Pronósticos mixtos para el cuarto trimestre en Estados Unidos

Los mercados financieros en Estados Unidos han venido un poco a contramano de lo ocurrido en la macro de la primera economía del mundo. Con una tasa de desempleo de 7.9% -tocó el mínimo histórico de la gestión de Obama pero sigue siendo alta-, un crecimiento que trimestre a trimestre es cada vez más lento y la incertidumbre electoral de cara a los comicios presidenciales del 6 de noviembre, la macro no parece promisoria. No obstante, estas variables no han sido una piedra en el camino para el mercado, que ha avanzado 14% en lo que va de 2012.

De todas formas, esta suba se da en paralelo con una incipiente alza del índice VIX –que mide la volatilidad del índice S&P 500. Sumado a esto, el Dow Jones y el Nasdaq, otros de los índices más representativos de Estados Unidos, vienen teniendo una escalada de 9,6% y 17,5% respectivamente. Además, la media de los ratios precio/ganancias se encuentra baja y los ratios de liquidez circulante asombran por su holgura.

No obstante, estas buenas noticias parecen no haber incitado al mercado a llenar el aire de optimismo y buenos augurios. Es que el hecho que varias empresas de sectores sensibles a la economía hayan rebajado sus pronósticos de ganancias, sumado a la suba del VIX y a las encuestas negativas, muestran que el mercado podría no estar tan sólido.

En ese sentido, el medio especializado Market Watch mostró algunas cifras que muestran por qué el mercado podría dar sorpresas negativas en los últimos tres meses del año. En primer lugar, menciona que, a pesar de que el Dow Jones subió 9,6% en 2012, sostiene que el movimiento en Intrade muestra un sentimiento negativo. Si bien el índice se encuentra en 13.500 puntos y los inversores dan un 55% de posibilidades a que el mercado finalice por encima de esa marca, se da un 75% a que no supere los 14 mil puntos a fin de año.

Sumado a esto, el ratio precio/ganancias forward (a doce meses) promedio de las empresas del S&P 500 se encuentra en 12,8 veces a comparación de las 14,3 que intermedió en la última década. Si bien esto apunta a que las empresas del índice de referencia están baratas en su conjunto, demuestra también que hay menos confianza de los inversores en las acciones. Es que, si este ratio fuera más alto, denotaría una posición fuerte de los ahorristas en papeles, haciendo subir sus precios.

Yendo al tema del VIX, si bien el “índice del miedo” se encuentra en niveles bajos históricos, parecería que la bestia de a poco está empezando a despertar. Es que en apenas dos semanas éste subió 15%. Sumado a esto, los contratos de futuros del VIX a diciembre con un spot de 17,05 puntos base han crecido 10%. No obstante, esta cifra sigue estando por debajo del promedio histórico de 20 puntos.

En relación a temas globales, Deutsche Bank redujo el 1 de octubre la perspectiva de crecimiento mundial de 3,2% a 2,9% mientras que China anunció una merma en su actividad manufacturera. Por otra parte, analistas de Wall Street esperan una baja promedio de 2,6% en el promedio de las ganancias corporativas.

Las dudas por las elecciones

Y la cuestión de los comicios presidenciales también será de influencia de cara al desenlace de los mercados en 2012. Un estudio hecho por la empresa Crimson Hexagon, que monitorea el tráfico en redes sociales, mostró que los temas más hablados entre julio y septiembre eran “los movimientos de Obama para ayudar al mercado” y “la dependencia de la fortuna de Romney de la performance del mercado”.

No obstante, la incertidumbre por las elecciones tampoco es un factor que deba despertar miedos. Un análisis de Market Watch en torno a la correlación entre las elecciones y el mercado ilustró que en cuatro de los últimos ocho comicios presidenciales el mercado tuvo un buen rendimiento durante ese trimestre respecto al anterior en el mismo año. Otro dato es que en seis de ellas tuvo mejores rendimientos interanuales. Los trimestres negativos fueron los últimos de 2000 y de 2008, paralelamente a la explosión de la burbuja puntocom y el estallido de la crisis financiera. En el primer año el mercado cayó 8,1% mientras que en 2008 la baja fue de 22,8%.

Es por eso que no hay que alarmarse. En estos momentos podría ser pertinente nombrar a Warren Buffett, que dice que “hay que tener miedo cuando todos son optimistas y hay que ser optimistas cuando todo tienen miedo”. 

Deja tu respuesta