Pequeñas brisas devaluatorias soplan en Argentina

Nicolás Billia

Hace tiempo que Sociedades de Bolsa y la sociedad argentina en general dejaron de mirar el dólar oficial como medida para hacer alguna inversión. El cerrojo cambiario llevó a los inversores a buscar caminos alternativos en tiempos que la divisa verde es un objeto preciado para alimentar una cartera.

Y ese frenesí motivó a los ahorristas que buscaban atesorar divisa estadounidense a moverse obligatoriamente al mercado informal que, por la excesiva demanda de dólares, llegó a cotizar a un pico de casi ARS 7 en julio de 2012.

En ese sentido, algunas medidas poco ortodoxas del Gobierno para salir a calmar el mercado paralelo y una suba en las tasa de interés de depósitos achicaron esta brecha. En esos tiempos muchas personas esperaban que el blue podía seguir subiendo, y más teniendo en cuenta que diariamente surgían nuevas noticias respecto al mercado de cambio.

En esta sintonía, parecería ser que el oficial cada vez recorta más su distancia con el blue, a quien parecía que difícilmente iba a alcanzar en la carrera.

Respecto a esta cuestión, el diario El Cronista Comercial decía el viernes:

“La suba de tasa y una menor expectativa de alza del informal están recortando la brecha. Desde fines de agosto, el blue cae 2,5%, mientras que el dólar ‘turista’ gana 1,7%”.

Cuando el dólar blue tocó el pico de ARS 6,90 en julio, la brecha con el oficial llegó a tocar un 41%, aunque al cierre del jueves ésta se ubicó en 31% -el oficial cerró a ARS 4,73 y el informal a ARS 6,21. No obstante, a pesar de la merma en el spread, no estamos hablando de una revalorización del peso frente al dólar sino que hay algunas cuestiones especulativas respecto a los rendimientos que da comprar formal y vender informal y un plazo fijo de acá a un año.

Respecto a esta cuestión, El Cronista mencionaba también que para que el dólar blue rinda igual que un plazo fijo en pesos de acá a un año (15%), el informal debería estar en ARS 7,14. Es decir, sostiene que sería lo mismo invertir en un depósito bancario a esa tasa o a través del dólar si se pudiera fijar esta cotización para dentro de un año.

¿Aires de devaluación? Cómo posicionarse

En vistas de estos pequeños pasos que está teniendo el dólar oficial frente al blue y la imposibilidad de acceder a divisa estadounidense de manera legal para atesoramiento e inversión, hay que ir detrás de nuevos instrumentos. En ese sentido, pueden posicionarse en bonos Dollar Linked, que están nominados en moneda estadounidense pero pagan intereses y amortizaciones en pesos al tipo de cambio oficial. A través de éstos, usted puede obtener un rinde por los cupones y además se beneficiaría de una eventual devaluación ya que, al tomar el oficial, su ganancia se acrecentaría en pesos.

En ese sentido, dos alternativas para posicionarse en este tipo de bonos podrían ser títulos de corto plazo como el Bono de la Provincia de Córdoba 2013 Dollar Linked, que rinde 26,5% si además se opera simultáneamente con futuros de ROFEX. Es que el futuro de dólar a julio de 2013 está en ARS 5,51, que implica un devaluación de 16,4% contra el oficial. Es una operatoria simultánea en la que usted compra el bono y vende un futuro para asegurarse una determinada tasa. Es decir, si de acá a un año se da una devaluación de 10%, usted habrá logrado un rendimiento de 16,4% que le habrá ganado a la depreciación del peso sumado a los intereses que pague el bono al tipo de cambio oficial de ese momento.

El mismo sistema puede aplicarse con el Bonos de la Provincia de Buenos Aires 2013 Dollar Linked, que a través de esta operatoria puede rendir hasta un 27% anual.

Un ejemplo es si usted invierte ARS 10 mil en el bono de Córdoba (USD 2.114), recibirá dos cupones semestrales de 4,75% (100 USD) y la amortización al vencimiento. Es decir, ya de por sí usted tendrá 2314 dólares al vencimiento pagado en pesos al tipo de cambio oficial (porque no se espera que el peso pueda apreciarse).

Al mismo tiempo usted vende un futuro de dólar por 2.114 dólares (su capital inicial nominado en dólares) a septiembre de 2013 que está en ARS 5,51, es decir, apuesta a una devaluación de 16,4% y por ende una ganancia de esa magnitud en pesos. A esto hay que sumarle la ganancia de 9,5% que tendrá por los intereses, que se pagarán al tipo de cambio oficial de ese momento. Con esta estrategia puede ganar entre 25% y 30% en pesos (y ganarle a la inflación).

El problema viene en caso que el dólar no devalúe a gran escala. Es que en ese caso el rendimiento de su inversión en el bono será inferior y perderá dinero a través del futuro de dólar.

De todas formas, cuando uno invierte, siempre sabe que hay riesgos.

 

Deja tu respuesta