Las estrategias de inversión de los Amish

Cuando uno habla de los Amish, seguramente se imaginará aquellos individuos con sombrero de paja y barba crecida y vestidos con tiradores como cualquier hombre que se dedica al campo y la granja. Tal vez los más grandes los recuerden por la película Testigo en peligro, con Harrison Ford. Sumado a esto, nadie se los supone manejando un iPad o hablando entre ellos a través de un iPhone, principalmente porque no son muy amigos de la tecnología.

Pero hay algo que es claro, su simple cultura la han aplicado a una estrategia de negocios y finanzas efectiva. Esto les ha permitido amasar grandes fortunas y generar buenas negociaciones que les han permitido subsistir a lo largo del tiempo.

Conociendo a los Amish

Para aquellos que no los conocen, los Amish son un grupo de cristianos tradicionalistas de la Iglesia Menonita. Son conocidos principalmente por su estilo de vida sencilla, vestimenta modesta y su resistencia a adoptar comodidades modernas. La electricidad que generan es a través de recursos naturales y sus miembros sólo están permitidos a casarse entre ellos.

A pesar de no poseer grandes equipos tecnológicos, los Amish se encargan de hacer dinero a través de métodos más convencionales. Son productores agropecuarios, tienen negocios en sus propias casas o astilleros, y la mayor porción de sus ahorros va destinada a inversiones en real estate.

En ese sentido, conoceremos  algunos tips financieros que podríamos tomar de la gestión de negocios de los Amish.

Perseguir la simplicidad

A diferencia del ciudadano común, que siempre busca la complejidad de los últimos dispositivos tecnológicos, el Amish recomendaría perseguir opciones más simples y efectivas. En ese sentido, la idea es comprar elementos que sean útiles para su negocio más allá de si son o no el último grito de la tecnología del momento.

Tener en cuenta al círculo íntimo

A veces es mejor emprender un camino de negocios con familiares o amigos, ya que, si bien está la cuestión de la dificultad de imponer respeto frente a seres queridos, siempre será más confiable que asociarse con una persona que no conozca mucho.

Maximizar recursos

En este caso, los Amish recomendarían reciclar, reusar y reducir costos. En vez de comprar el último teléfono o la última tele, los cristianos menonitas preferirían ahorrar el dinero que uno gastaría e invertirlo en otro lado.

Hacer las cosas por su cuenta

Los Amish tienen mañas para reparar la infraestructura de su casa. En su caso, aprovechando la tecnología, puede ver videos tutoriales en YouTube para conocer del tema y hacerlo por su cuenta. Además de esto, en el afán de ahorrar, los Amish reducirían considerablemente los gastos por salidas a comer y prefieren comer más en el hogar.

Evitar endeudarse

Endeudarse es una gran posibilidad de apalancar su capital, pero con el tiempo puede volverse una gran bola de nieve sin solución. Los Amish preferirían hacer lo mayor posible con recursos propios.

Hacer nada más lo que sepa

Los negocios de los Amish generalmente son exitosos porque se dedican a hacer particularmente aquellos trabajos en los que son expertos y enfocan todo su potencial en ello.

Ser disciplinado

Para tener éxitos en los negocios es fundamental tener una disciplina sólida como una roca. 

Deja tu respuesta