Monedas en tiempos de cepo

Ignacio Olivera Doll

Buenos Aires

El mercado reparte para el corto plazo buenas perspectivas sobre el dólar y las monedas de la región. Pero espera un debilitamiento del euro que podría convertirse en amenaza para algunas consideradas tradicionalmente como refugio. ETFs, bonos y futuros son algunas de las alternativas en el menú de los inversores a la hora de pensar en divisas internacionales.

A pesar de que la realidad argentina pueda decir lo contrario, lo cierto es que la oportunidad de invertir en monedas no ha quedado vedada para los argentinos con la llegada de los controles a la compra de divisa extranjera. Desde el país existe aún hoy la posibilidad de sumarse a la buena performance que prometen algunas de ellas en medio de un entreverado escenario global

En ese sentido, los caminos para invertir en monedas son esencialmente dos: a través de sociedades de Bolsa con cuentas en el exterior, o mediante Forex, un mercado online de operaciones de compra y venta de monedas.

En las sociedades de Bolsa, por ejemplo, empezaron a recomendar en los últimos meses hacerle frente a estas nuevas medidas regulatorias especialmente con dos opciones: la compra de bonos gubernamentales (que comparten los fundamentos macro de la divisa de un país determinado y pagan al vencimiento en la moneda en la que están emitidos); y la inversión en ETFs, índices que replican la evolución de una moneda o una canasta de monedas con diferentes ponderaciones.

Con esto se evita el altísimo spread que en general se debe pagar entre los precios de compra y venta de las divisas, que están determinados por sus niveles de liquidez. En el caso argentino, puede haber también una apuesta implícita al dólar en la adquisición de bienes que siguen la evolución del tipo de cambio, como los inmuebles y los commodities, o en los futuros de esta divisa.

“Lo que se puede hacer  es invertir en una moneda de cualquier país comprando un bono gubernamental o un ETF. Este último instrumento es aún mejor, porque permite seguir el movimiento del tipo de cambio. Y es posible adquirirlo en el NYSE, con una cuenta en una sociedad de Bolsa cualquiera”, comenta a la revista IG la analista de research de Puente, Agostina Nieves.

Con todo, en el mercado consideran que hay buenas razones para subirse a las perspectivas de las divisas a través de mecanismos alternativos. Y esto porque, según estiman, hay buenos pronósticos de crecimiento a nivel global en el corto plazo. En este contexto, el euro emerge como la moneda menos deseable, en un escenario donde siempre hay que moverse con cautela. “En el corto plazo, puede registrarse cierta volatilidad que permita eventos diferentes, como el fortalecimiento del oro a partir del rescate anunciado por el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, para países de la periferia”, advierte el analista de BCP Securities en Nueva York, Walter Molano.

Buscando monedas

Hay, en el mercado, un ETF por cada una de las principales monedas extranjeras. Y algunos que operan de manera inversa a la evolución de éstas y permiten de este modo protegerse ante posibles ciclos bajistas. Es el caso del …

Si quieres conocer algunas alternativas de inversión para poder operar con monedas, puedes seguir leyendo esta nota haciendo click acá. Si no estás suscrito a revista InversorGlobal, puedes hacerlo a través de un click acá.

Deja tu respuesta