Argentina vs Brasil: la incertidumbre de la deuda frente a la solidez latinoamericana

La rivalidad entre Argentina y Brasil ya es algo histórico. Si Pelé o Maradona, si el Maracaná o el Monumental, si la samba o el tango… Son todas confrontaciones que han llevado a dos de los países más representativos de Latinoamérica a entablar un enfrentamiento simbólico. No obstante, en materia económica, Brasil supera ampliamente a la Argentina, ya que se ubica como la economía más grande de Latinoamérica, la segunda con mayor tamaño del continente americano y la sexta a nivel mundial.

En octubre se conoció un informe de de la Comisión Económica para América Latina y Caribe (CEPAL) que reveló que la Argentina crecerá 3,5% en 2013, mientras que el total de la región tendrá una suba de 4%.

Sin embargo, en el Presupuesto oficial el crecimiento esperado de la Argentina es de 4,4%. A pesar de que el país crecería menos que la región, la cifra esperada supera al 2% que se estima para 2012.

Argentina: atrapada en una lucha de piratas y serpientes

Aquí también confrontan las situaciones de Argentina y Brasil. Y para salir un poco de las opiniones de los medios locales respecto al fallo de la Justicia de Nueva York contra Argentina y al proceso de recuperación de la economía brasileña, veamos qué pensamiento hay en el exterior al respecto.

The New York Times publicó una nota titulada Argentina Beset By Pirates, Snakes (Argentina acosada por piratas y serpientes en español). En ese artículo, hizo un preciso racconto de lo que consideran desde el medio neoyorquino como un “adorable desorden”.

En ese sentido, la serpiente representa a todas aquellas instituciones e individuos que están inmersos en la cadena de pagos de los bonos argentinos. Pone como cabeza de la serpiente al Bank of New York (BoNY), quien es el fiduciario del pago de servicios y amortizaciones de los bonos de canje de 2005.

En el medio aparecen los acreedores y los fondos buitre, conocidos como los holdouts, o acreedores que no entraron en el canje. El diario mencionó el caso del fondo Elliot, que compró bonos de los viejos (así se refiere The New York Times a los títulos defaulteados). Estos son los que aparecen en la nota del medio estadounidense como los piratas que buscan atentar contra el navío argentino.

La pregunta estará en cómo afectará el fallo a los distintos eslabones de la cadena de pagos. El principal perjudicado podría ser el BoNY, que actúa como fiduciario de los pagos de intereses y amortizaciones de los bonos de canje de 2005. Pero para no quedar sólo en esta película, el banco escribió un comunicado diciendo que hay otras partes de la serpiente que han expresado sentimientos contrarios al fallo de Thomas Griesa, como fue el caso de la Reserva Federal de la Gran Manzana.

Brasil: bonos afianzados y perspectiva positiva

Moody’s confirmó -a través de un comunicado de prensa-  la nota “Baa2” de Brasil y además mantuvo la perspectiva positiva para el país sudamericano.

Entre los principales motivos que mencionó la calificadora se pueden señalar los siguientes:

  • La expectativa de una baja en las tasas de interés.
  • Refuerzo de  la tendencia del Gobierno brasileño hacia un saneamiento de la deuda pública a través de la extensión de plazos de sus bonos y un incremento en la emisión de títulos a tasa fija.
  • El refuerzo de la clase media que podría reforzar el motor de crecimiento económico doméstico.

El principal hincapié del informe se ve en la cuestión de las tasas bajas. Moody’s sostiene que una baja considerable en la SELIC (tipo de interés de referencia brasilero), sumado a condiciones macro favorables para un contexto de tasas reducidas, podría representar un desarrollo en el crédito. Según la calificadora, “esto podría tener implicancias positivas en la nota soberana de Brasil”.

Además agrega que un contexto de tasas bajas beneficiaría al sistema, que podría financiarse mejor. Hay que tener en cuenta que la caja de Brasil sufre los pagos de intereses por fondearse, al extremo que el 15% de sus ingresos se derivan al saldo de estos servicios. En otros países con la misma calificación, este porcentaje es de 7,3%. Es por eso que aliviaría mucho el margen fiscal del país.

Argentina y Brasil, dos realidades diferentes…

En ese sentido, parecería haberse oscurecido aun más el panorama para los activos argentinos. Para sortear estas dificultades, lo invitamos a que acceda a nuestro reporte de recomendaciones de inversión en Argentina, Crisis & Oportunidad.

 

Deja tu respuesta