Vicisitudes del cepo a la orden del día

Nicolás Billia

La semana pasada el mercado se encontró con la noticia de la pesificación del pago de intereses, por parte de la provincia del Chaco, de dos bonos emitidos en dólares equivalentes a USD 260 mil, pero con una particularidad: la pesificación de los mismos. El 7 de octubre, la agencia Reuters decía:

“La provincia argentina de Chaco señaló que pagó en pesos servicios por bonos emitidos originalmente en dólares debido a las limitaciones para adquirir la moneda estadounidense establecidas por el Banco Central del país austral (BCRA)”.

La noticia cayó mal en los mercados, castigando a otros títulos soberanos. El más representativo, el Boden 2015 (RO15) bajó 1,91%; el Bonar X (AA17), 2,12%; el Discount en dólares (DICA), 1,55% y el Bonar VII (AS13), 1,33%. No obstante, la mayor baja impactó en los Cupones atados al PBI en dólares (TVPA), que cayeron 4,99%.

A calmar las aguas

Ésa parece haber sido la premisa del Gobierno Nacional frente al pago de los intereses del Bonar X el día miércoles. Es que este miércoles el Tesoro deberá cancelar intereses por unos 224 millones de dólares. Generalmente los mercados no tienden a poner tanta expectativa en los pagos de intereses de un bono soberano. Pero sin ninguna duda que la cesación de pagos técnica de Chaco obligó al mercado a encender las antenas para los próximos saldos que otorguen los títulos argentinos.

El miedo del mercado principalmente viene porque, a diferencia del bono de la Ciudad de Buenos Aires, el cual tiene legislación extranjera, el Bonar X está regulado por un marco local al igual que el de Chaco.

A la hora de los balances, la desconfianza en torno a los pagos podría generar tres consecuencias contraproducentes para la economía: mayor reticencia de inversores internacionales hacia la Argentina, mayor distancia frente a un nuevo ingreso en los mercados internacionales y que, eventualmente, deban fondearse a costos más altos para convencer, incluso, a inversores argentinos.

No se olviden de la macro

A pesar de las buenas noticias provenientes por el saldo en dólares del Bonar X, hay algunas cuestiones macro que no pueden ser dejadas de lado. Es moneda corriente que las restricciones han obligado a sectores a buscar cualquier medio para sobrevivir.

En ese sentido, El Cronista publicaba hoy:

“Agencias extranjeras aprovechan el nuevo cepo de la AFIP para invitar a viajar sin trabas oficiales.

“Este mismo viernes, a sólo horas de la nueva medida del Gobierno, se publicaron anuncios en las redes sociales que ofrecían viajar sin declarar”.

Es por eso que la pregunta es ¿cuál es el costo intrínseco de estos pagos forzados en dólares que hace el Gobierno? Y más teniendo en cuenta que los verdes no abundan en el sistema.

La respuesta fue:

“¡Viajá al exterior con nosotros sin tener que declarar a la AFIP! Somos una empresa radicada en Estados Unidos”.

“La invitación dispersada por las redes sociales resultó tan atractiva para muchos argentinos, este viernes, que la compañía porelmundoviajes.com recibió sólo este día un 30% más de consultas que la cantidad habitual.”

Esto apuntaba el diario respecto a las nuevas medidas que están tomando las agencias para saltar el bloqueo de la AFIP.

Sumado a esto, también hubo noticias provenientes de uno de los senos de la economía: la inversión. Las restricciones al dólar han frenado considerablemente esta variable bisagra de la macro, al punto de llevarla a su peor performance desde la crisis de 2002. Yendo a datos duros, esta variable se derrumbó 15% entre abril y junio.

El cepo es sólo un título mediático…

En ese sentido, si quieres sortear con éxito estas barreras constrictivas para poner en movimientos sus ahorros, puedes encontrar las mejores alternativas de inversión en el mercado local en nuestro reporte de recomendaciones de inversión en Argentina, Crisis & Oportunidad.

Deja tu respuesta