Argentina respira frente al fallo de la Corte de Estados Unidos

Nicolás Billia

La Corte de Apelaciones Estados Unidos, la misma que había dictaminado hace un mes que se pagara tanto a los hold-ins como los hold-outs, suspendió el desembolso de 1.330 millones de dólares que los fondos buitre le solicitan a Argentina por los bonos en default que poseen. En primera instancia, esta medida de corto plazo sirvió para que se aceptara el pedido del Gobierno de No Innovar. Es decir, que no se tomara en concepto de garantía la suma de dinero litigada. La cuestión era que Argentina debe pagar el 15 de diciembre, el mismo día que el juez neoyorquino Thomas Griesa había decretado el resarcimiento a los buitres, 3.300 millones de dólares por el Cupón atado al PBI. Si Argentina hubiese tenido que depositar esos 1.330 millones en concepto de garantía en una cuenta escrow, la consecuencia había sido un default técnico para el Tesoro argentino.

Respecto al potencial de los bonos argentinos y los cupones PBI, Agustín Trella, porfolio manager de Puente, sostuvo en declaraciones a InversorGlobal que “es probable que continúen recuperándose en estos días. No obstante, acercándonos al 27 de febrero tal vez haya un wait and see a la espera del fallo final”.

En relación a la posibilidad de una tercera reapertura del canje, el Ministro de Economía argentino, Hernán Lorenzino, sostuvo firmemente que “esperarán hasta que se dictamine el fallo de la Justicia”. Es que en caso de que miren con buenos ojos desde Nueva York la posibilidad de un canje parecido al de 2010, Argentina debería enviar un proyecto al Congreso para destrabar la Ley Cerrojo, la cual dictó el ex Ministro de Economía, Roberto Lavagna, cuando se realizó el “Megacanje”, que, valga la redundancia, impide realizar más canjes. Esta ley ya fue interrumpida dos veces para llevar a cabo los canjes de 2005 y 2010.

Las condiciones de la reestructuración de 2010 generaron una aceptación de 66% de parte de aquellos que no habían ingresado al de 2005. De esta manera el monto total no reestructurado ascendía a 8.500 millones de dólares.

A InversorGlobal han llegado preguntas de suscriptores respecto de si efectivamente existe el término “Fondos buitre” o si emergió como una herramienta de marketing de los medios. Según un informe de InvertirOnline.com, los fondos buitre se definen como “fondos de inversión que, a través del análisis macroeconómico, realizan inversiones en países con problemas fiscales. Su estrategia consiste en comprar bonos en los mercados internaciones que cotizan a muy baja paridad, ya que reflejan la alta probabilidad de no pago por parte del país deudor. Luego, si estos países declaran su cesación de pagos, estos fondos intentan (por medio de litigios judiciales) cobrar la totalidad de la deuda nominal”.

Bajado a un lenguaje más terrenal, son fondos que compran bonos de países quebrados o potencialmente en default para hacerse de jugosos cupones de interés, producto del riesgo que implican.

A esto el informe agrega que “el fondo NML capital –el principal litigante frente a Argentina-, fiel a su estilo de inversión agresivo, decidió no aceptar las ofertas realizadas por el Gobierno argentino. Prefirió llevar el caso hasta las últimas consecuencias de la instancia judicial”.

El pari passu y No Innovar

El pari passu significa brindarles un trato igualitario en cuanto al pago a todos los bonistas, sin discriminar por su voluntad a negociar el canje o no. Y el problema era que Argentina dijo que los buitres no verían un solo dólar.

“Jamás le pagaremos a los fondos buitre”, dijo Lorenzino en octubre. Frente a esto, cansado de la “rebeldía” argentina, Thomas Griesa había fallado levantando la medida de No Innovar. Esto obligaba a Argentina a depositar, en concepto de garantía, el dinero litigante (1.330 millones de dólares).

No obstante, la apertura que mostró el Gobierno a replicar las condiciones del último canje (quita del 66,3%) para los buitres parece haber ablandado el corazón de la Justicia estadounidense. Finalmente, Argentina acercó una oferta, por más que se diga que se va a esperar a que se cumplan los tiempos judiciales.

Mostrar mayor flexibilidad y transmitir voluntad de pago parece ser clave.

Los vaivenes de los activos argentinos pueden representar un riesgo potencial para su cartera. Si quiere saber cómo protegerse mejor ante la incertidumbre local puede suscribirse a nuestro Reporte Mensual de Crisis & Oportunidad.

 

Deja tu respuesta