¿Aún es conveniente ahorrar en pesos chilenos?

 

“Existen argumentos en la economía local para apoyar un peso fuerte”, dijo el pasado lunes a la agencia Bloomberg el operador de Banchile Corredores de Bolsa, Cristián Donoso, en medio de las expectativas generadas en el mercado local respecto a la reunión del Comité de Política Monetaria del Banco Central de esta semana.

La reunión, donde finalmente se mantuvo la actual tasa de interés de referencia, en 5%, no arrojó resultados respecto de posibles medidas del instituto emisor sobre una intervención en el mercado de cambios que detenga la apreciación del peso chileno.

La moneda se ha valorizado en un 8,2% contra el dólar en lo que va del año, siendo la segunda divisa que más se ha apreciado en todo el mundo durante 2012, sólo superada por el florín húngaro.

Esto lleva a pensar en que tal vez aún queda margen para posicionarse en pesos chilenos, y que atesorar pesos para pasarlos a una divisa dura antes de que inicie el camino contrario, puede ser una buena opción.

Quienes hicieron esto hace un año hoy gozan de una rentabilidad que duplica el rendimiento del IPSA, el principal índice de la Bolsa de Santiago. Y hoy la duda de quienes quieren intentarlo es si aún queda resto para subir.

Esto, porque la otra cara de la moneda la constituyen el llamado “precipicio fiscal” en Estados Unidos y la crisis de la deuda que amenaza a las economías europeas, que podría llevar a los inversionistas a refugiarse en dólares, afectando a monedas emergentes como el peso.

De bajar el precio de cobre, cuya demanda ha venido boyante por parte de grandes economías emergentes como China, el precio del peso podría ser presionado a la baja.

Chile es el mayor productor de cobre en el mundo y el metal representa casi dos tercios de las exportaciones del país, por lo que la evolución en el precio del metal está fuertemente atada a la economía chilena.

La tarde del miércoles el dólar cerró a $483,9 por billete verde, el valor más alto para la divisa estadounidense en casi tres meses.

Está en usted analizar los pros y contras de una apuesta.

“Existen argumentos en la economía local para apoyar un peso fuerte”, dijo el pasado lunes a la agencia Bloomberg el operador de Banchile Corredores de Bolsa, Cristián Donoso, en medio de las expectativas generadas en el mercado local respecto a la reunión del Comité de Política Monetaria del Banco Central de esta semana.

La reunión, donde finalmente se mantuvo la actual tasa de interés de referencia, en 5%, no arrojó resultados respecto de posibles medidas del instituto emisor sobre una intervención en el mercado de cambios que detenga la apreciación del peso chileno.

La moneda se ha valorizado en un 8,2% contra el dólar en lo que va del año, siendo la segunda divisa que más se ha apreciado en todo el mundo durante 2012, sólo superada por el florín húngaro.

Esto lleva a pensar en que tal vez aún queda margen para posicionarse en pesos chilenos. Que atesorar pesos para pasarlos a una divisa dura antes de que inicie el camino contrario, puede ser una buena opción.

Sin embargo, la otra cara de la moneda la constituyen el llamado “precipicio fiscal” en Estados Unidos y la crisis de la deuda que amenaza a las economías europeas. De bajar el precio de cobre, cuya demanda ha venido boyante por parte de grandes economías emergentes como China, el precio del peso podría ser presionado a la baja.

Chile es el mayor productor de cobre en el mundo y el metal representa casi dos tercios de las exportaciones del país, por lo que la evolución en el precio del metal está fuertemente atada a la economía chilena.

La tarde del miércoles el dólar cerró a $483,9 por billete verde, el valor más alto para la divisa estadounidense en casi tres meses.

 

Deja tu respuesta