Tres errores que no pueden cometerse en tiempos de crisis

A pesar de que los mercados se perfilaban en una tendencia positiva –aún se encuentran en ella-, la temporada de balances respectiva al tercer trimestre de 2012 no viene perdonando a ningún sector a la hora de hablar de las proyecciones de sus negocios. Ha habido de todo: empresas que no superaron las ganancias estimadas como también hubo otras que, si bien batieron los pronósticos de los analistas, rebajaron su perspectiva de ganancias para el año. Esto es en cierta manera porque aprecian una desmejora en el escenario económico global, por lo que se ven obligados a no ser tan risueños con el final de 2012.

Sumado a esto, la situación macroeconómica no ayuda. Estados Unidos se recupera pero no a nivel radical. Tiene dos problemas que en cierta forma se han tornado estructurales, como son el déficit fiscal –tiene una deuda de 16 billones de dólares- y un desempleo de 7,8%. Europa no logra resolver las problemáticas de los países periféricos y el efecto contagio ya se ve en economías centrales como España e Italia.

En este contexto, es necesario pensar dos veces –y si es necesario más- aquellos movimientos que uno va a realizar, ya que las pérdidas en estos casos podrían llegar a redoblarse a comparación de un escenario de estabilidad. En ese sentido, le acercamos tres errores que no debe cometer en coyunturas problemáticas.

Querer actuar ya

El mercado en los números muestra que su movimiento ha sido alcista a lo largo de 2012. Sin ir más lejos, el S&P 500 lleva una escalada de 10,5% en lo que va del año. Lo particular de este año es que no hubo retrocesos considerables en el mercado por lo que a los inversores se les hace difícil poder entrar a invertir. Es que muchos de ellos estaban esperando el momento en que el mercado bajara un poco y se alineara en  precios bajos. Finalmente la bonanza está empezando a mermarse, aunque no de manera considerable, pero los inversores se encuentran en la disyuntiva de si finalmente será momento de entrar o si este relajo podría ser aún mayor.

Y aquí es donde muchos ahorristas cometen el error. En comprar ahora pensando que la baja es momentánea y que es el tiempo indicado de entrar. A veces la espera puede ser una buena alternativa, ya que en tiempos de crisis la vista se nubla y los cantos de sirena abundan. Es por eso que en este contexto, no se conforme con una baja ínfima, ya que el mercado podría estar frente a una corrección aún más profunda.

Invertir por hechos extraordinarios

Otro error que debe evitar el inversor es el de apostar a empresas que por una noticia extraordinaria tuvieron una suba y rebotaron después de una baja pronunciada. Si detrás de su inversión no tiene fundamentos sólidos, lo mejor es que conserve el capital y busque alternativas con fundamentales más firmes.

Vender por temor

La venta por pánico es lo peor que uno  puede hacer en tiempos críticos, ya que las turbulencias tienden a obstaculizar nuestro juicio inversor. A veces lo mejor es seguir el consejo de Warren Buffett: “Hay que tener miedo cuando todos están confiados y estar confiado cuando todos tienen miedo”.

Deja tu respuesta