Disney, una empresa que vale la pena seguir

“Todo comenzó con un ratón”, es una de las famosas frases de Walt Disney, uno de los pioneros en dibujos animados y el hombre que se convirtió en un sinónimo de entretenimiento y diversión. A través de los años, la compañía ha podido habituarse a los cambios dentro de la industria y ha sabido armarse de un contenido de calidad, que ha sido atractivo para jóvenes y adultos del mundo entero.

En cifras, el último año fiscal de The Walt Disney Company –que cerró en septiembre- fue uno de los más exitosos. La ganancia neta fue de 5,7 mil millones de dólares, mientras que la capitalización del mercado fue de 86,3 mil millones de dólares. Los ingresos que ha recibido han sido gracias a sus franquicias más importantes, entre ellas Mickey Mouse, Star Wars (de Lucasfilm, que acaba de ser adquirida por 4.000 millones de dólares), Avengers y Toy Story.

Sin embargo, uno de los activos más valiosos y que tiende a ser pasado por alto es ESPN. El canal de televisión de deportes es uno de los más estables y rentables de la compañía, dos factores atractivos para los inversores; a pesar de que su crecimiento haya sido bajo (5% en los primeros tres trimestres de 2012). Ahora, con la revolución de la transmisión de contenidos a través de streaming, desarrollado por empresas como Netflix, Hulu y el servicio que ofrece Amazon, Disney ya se está preparando para afrontar la nueva tendencia y no será difícil, gracias a su amplio abanico de programas para niños, de deportes y películas.

Es importante mencionar otro de los negocios que tiene la empresa y que le generó casi un tercio de los ingresos en el último año: la cadena de parques y hoteles que tiene en Estados Unidos y algunas ciudades del mundo. Allí es donde el gran gasto que Disney ha hecho para comprar nuevas franquicias, como Pixar, Lucasfilm y Marvel Entertainment, se verá recuperado y demostrará la rentabilidad que significan para la empresa. Nada más piense en el atractivo que significaría un crucero temático de Star Wars para los miles de fanáticos de la saga de los jedis.

El liderazgo que ha mostrado Disney este último año, en comparación con la competencia (Viacom, NBC Universal y Time Warner), ha sido principalmente impulsado por su CEO, Robert Iger, quien ha sido el que ha llevado a la empresa a incrementar su dividendo anual en 50%.

Además, hay que incluir el éxito en taquillas de Los Vengadores, la cinta basada en un cómic que reúne a superhéroes como Hulk, IronMan y el Capitán América. Fue la tercera película más taquillera de todos los tiempos en Estados Unidos y la de mayor recaudación en el mundo. Esto le permite a la empresa capitalizarse a través de varios frentes, incluyendo el merchandising, las asociaciones con otras empresas como cadenas de comida rápida, visitas a los parques y ventas de DVDs.

No obstante, hay un factor que los inversores deben tener en cuenta antes de pensar en poner su capital en Disney. La industria del entretenimiento es una de las que primero recibe los coletazos de los problemas económicos globales, ya que las personas cortan estos gastos cuando la situación económica no es positiva. De esa forma, Disney podría recibir menos visitas en sus parques de diversiones y podría ser perjudicial para sus números futuros.

A pesar de este peligro que podrían correr los nuevos interesados en invertir en la compañía de Mickey, Buzz Lightyear y ahora Darth Vader, si tienen la mirada puesta en el largo plazo, la acción podría mejorar en el tiempo.