Peligros en torno a una burbuja de dividendos

A pesar de los problemas de la economía global, 2012 viene sentándole bien a los mercados. El S&P 500 viene subiendo 12% en lo que va del año y las empresas están ganando dinero gracias a la liquidez del sistema.

Esta liquidez se ha visto en el pago de dividendos. Este año, debido a la incertidumbre macro y las bajas tasas de interés nivel global, se han transformado en la gran inversión de quienes buscan una renta fija dentro del marco de las acciones.

En ese sentido, desde el mercado algunos consideran que esta obsesión de los inversores por acciones que paguen dividendos podría ser contraproducente, ya que podría estarse gestando una burbuja, con bajasen las acciones cuando el mercado corrija su tendencia.

El boom de los dividendos

En un informe hecho por S&P Dow Jones Indices, se ve una clara imagen de cómo está el panorama de las acciones que pagan dividendos dentro del universo de las 500 empresas más grandes de Estados Unidos por capitalización bursátil.

De julio a septiembre de 2012, las acciones que pagan dividendos dentro del índice repartieron un total promedio de 8.800 millones de dólares durante el tercer trimestre de 2012. Desde Standard & Poor’s creen que nunca se han pagado tantos dividendos como los que están viendo en la actualidad.

Sumado a esto, una gran cantidad de compañías se encuentran sólidas a nivel financiero ya que, durante el tercer trimestre de este año, 439 empresas aumentaron su dividendo mientras que sólo 53 lo redujeron. Durante el último año, alrededor de 2.270 incrementaron su desembolso de utilidades a accionistas, el máximo nivel desde 2007.

La pregunta es: ¿de dónde podrían venir estos grandes dividendos?

Un primer caso es el de Apple, que si bien empezó a pagar dividendos en agosto, con su rendimiento actual desembolsaría un promedio de 10 mil millones de dólares anuales a sus accionistas. Otra empresa, Cisco, anunció un incremento de 75% en su dividendo, por lo que incrementará en 1.250 millones de dólares anualmente su pago de dividendos.

La incógnita viene a si este fenómeno tiene fecha de vencimiento. Un argumento a que esto no es una burbuja, es que las empresas no están subiendo sus dividendos de manera arbitraria. En algunos casos, las mejoras en las ganancias sustentan los aumentos en sus payout ratio, el porcentaje de las ganancias que la firma distribuye entre sus accionistas. Esta cuestión ha llevado a este ratio a mínimos históricos, ya que la gran liquidez que muestran las empresas hoy en día ha reducido considerablemente la ponderación de los dividendos dentro de sus utilidades.

Esto da la pauta de que aún podrían tener un mayor margen para seguir incrementando sus dividendos. Por el momento parecería haber fundamentos para este boom, pero el mercado muchas veces traiciona sin avisar.

Deja tu respuesta