud conservadora no dure por siempre.

Muy cerca del precipicio

Con las elecciones presidenciales ya consumadas, la atención de los inversores estará puesta en el venidero fiscal Cliff (expresión instaurada por Ben Bernanke para denominar la situación fiscal de Estados Unidos como un precipicio). Es que en este caso deberán aumentarse una serie de impuestos y se reducirá el gasto público, en vistas de sanear las cuentas del Tesoro americano, cuya deuda está en un 102% del PBI.

En ese sentido, el debate en el Capitolio se centrará en si finalmente se elevará el límite del techo de la deuda nuevamente, en este caso a 2,4 billones de dólares. Es que, en caso que no arreglen, la situación macro de la primera economía del mundo podría verse aún más deteriorada. Esto imposibilitaría al Tesoro a emitir más deuda para solventar la vigente.

“Con el fiscal Cliff acercándose rápidamente, un gran grupo de inversores se posicionarán en metales preciosos en vistas de que Estados Unidos seguirá imprimiendo dinero”, dijo David Morgan, editor de un newsletter sobre inversión en este tipo de activos.

Como dato importante a tener en cuenta, todos los presidentes -desde Harry Truman- han aumentado la cantidad total de la deuda estadounidense. El techo ha sido incrementado 74 veces desde marzo de 1962, catorce veces desde Ronald Reagan, ocho veces con Bill Clinton, siete veces con George W. Bush y tres veces (hasta agosto de 2011) con Barack Obama.

En un contexto que presenta una economía desacelerada y un alto desempleo, las oportunidades para el oro para estos cuatro años subsiguientes podrían ser interesantes. Es que, en caso de llegar a un nuevo acuerdo para extender el techo fiscal, sumado a una continuidad del programa de estímulo monetario, el oro aparecería automáticamente como la principal alternativa de refugio.

Si quieres conocer las mejores alternativas para posicionarte en oro en este contexto, puedes leer Siguiendo el camino amarillo: Todo lo que hay que saber para invertir en oro, la nota de tapa de agosto de Revista InversorGlobal.